Carne de cerdo nutritiva y con menos grasa que la res, asegura académica de la UNAM

Carne de cerdo tiene menos grasa que la res y es fuente importante de proteínas, vitaminas, aminoácidos y minerales

Carne de cerdo nutritiva y con menos grasa que la res, asegura académica de la UNAM
Foto: Pxhere

Especialistas de la salud recomiendan evitar las grasas saturadas, las cuales se encuentran principalmente en productos animales. Por ello es que el cerdo no goza de buena imagen y opción frecuente a considerar en una dieta saludable. El menosprecio por este producto deriva de la mala información, señala María Rubio Lozano Rubio académica de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

Igual o menos grasa que la res

E contenido de grasa intramuscular del cerdo es similar o más bajo al de otras carnes como la de res, oveja, cabra y borrego.

La carne del cerdo contiene menos de dos por ciento de grasa en el lomo, mientras que la de res puede tener de 1.5 a 5 por ciento.

La carne de cerdo se consideraba portador de gran cantidad de sebo porque antes los animales eran criados no sólo para la obtención de carne, sino de manteca y tocino, entre otros derivados. Sin embargo, desde hace más de 60 años hay líneas de cerdos, todas ellas comerciales, desarrolladas y seleccionadas para aportar poca cantidad de grasa, explicó Rubio Lozano, académica de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ-UNAM).

Fuente de proteínas y vitaminas

La carne de cerdo mexicana es fuente importante de proteínas, vitaminas, aminoácidos y minerales.

Cada 100 gramos carne magra de cerdo aportan 22.8 gramos de proteínas, mientras que la carne de res aportan 22.3 gramos.

La cantidad de proteína que necesite dependerá de sus necesidades generales de calorías.

Por si sola no transmite cisticercosis

“Otro mito en torno a la carne de puerco es creer que por sí sola transmite cisticercosis, y no es cierto, porque para ello tendría que estar contaminada con materia fecal que contenga huevos de Taenia solium (solitaria), y es poco probable si se compra en establecimientos donde hay refrigeración, está empacada y proviene de rastros TIF”, aseguró la universitaria.

Tampoco hay sustento científico para prohibir la carne de cerdo a enfermos, niños o adultos mayores; cualquiera puede consumirla sin riesgo porque cumple con las normas de calidad necesarias.

Recomendaciones para su consumo:

Seleccione carnes magras bajas en grasa. Los cortes magros de cerdo tienen la palabra «lomo» o «pata» en sus nombres. Quite la grasa externa antes de cocinarla. Quite cualquier grasa interna, que se pueda separar, antes de comerlo. Utilice hierbas, especias, adobos y marinadas con bajo contenido de sodio pasa sazonar la carne.

Fuentes:

UNAM

FAO

Family Doctor