Autoridades creen que maestra estadounidense muerta en República Dominicana conocía a sus asesinos

Patricia Ann Antón, de 63 años, trabajaba como maestra de inglés en el distrito municipal de Cabarete

El cuerpo de Patricia Ann Antón fue hallado maniatado y amordazado.
El cuerpo de Patricia Ann Antón fue hallado maniatado y amordazado.
Foto: (Captura / El Día)

Al menos ocho personas están siendo entrevistadas en República Dominicana en relación con el asesinato de la maestra de origen estadounidense, Patricia Ann Anton, el pasado martes.

Medios en el país caribeño como El Día reseñaron esta semana sobre el crimen reportado en el apartamento en el que residía la extranjera en Cabarete, en Puerto Plata.

La víctima se había mudado al complejo solo dos días antes de que la encontraran muerta con los pies y los brazos atados.

Entre los detenidos por el crimen se encuentra un haitiano quien trabajaba en el área de mantenimiento del lugar, indican los reportes.

Un residente del edificio desde el 1982 coopera con la fiscalía en Puerto Plata y la Policía Nacional para esclarecer el caso.

Las autoridades, además, revisan las cámaras de seguridad de la estructura.

Anton, de 63 años, nació en Michigan, y desde varios años, trabajaba como maestra de inglés en el distrito municipal de Cabarete, ubicado en la parte

Este de la provincia. Anton era la maestra directora del área curricular en el colegio Mariposas Montessori.

Los investigadores creen que la mujer fue víctima de un robo.

Cabe señalar que las puertas de la vivienda no estaban forzadas, por lo que es probable que la fémina conociera a sus atacantes. Los delincuentes se apropiaron del teléfono celular de la víctima, una computadora portátil y un televisor plasma.

El cadáver de la extranjera fue hallado maniatado y amordazado en una cama.

Las autoridades, que esperan por los resultados de la autopsia al cuerpo, buscan determinar si la mujer fue torturada.

Familiares indicaron a medios en Estados Unidos que esperan que se haga justicia en el caso.

“No puedo imaginar qué tipo de monstruo podría hacerle algo así a un alma tan noble”, dijo Adrianne Machina, prima de Anton a Michigan Up North Live.

La mujer era considerada una activista y líder comunitaria, aspecto que destacó Machina.

“Creo que sí hay una lección, miró y dijo ‘¿cómo puedo ayudar?’. Realmente creía que la educación era el camino para salir de la pobreza”, sostuvo.