Acusado de empujar fatalmente a casero ecuatoriano en Queens culpó a colchón de la tragedia

El sospechoso, identificado como Alex Garces, supuestamente le debía un mes de renta a Edgard Moncayo, quien le había reducido el alquiler de $400 a $200 dólares

Acusado de empujar fatalmente a casero ecuatoriano en Queens culpó a colchón de la tragedia
Las imágenes de una cámara de seguridad muestran el fatal empujón a Edgard Moncayo,
Foto: (Captura video / ABC New)

NUEVA YORK – Alex Garces, el ecuatoriano de 22 años acusado de empujar fatalmente a su casero en Queens, le dijo a las autoridades que la tragedia había sido culpa de un colchón.

Durante una audiencia judicial este martes en la que le fueron presentados formalmente cargos de homicidio involuntario por la muerte de Edgard Moncayo, de 71, trascendió la supuesta versión del muchacho.

ABC News reportó que Garces le dijo a oficiales del Departamento de la Policía de Nueva York (NYPD) que al mover el colchón, por accidente, golpeó al casero.

Sin embargo, las imágenes de una cámara en la vivienda, localizada en el vecindario Corona, apuntan a otra cosa.


Videos captaron toda la trifulca en la vivienda de Moncayo cuando el domingo en la tarde fue a reclamar un pago atrasado de renta. En la grabación que circula en medios de prensa se ve cuando las partes forcejean y los inquilinos le intentan cerrar la puerta en la cara al casero.

Seguidamente, uno de los residentes, que sería Garces,  empuja a Moncayo, quien cae directo al suelo desde las escaleras.

El otro inquilino se va de la escena, mientras Garces se detiene un momento para inspeccionar la condición de la víctima, y se pone las manos en la cabeza en señal de desesperación.

El presunto atacante, que se declaró no culpable por los hechos, enfrenta hasta 25 años en prisión de resultar convicto.

Al acusado se le impuso una fianza de $25,000 dólares.

El ecuatoriano vivía en el sótano de la casa con su esposa y rentaba el piso superior.

De acuerdo con los reportes, Garces le debía un mes de renta al propietario, quien le había reducido el alquiler de $400 a $200 dólares. Garces, supuestamente, había amenazado al arrendatario con abandonar el espacio sin pagarle.