Impeachment: Exasesor del secretario de Estado testifica contra Trump y contradice al gobierno

Michael Mckinley renunció en medio del polémico escándalo ucraniano

Impeachment: Exasesor del secretario de Estado testifica contra Trump y contradice al gobierno
McKinkey pidió publicar un comunicado en apoyo a la exembajadora de EEUU en Ucrania.
Foto: Getty Images / Efe

El antiguo asesor principal del secretario de Estado Mike Pompeo, Michael McKinkey, contradijo con franqueza los comentarios públicos del que fuera su jefe. Al declarar el mes pasado bajo juramento ante los legisladores que llevan la consulta para el juicio político a Donald Trump, McKinley aseguró que él sí que había insistido en apoyar públicamente a la embajadora de Estados Unidos en Ucrania que el abogado personal del presidente destituyó.

El exasesor, que dimitió en medio de la polémica ucraniana, afirmó haber expresado tres veces su preocupación ante lo que había sucedido con Marie Yovanovitch. Según el testimonio de McKinley, la exembajadora en Ucrania fue separada de su cargo tras las presiones de Rudy Giuliani, abogado personal de Trump. Este movimiento ha pasado a ser central en la investigación que se lleva a cabo en la Cámara Baja.

El mes pasado, Pompeo dijo en ABC News qye McKinley nunca sugirió emitir un comunicado en apoyo a Yovanovitch. Sin embargo, en su testimonio a puerta cerrada el pasado 16 de octubre, McKinley dijo bajo juramento habérselo propuesto a su superior en tres ocasiones. Por su parte, Pompeo no respondió a las peticiones de su asesor, ni siquiera cuando este dijo que abandonaba su cargo.

De acuerdo a la transcripción de sus declaraciones, publicada este lunes, McKinley pregunto si “¿no sería bueno hacer una declaración sobre Yovanovitch? […] Mi impresión es que el Departamento, al menos, trató de mantenerla en Ucrania”. Esa petición, afirmó el exasesor, la repitió en otras dos ocasiones. Pompeo, había afirmado que, antes de dejar su cargo, McKinley no le había hablado del tema “ni una vez”.

En sus declaraciones a los investigadores de la Cámara de Representantes, McKinley explicó que había dimitido por dos razones. Por un lado, la falta de apoyo del Departamento de estados a los empleados del Servicio Exterior que habían quedado atrapados en la investigación de juicio político. Por otro, el aparente uso de los embajadores estadounidenses en el extranjero para conseguir “objetivos políticos internos”.


Alertan de riesgo de “fallo” en presa de California que dejaría bajo agua a unas 300,000 personas

Restricciones de Trump a permisos de trabajo para inmigrantes afectarían más a mexicanos

Agente de la Patrulla Fronteriza balea a cuatro personas cerca de la frontera con México