¡Qué historia! Los narcos querían matar a José Luis Chilavert y Faustino Asprilla le salvó la vida

Uno de los capos colombianos de los 90 tenía en la mira al capitán paraguayo

Faustino Asprilla, grandísimo jugador de futbol que ha vivido siempre rodeado de polémica.
Faustino Asprilla, grandísimo jugador de futbol que ha vivido siempre rodeado de polémica.
Foto: Getty Images

Una de las más grandes figuras del fútbol colombiano de todos los tiempos, referente total de aquella selección icónica de los años 90 que marcó una época en su país y en el mundo es sin duda, Faustino Asprilla. 50 años de vivir en la polémica acaba de cumplir el ‘tino’ y lo hizo con una entrevista en Telepacífico en donde contó una anécdota que deja los pelos de punta.

El 2 de abril de 1997, los entonces dirigidos por el ‘bolillo’ Hernán Darío Gómez visitaron Asunción, una aduana durísima en aquellos tiempos pues Paraguay clasificó consecutivamente a 4 Mundiales con un equipazo marcado por la garra defensiva.. y su arquero, José Luis Chilavert

En el minuto 85, el ‘Tino’ Asprilla golpeó la boca de Chilavert tras recibir un escupitajo: se marcó penalti para Colombia y ambos fueron expulsados. Camino al vestuario el portero paraguayo le dio un puñetazo en la cara al delantero en una imagen que vio todo el mundo.

‘Chicho’ Serna marcó el penalti. Tres minutos más tarde los locales marcaron y se quedaron con el triunfo tras el tanto de Derlis Soto.

Y aquí viene la parte escalofriante, lo relato el colombiano en la reveladora entrevista:

“Apenas termina el encuentro me entra una llamada y alguien me dice: ‘Soy Julio Fierro; puedes llegar acá a mi hotel, estamos caletos’.

Llegué y ese hombre estaba como con 10 personas más, todos borrachos, y con mujeres paraguayas. Fui con Aristizábal y nos dijeron: ‘Necesitamos que den autorización porque estos dos hombres se van a quedar aquí en Asunción porque quieren ir a matar a ese gordo Chilavert”.

“Julio Fierro” fue lugarteniente de Pablo Escobar en aquella Colombia de los noventa azotada por la violencia y obviamente no estaba bromeando.

Asprilla de inmediato mitigó la misión:

“¿Cómo así?, ¿ustedes están locos?, van a acabar con el fútbol colombiano, eso no puede ser. Lo que pasó en la cancha, quedó en la cancha. Chilavert me pegó el puño, alegamos, nos expulsaron y ya, eso termina ahí“.

Así, uno de los actos más antideportivos del ya de por sí controversial José Luis Chilavert, pudo haber acabado en algo mucho peor que una simple anécdota.