10 alimentos que, aunque parezcan inofensivos, debes evitar si deseas bajar de peso

Barras de proteína, jugos y otros alimentos que podrían estar boicoteando tu intento de bajar se peso
10 alimentos que, aunque parezcan inofensivos, debes evitar si deseas bajar de peso
Foto: Flo Dahm / Pexels

Cuando estamos decididos a bajar de peso creemos tener claro cuáles son los alimentos “prohibidos”, como aquellos con altas cantidades de calorías, grasas malas y que no nos aportan casi o nada de nutrientes, como los que vemos en forma de bebidas azucaradas y frituras.

Sin embargo, hay alimentos que probablemente considerabas saludables o aliados en tu plan para bajar esos kilos de más y ¿sabes qué? ¡En realidad, no lo son!

1.Batidos (no todos)

Los batidos con ingredientes naturales y estratégicamente seleccionados aportan energía, nutrientes y sensación de saciedad, por lo que pueden ser de gran ayuda para perder peso.

Pero lamento decirte que los batidos que ya venden en las tiendas no te darán los mismos beneficios y probablemente te jugarán en contra. La razón es que las medidas de los ingredientes no están equilibradas conforme a tus necesidades y muchos de ellos tienen azúcar o edulcorantes añadidos.

Lo recomendable es prepararlos en casa, te dejamos algunas ideas de batidos saludables y nutritivos.

Crédito: Pxhere

2. Barras de proteína

No todas las barras de proteína son saludables, muchas de ellas son ultraprocesadas, aportan proteínas, pero también vienen con una carga de azúcares añadidos que se relacionan con la obesidad. Debes verificar la calidad de las que compras, comer otros snacks saludables o preparar tus propias barras o como bolitas de proteína para tener siempre listas, aquí te decimos cómo.

3. Jugos de fruta

Por supuesto que comer alimentos naturales incluyendo frutas y vegetales, es una buena acción para tu cuerpo. En el caso de los jugos debes tener en cuenta dos cosas:

  1. Lo ideal es no filtrar, tampoco retires la piel, como en zanahorias, manzanas, betabel y otros, pues estarías tirando la fibra y muchos nutrientes.
  2. No lo tomes como sustituto de alimentos. Aunque la industria de la desintoxicación está en auge, hay muy poca evidencia clínica que respalde el uso de dietas détox.

Dejar de comer por un par de días y consumir solo jugos no es recomendable. Podemos tolerar déficit calórico y restricción nutricional durante un buen tiempo, pero es falso que cubren los requerimientos de nutrientes que necesitamos.

Crédito: Pxhere

4. Granola

Los granos son saludables, sobre todo los alimentos con grano entero y que no son ultraprocesados aportan fibra y otros nutrientes importantes. Sin embargo hay dos cosas que debes tener en cuenta con la granola.

  1. Muchas de las que venden tienen azúcares añadidos. Investigadores de Harvard descubrieron que los productos de granos con el Sello de grano entero, uno de los símbolos más usados ​​en el frente del paquete, eran más altos en fibra y bajos en grasas trans, pero también contenían significativamente más azúcar y calorías en comparación con los productos.
  2. Una porción de granola tiene 300 calorías, pero si le agregas yogur endulzado y otros productos, estás aumentando considerablemente la cantidad de calorías.

Recomendación, mezcla tus cereales en casa y como alternativa agrega yogur griego y frutas.

Crédito: Pxhere

5. Chips de verduras

El hecho de que usted compre botanas hechas con vegetales no significa que sean saludables, se tira por la borda lo nutritivo de ellos si estos fueron preparados con aceite, y tienen grasas saturadas, o si les fueron añadidos sal y otros aditivos para hacerlas más sabrosas y adictivas, sin contar si tienen conservadores. Puedes preparar tus chips vegetales en casa, te damos una receta.

Crédito: Pxhere

6. Pasta alternativa

Con la idea errónea de que la pasta tradicional engorda, en el mercado abundan las hechas a base soya y otros ingredientes considerados saludables. Considera el hecho que no por tener más nutrientes debes exceder la porción, pues tienen más calorías y carbohidratos.

Una buena noticia, la pasta no engorda, tiene menor índice glicémico que las papas y el arroz. ¿Quieres otra opción? elabóralas en casa con verduras. Mira esta receta de espagueti de calabacitas, fácil y rápida de preparar.

Crédito: Pxhere

7.Fruta seca

Es preferible que consuma fruta fresca en lugar de la seca. Las frutas secas suelen tener azúcares añadidos. Por ejemplo: 100 gramos de arándanos frescos aportan 57 calorías, mientras que secos aportan 308 calorías. Te recomendamos las frutas moradas por sus propiedades antioxidantes.

Crédito: LeoNeoBoy/Pixabay

8. Alimentos sin gluten

Te pierdes de nutrientes. A menos que tengas enfermedad celaíaca (afecta al uno por ciento de la población), evita usar granos alternativos que pueden tener azúcares añadidos para mejorar su sabor.

Además, “los cereales que contienen gluten, particularmente cuando son integrales, representan una fuente importante de proteínas, fibra y micronutrientes”, asegura la Dra. Paola Tosi, investigadora principal de la Universidad de Reading.

Crédito: Pxhere

9. Bebidas alcohólicas

Es cierto que bebidas alcohólicas como el vino y la cerveza están relacionadas con la reducción de la diabetes y el riesgo cardiovascular. Sin embargo,  debes tener cuidado con exceder el número de bebidas (1-2 bebidas al día para hombres y hasta 1 bebida al día para mujeres) ya que estarás sumando una cantidad bastante alta de calorías.

Evita en lo posible las bebidas preparadas, tienen muchas más calorías que el vino, la cerveza o el tequila. Un vaso de piña colada tiene aproximadamente 500 calorías en un vaso de 7 onzas (205 ml).

Consulta aquí qué bebidas tienen menos calorías.

Crédito: Pxhere

10. Acai o Asaí

El asaí es una fruta similar a la uva nativa de las selvas tropicales de América del Sur. Al igual que otras bayas, el asaí contiene antioxidantes y fibra.

De acuerdo al Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral, la mayoría de los suplementos dietéticos comercializados para adelgazar rápido, como las bayas de acai y la hoodia, no sirven para mantener el peso bajo a largo plazo.

Normalmente, es seguro consumir asaí. Pero debes evitarlo si estás embarazada o amamantando, ya que no hay suficiente información sobre su seguridad para las mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Crédito: Stefano Escandiussi/Pixabay

Fuentes:

Mayo Clinic

USDA

Escuela de Salud Pública de Harvard 1, 2, 3

Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral