Ni leyes ni planes logran erradicar intoxicación con plomo en NYC

Reportes recientes aseguran que multas de la Ciudad golpean más a vendedores ambulantes que a los propietarios de edificios con este problema

Recientes denuncias sobre el fracaso de las medidas para erradicar en un 100% la presencia de plomo en viviendas públicas de NYCHA y escuelas de la Gran Manzana, pone contra el paredón nuevamente a la Administración del alcalde Bill de Blasio. Este miércoles, durante una audiencia pública de varios comites del Concejo Municipal, interpeló a representantes de varias agencias de la Ciudad, para que ofrecieran sus balances y reportes.

“Hemos aprobado 10 leyes que requerirían esfuerzos más sólidos para ayudar a prevenir el envenenamiento por plomo. Sin embargo, todavía hay lagunas en su aplicación. Se sigue identificando a niños con niveles elevados de plomo en la sangre, lo que nos obliga a revisar este tema”, sentenció Corey Johnson, presidente del Concejo quien encabezó la sesión.

La secuencia de señalamientos contra las autoridades locales, arreció con el último informe del contralor Scott Stringer, quien asegura que varias agencias de la Ciudad habrían “fallado en proteger a miles de niños, al no realizar inspecciones en al menos 9,671 edificios”, en donde se reportó la presencia del peligroso mineral.

Y la Ciudad recibió otro plomazo en el ala esta semana, cuando cinco organizaciones de vigilancia legal como Abogados de Nueva York para el Interés Público y la Liga de Conservación de Nueva York,  presentaron un informe en el cual se subraya que las “autoridades recaudaron solo $10,000 en multas contra los propietarios residenciales por violar sus estrictas leyes contra el plomo desde que fueron aprobadas en 2004, un porcentaje menor al 1% de los casi $ 2 millones en multas entregadas”.

Por el contrario, de acuerdo con el mismo reporte, el Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH) golpeó a los vendedores ambulantes de comida, con millones en multas durante el mismo período, incluidos más de $1.6 millones en pago de infracciones por instalarse en lugares inapropiados.

En la sesión de este miércoles Johnson reconoció que hay fallas en las agencias que inspeccionan la presencia de plomo.

“Se debe eliminar por completo”

El 28 de enero de este año, la Alcaldía lanzó el programa Nueva York sin plomo, iniciativa que según Jhonson llevó a un “sentimiento de optimismo, pero desafortunadamente, este optimismo se desvaneció cuando surgieron informes adicionales de fallas administrativas”.

“Hemos conocido de los informes que revelan reportes dudosos de inspecciones de plomo en edificaciones públicas, y más grave aún, a mitad de año se informó que cuatro escuelas primarias públicas de la ciudad, tenían niveles elevados de plomo en el polvo y la pintura”, recordó el presidente del Concejo.

Agregó que las inspecciones posteriores de las aulas, han descubierto casi 2,000 riesgos de plomo que requieren reparación.

Además, se puntualizó en el informe del ente legislativo municipal que este escrutinio no se ha expandido a espacios comunes donde los niños también pasan tiempo, como cafeterías y bibliotecas.

Johnson reconoció, que si bien la situación puede haber mejorado desde que se aprobaron las leyes contra el plomo en 2004, esto continuará siendo una crisis “hasta que se elimine por completo”.

A bathroom in an apartment in the New York City Housing Authority(NYCHA) Andrew Jackson Houses on Monday, March 12, 2018 in the Bronx, N.Y. NYCHA tenants have been complaining about multiple repair issues for years and have long been suffering with miserable conditions in a bureaucratic twilight zone. (Photo by James Keivom-Pool/New York Daily News)
La fuente del plomo está asociada principalmente con el polvo que se desprende de las paredes.

“Hemos hecho una reducción histórica”

Entre tanto, Kathtryn García, quien lidera la comisión creada por la Alcaldía para una Nueva York libre de plomo, valoró y defendió en la audiencia del Concejo todos los esfuerzos que han concretado las diferentes agencias involucradas, especialmente los Departamentos de Salud y Educación.

“Todos nuestros reportes del primer semestre de 2019 precisan sin dudas, que desde 2005 la ciudad ha observado un declive del 90% de casos de niños con presencia de plomo en la sangre. Eso está debidamente comprobado”, explicó.

García se opuso a los comentarios recurrentes de los concejales, de que no se había hecho lo suficiente por diezmar el elemento tóxico de los espacios públicos, aunque reconoció que hay un “camino por recorrer”.

“Tenemos un 10% cuantificado de descenso de casos de niños con presencia del mineral en la sangre. Lo hemos reducido en niveles históricos, en la primera mitad del 2019, si lo comparamos de manera precisa con el 2018″, agregó.

La funcionaria indicó que en enero de 2020 podrán compartir un riguroso reporte que mostrará de manera objetiva y en una fotografía exacta, los alcalces de estos planes, especialmente el más reciente que inició en noviembre de 2019, denominado “Adelántate al plomo”.

“Hemos entendido que los propietarios de los edificios, en general, son nuestra primera línea de defensa, además de la tecnología utilizada para detectar el producto químico en las edificaciones, todo lo hemos sometido a diferentes revisiones”.

La líder de Nueva York libre de plomo insistió que han sido más “agresivos en conjunto con el Departamento de Edificios en las inspecciones de remodelaciones y en la documentación de los casos”.

En cuanto a las revisiones de los proyectos de vivienda pública de NYCHA, reportó que más de 400,000 neoyorquinos que viven en estas unidades han podido ver la “capacidad de respuesta”, para responder a denuncias.

Ejemplificó que solamente en la primavera se inspeccionaron más de 21,000 apartamentos en Harlem. 

¿Escuelas libres de plomo?

Aunque los reportes de la contaminación con plomo, en los edificios de vivienda pública no han cesado, el concejal Mark Treyger, quien preside el Comité de Educación, aseguró que el Departamento de Educación (DOE) también se ha enfrentado al escrutinio por informes alarmantes, que no solo tiene que ver con las pinturas y el polvo.

“Se han detectado niveles de plomo en algunas fuentes de agua para el consumo de alumnos en las escuelas. Seguiremos haciendo un seguimiento más estricto, a la obligación que tiene el gobierno local de hacer inspecciones, varias veces al año”, sostuvo Treyger.

Previo al inicio del año escolar 2019-2020, el concejo municipal reiteró a través de una misiva al canciller de Educación Richard Carranza, la necesidad de realizar test especiales no solo a las aulas, sino a todos los espacios incluyendo baños y bibliotecas.

“Hemos aprobado un plan presupuestario de 10 millones de dólares para erradicar por completo los vestigios de plomo en las instalaciones educativas en nuestro plan fiscal 2020-2024, pero todo indica que debemos ser más vigilantes”, dijo el concejal.

Contralor pone al DOE en la mira

El contralor  Stringer también testificó en esta audiencia destacando que la semana pasada también solicitó documentos del DOE, para averiguar si esa agencia ha estado inspeccionando con “eficiencia sus aulas y otras áreas de nuestras escuelas” sobre la exposición al plomo.

“Ahora sabemos que más del 20% de las aulas de Pre-K a primer grado dieron positivo por condiciones de plomo en los últimos meses y requirieron remediación”, reportó el funcionario.

Pero más allá de la lluvia de de denuncias, en un reporte presentado días antes del primer día de clases de 2019, las autoridades de Educación aseguraron que los 1,800 salones que habían dado positivo a la presencia del material tóxico en las paredes, fueron tratados.

El DOE indicó que el plomo fue encontrado en escuelas que funcionan en edificios construidos antes de 1985, y luego de varios trabajos de limpieza, se certificó que todos los planteles estaban aptos para que no se ponga en riesgo la salud de los estudiantes.

El reporte especificó que se usaron contratistas independientes para que ‘sellaran’ las paredes deterioradas y luego las renovaran con nuevas capas de pintura.

Luego de ese tratamiento, se volvió a realizar una segunda inspección, que permitió autorizar el uso de esos salones.

Crisis del plomo en números:

  • 9,671 edificios nunca fueron inspeccionados durante un período de cinco años desde 2013 hasta finales de 2018, por el Departamento de Preservación y Desarrollo de la Vivienda (HPD) de acuerdo con el reciente informe de la Contraloría.
  • 35% de los edificios relacionados con casos de tres o más niños expuestos al mineral, nunca fueron inspeccionados por HPD.
  • 90% disminuyeron lo casos de intoxicación por plomo en la Gran Manzana, desde el 2010.
  • 2 millones de viviendas en la ciudad de Nueva York se construyeron antes de 1960, cuando la pintura a base de plomo era común.
  • 60% de los niños menores de 6 años que se le ha detectado el producto en la sangre viven, en vecindarios por debajo del nivel de pobreza en la ciudad de Nueva York.
  • 85% son descendientes asiáticos, afroamericanos y latinos.