8 tips infalibles para reemplazar el consumo de alimentos procesados y vivir mejor

Evitar el consumo de productos procesados es la mejor decisión para llevar un estilo de vida saludable, bajar de peso y cuidar el medio ambiente
8 tips infalibles para reemplazar el consumo de alimentos procesados y vivir mejor
Grandiosos reemplazos de alimentos procesados por opciones saludables y naturales.
Foto: Pxhere

El actual estilo de vida al que nos sometemos en el que tenemos poco tiempo para alimentarnos saludablemente y también para ejercitarnos, ha sido una de las principales consecuencias para el aumento del consumo de alimentos procesados. Para empezar es importante entender que un alimento procesado es todo aquel que se encuentra sometido a un tratamiento externo que pretende brindarle determinadas características, como puede ser potencializar su sabor, aumentar su tiempo de conservación, mejorar su textura, color, olor y sabor e inclusive optimizar su composición nutricional. 

El abuso en el consumo de alimentos procesados forma parte de la cultura actual y se le atribuyen gran parte de los problemas de salud actuales que se derivan en la aparición de gran parte de las enfermedades más recurrentes en la sociedad, entre las que se destacan condiciones como el sobrepeso, obesidad, hipertensión, diabetes, trastornos de sueño, depresión, entre muchos otros.

Integrar en nuestros hábitos cotidianos la compra de alimentos en el mercado, evitando en medida de lo posible la compra en supermercados es una gran alternativa para cocinar en casa, alimentarnos de manera nutritiva, mejorar el medio ambiente y fomentar el apoyo a los productores locales. Empezar a vivir con esta mentalidad es fácil, existen grandiosas recomendaciones con las que puedes iniciar, se verán reflejadas en tu estado general de salud y en una considerable pérdida de peso. 

Ideas geniales para reducir el consumo de alimentos procesados:

1. Polvos de cacao soluble

Los polvos para preparar bebidas de chocolate son un producto que se consume en la mayoría de los hogares, sobretodo es un básico para los niños. Este tipo de productos se comercializan como “cacao en polvo” sin embargo por desgracia contienen menos del 20% de cacao puro y se destacan por contener una exorbitante cantidad de azúcar, sumado de almidones, agentes químicos espesantes y potenciadores del sabor; esto elimina por completo los beneficios reales que nos brinda el cacao. La recomendación es reemplazar este tipo de productos por cacao en polvo 100% natural, es un producto que se destaca por aportar cierto sabor amargo por lo que se recomienda utilizarlo con cautela y mezclarlo con vainilla, canela y endulzantes naturales. 

Leche con chocolate
Leche de chocolate. /Foto: Pixabay

2. Jugos y néctares envasados

La actual tendencia saludable promueve como una de sus bases principales el consumo de alimentos 100% naturales, entre los que se destaca con prioridad la ingesta de frutas y verduras. Con base en esto es indispensable evitar por completo el consumo de todo tipo de jugos y néctares embotellados, este tipo de bebidas pierden por completo su aporte en vitaminas, minerales y están repletos de azúcares añadidas. La recomendación es reemplazarlos por jugos frescos preparados en casa y elaborados con una mezcla de frutas y vegetales de temporada, también una buena alternativa es consumir la fruta directamente por pieza, es una mejor manera de obtener más fibra. 

Jugos artificiales. /Foto: Shutterstock

3. Cereales para desayunar

Una de las falsas costumbres que llevamos cometiendo durante años, se encuentra en pensar que el consumo de cereales comerciales es un hábito saludable. Normalmente este tipo de productos son los que consumimos como primer alimento del día y se destacan por su bajo valor nutricional y aunque se vendan como alimentos que nos “llenan de energía” la realidad es que están elaborados por completo con harinas refinadas, grasas de mala calidad y por supuesto con un alto aporte de azúcares añadidos. El reemplazo más saludable de estos alimentos es preparar los cereales de manera casera y sin azúcares, nada mejor que una avena orgánica, frutos secos y semillas naturales, complementa con tu leche vegetal favorita.

Cereal./Foto: Shutterstock

4. Yogurts de sabores o postres lácteos

La ingesta diaria de yogurt es uno de los mejores hábitos de salud que podemos tener, es el mejor aliado de la salud intestinal y de una buena flora. Sin embargo estamos acostumbrados a comer todo menos verdadero yogurt, es importante revisar bien las opciones y optar por aquellos productos que estén elaborados con leche y fermentos lácticos. Evita las opciones desnatadas, lights y de sabores, un buen reemplazo es optar por yogurt griego sin azúcar. 

Yogurt griego./Foto: Shutterstock

5. Pan de molde

El pan de molde es uno de los productos que más se venden en el supermercado y es que representa una alternativa fácil para preparar alimentos rápidos para el desayuno, almuerzo y cena.En general la mayoría de las variantes de pan industrial se destacan por contener azúcares añadidos, alto aporte en sal, harinas refinadas y grasas saturadas. Procura reemplazar estas opciones comerciales e industrializadas por pan elaborado con harinas 100% integrales o aquellos que venden en panaderías artesanales. 

Pan. /Foto: Hola doctor

6. Jamón york o jamón cocido

Es normal que asociemos estos embutidos con productos saludables y frescos, sin embargo en su mayoría no son proteínas de calidad, cuando los vayas a comprar procura leer dos aspectos importantes en su etiqueta: el primero es el porcentaje real de carne que contienen y el segundo es el porcentaje de sodio, ya que es normal que se les agregue mucha sal para optimizar su conservación. También se destacan por ser productos con un alto contenido en almidones, aditivos y químicos. Una buena opción para reemplazar estos productos cárnicos es optar por aquellas opciones que contengan como mínimo 80% de carne real en su elaboración.

Embutidos y jamones. /Foto: Shutterstock

7. Chocolatines y bombones

Todos tenemos antojos dulces de vez en cuando, sin embargo es importante optar por opciones saludables y nutritivas. Al chocolate se le atribuyen grandiosos beneficios para la salud, siempre y cuando sean productos elaborados de manera artesanal. Evita la ingesta de chocolate blanco o aquellos con alto contenido de leche y azúcar; reemplaza estas opciones por chocolates orgánicos elaborados con más de un 70% de cacao puro. 

Chocolates. /Foto: Crédito: Nawal escape/Pixabay

8. Frutos secos o snacks salados

Los frutos secos son una alternativa saludable como colación entre comidas, sin embargo existen opciones de productos industrializados elaborados con diversos frutos secos que se destacan por su alto contenido en azúcares añadidos, jarabes o bien las botanas a las que se les agrega un alto contenido de sodio y condimentos químicos. Un fácil reemplazo es consumir frutos secos al natural o bien tostarlos en casa.

Frutos secos. /Foto: Shutterstock