Pistolero mató a seis pacientes en un hospital y luego se suicidó

Primer ministro checo canceló viaje oficial a Estonia para atender la tragedia, al este de Praga

Un hombre con una pistola ilegal mató a balazos a seis personas e hirió a otras tres en un hospital en el este de la República Checa, y luego se suicidó.

El primer ministro Andrej Babis dijo a la televisión pública checa que el tiroteo tuvo lugar alrededor de las 7 a.m. del martes en la sala de espera del hospital en Ostrava, a 350 kilómetros (220 millas) al este de Praga.

El atacante disparó a las cabezas de las personas desde muy cerca, dijo Babis, quien canceló una visita oficial a Estonia y se dirigió al sitio. “Es una gran tragedia”, dijo más tarde el primer ministro. “Es un acto desafortunado e individual”.

Agregó que el sospechoso es un hombre de 42 años que había sido tratado en el hospital, pero no ofreció detalles sobre su identidad.

El director de la clínica, Jiri Havrlant, dijo a los medios que los muertos eran cuatro hombres y dos mujeres. Otro hombre y una mujer fueron heridos y tuvieron que ser operados. Todas las víctimas eran pacientes adultos que esperaban tratamiento.

El ministro del Interior, Jan Hamacek, dijo que la policía encontró el automóvil del sospechoso y él se disparó en la cabeza cuando los agentes se acercaron.

Varios cientos de policías habían lanzado una extensa cacería humana, usando dos helicópteros, para ubicar al sospechoso y su automóvil Renault Laguna gris plateado.

Busque ayuda