Linda Hamilton: “I’m a fucking badass!”

Terminator: Dark Fate nos devuelve a la Sarah Connor original junto a Arnold Schwarzenegger
Linda Hamilton: “I’m a fucking badass!”
Linda Hamilton en una escena de Terminator: Dark Fate.
Foto: Paramount Pictures

En 1984, The Terminator, una película de bajo presupuesto, lanzó las carreras de sus tres personas claves. El director James Cameron obtuvo su primer éxito, al que seguirían alguno de los films más taquilleros de la historia como “Alien”, “Titanic” o “Avatar”. Arnold Schwarzenegger se convirtió en una súper estrella del cine de acción. Y Linda Hamilton redefinió el concepto de heroína con su interpretación de Sarah Connor.

Los tres trabajaron de nuevo en “Terminator 2: Judgment Day”, la película más exitosa de 1991, pero desde entonces no habían coincidido en un proyecto hasta “Terminator: Dark Fate” que se estrena este viernes 1 de noviembre. Hablamos con la actriz de 63 años sobre el retorno del espíritu original de la franquicia.

Pregunta: La primera película de 1984 fue revolucionaria en parte porque la heroína era una mujer. Ahora tenemos tres mujeres en los personajes principales: Diane Reyes, Mackenzie Davis y tú misma.

Linda Hamilton: ¡Es emocionante! Pero sobre todo porque ellas dos son fantásticas, actrices brillantes, luchadoras valientes, espíritus preciosos. No sé cómo hubiera ido si una de nosotros no hubiera estado a la altura. Pero todas teníamos nuestros puntos fuertes y en cualquier momento dos de nosotras nos quedábamos viendo a la tercera y decíamos: “¿Cómo puede estar haciendo eso? ¡Es increíble!”. Nos empujábamos una a la otra cada día.

De izq. a dcha: Linda Hamilton, Arnold Schwarzenegger, Natalia Reyes y Mackenzie Davis. / Foto: Paramount Pictures
De izq. a dcha: Linda Hamilton, Arnold Schwarzenegger, Natalia Reyes y Mackenzie Davis. / Foto: Paramount Pictures

P: Han pasado 28 años desde la segunda película. ¿Cómo fue la reunión con James Cameron y Arnold Schwarzenegger?

L.H.: Jim [Cameron] y yo tenemos una hija en común, así que estamos en contacto. Arnold y yo mantuvimos la amistad por un tiempo. Yo estuve el día que tomó posesión como gobernador, un día muy feliz. Incluso voté por él, aunque yo soy demócrata. ¡De repente mi opinión política contaba por haber trabajado junto a él, jaja! Pero una vez que era gobernador, nos distanciamos. Tú no llamas,¡hey!, ¿puedo hablar con el gobernador? Aunque siempre mantuve el afecto por él. Y me quedé absolutamente perpleja de lo contenta que me puse al verlo de nuevo en el rodaje. ¡No dejé de abrazarlo los tres primeros días! Tengo la intención de mantener nuestra amistad por siempre. ¡Lo amo a morir!

P: Tus escenas con él son lo mejor de la película.

L.H.: Es curioso que él es más humano que Sarah Connor en este film. Ella, después de perder a su hijo, sólo se mueve por el alcohol y la venganza. Es como una de las máquinas contra las que lucha. Para ser efectiva contra el enemigo tiene que pensar como el enemigo. En cambio él ha desarrollado una conciencia.

Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton se reencontraron años después. / Foto: Paramount Pictures
Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton se reencontraron años después. / Foto: Paramount Pictures

P.: ¿Cómo lograron reunirse los tres de nuevo?

L.H.: Yo no hubiera vuelto sin Jim. Me ofrecieron un papel en la tercera (2003), pero no tenía nada nuevo. Sarah era la misma luchadora que yo había hecho antes. No lo acepté, sobre todo porque Jim no estaba en el proyecto. Él es el genio detrás de la franquicia. Pero nunca imaginé que 28 años después volvería a Sarah Connor. Yo bromeaba: “Sarah Connor en silla de ruedas”, jaja. Pero Jim recuperó los derechos sobre la franquicia, que tenía su ex esposa Gale Hurd, con quien produjo las dos primeras. Me llamó, pero me tomó semanas tomar la decisión, no sabía si tenía algo más que contar. Pero fue precisamente el hecho de que habían pasado el tiempo lo que me trajo de vuelta. Como actor es muy interesante volver a un personaje y tener esos 28 años como un lienzo en blanco que poder llenar.

P.: Personalmente para ti, ¿qué significa el personaje de Sarah Connor?

L.H.: Cuando la hice la primera (1984) era sólo un trabajo. Y fue un éxito muy lento, fue durante los años siguientes cuando se convertiría en algo icónico. Para mí era otra película, nunca pensé que definiría mi carrera. Ahora, por supuesto, lo veo de otra forma. ¿Cuántos actores consiguen hacer el mismo personaje con 35 años de diferencia? Estoy muy orgullosa de Sarah Connor. Y sí, ella definió mi carrera. “Beauty and the Beast” fue un show de televisión que hice porque el productor me había visto en el primer Terminator y escribió el papel para mí, algo que no me había pasado antes. Yo nunca pensé que iba a ser una estrella del cine de acción. Me había formado y creía que sería una actriz shakesperiana, yo, altanera neoyorquina, jaja. Así que fue una sorpresa, pero lo amé. Amo la acción, el movimiento, el carácter físico del personaje… y también tiene un fuerte componente de interpretación. Así que no tengo quejas.

P.: ¿Te gusta que los fans te identifiquen con Sarah Connor?

L.H.: Trato de no opinar sobre lo que no tengo control. Me sorprendió mucho como los fans se volvieron locos cuando anunciaron que yo volvía. Pero yo no pienso en mí como un icono o las palabras que utilizan otros. Creo que es una locura pensar en uno mismo como un icono; ahí es cuando pierdes el contacto con la realidad. Yo nunca me vi como una badass… hasta ésta. Fue tan duro y tan largo. Sólo en este film me desperté un día y dije: “Oh, my god. I’m a fucking badass!”.

· Leer más: Diego Boneta explica por qué incluyó un tributo a Juan Gabriel en Terminator: Dark Fate