¿Inflamación de los vasos sanguíneos? Conoce los síntomas de la vasculitis

La inflamación de los vasos sanguíneos es un problema que afecta órganos y tejidos
¿Inflamación de los vasos sanguíneos? Conoce los síntomas de la vasculitis
Foto: Shutterstock

La vasculitis o inflamación de los vasos sanguíneos, representa un serio problema de salud, sobre todo porque es un problema arterial interno, y tiene múltiples variables, muchas de ellas son poco frecuentes.

Qué es la vasculitis

Según mayoclinic.org, la vasculitis también es conocida como arteritis o angenitis. La inflamación que se produce hace que las paredes de los vasos sanguíneos cambien.

Así, se puede producir un engrosamiento, debilidad o tensión de los vasos, y también pueden formarse cicatrices. Con estos cambios, el flujo sanguíneo se ve afectado, y esto podría provocar daños graves a órganos como el corazón, y los tejidos.

Cabe destacar que esta enfermedad causa daño, ya sea a un solo órgano o a varios. La vasculitis puede ser de corta duración o de larga duración. Esta última vendría siendo una enfermedad crónica.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden variar dependiendo del tipo de vasculitis. Sin embargo, hay una serie de síntomas que son recurrentes en todos los tipos de esta enfermedad. Todas están relacionadas, por supuesto, con la circulación de la sangre en el cuerpo.

La fiebre, el cansancio o fatiga, dolor de cabeza y dolores en todo el cuerpo son síntomas comunes de la vasculitis. Otros síntomas que se presentan son: pérdida de peso y adelgazamiento, erupciones en la piel, sudoración nocturna, y problemas relacionados con los nervios, lo que provoca entumecimiento o debilidad de las extremidades.

Causas y factores de riesgo

vasculitis
Foto: Shutterstock

No se conocen concretamente las causas de este problema de salud. Algunos tipos de vasculitis aparecen debido a una reacción del sistema inmunitario, el cual ataca las células de los vasos sanguíneos.

Algunos detonantes son la hepatitis B y C, cáncer en la sangre, lupus o esclerodermia, y también reacciones a los componentes de algunos medicamentos. Los vasos sanguíneos afectados pueden inflamarse o incluso sangrar.

Otro factor es que las paredes se engrosen, lo que hace que reduzca la cantidad de sangre, y el flujo no permite el paso correcto de los nutrientes para los tejidos.

Mientras que un último indicador de de riesgo es el tabaquismo. Las personas que fuman demasiado pueden desarrollar vasculitis.

Tratamiento

El tratamiento dependerá del tipo de vasculitis, y por lo general consiste en consumir una serie de medicamentos que contribuyan a la desinflamación de las arterias. También se pueden indicar tratamientos contra enfermedades que hayan dado origen a este problema, y en algunos casos se recomienda la realización de una cirugía.

Por eso, es importante el chequeo médico ante los síntomas ya mencionados. El ejercicio contribuye a una buena circulación de la sangre. Dejar malos hábitos también mejora la calidad de vida, al igual que llevar una dieta balanceada y baja en grasas.