Nueva York quiere vetar de por vida al “estadounidense más odiado”, Martin Shkreli

Desde la cárcel, "Pharma Bro" sigue trabajando en la industria farmacéutica
Nueva York quiere vetar de por vida al “estadounidense más odiado”, Martin Shkreli
Martin Shkreli en 2017
Foto: (Getty Images)

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, presentó ayer una demanda contra Martin Shkreli, para vetarlo de por vida y no que vuelva a trabajar en la industria farmacéutica, algo que ha seguido haciendo desde la cárcel.

Cuando fue sentenciado por fraude financiero en marzo de 2018, los fiscales dijeron en el juicio que el inversionista, conocido por el apodo de “Pharma Bro”, era un manipulador supremo.

La nueva queja, presentada ayer ante la Comisión Federal de Comercio (FTC), acusa a Vyera Pharmaceuticals, anteriormente la compañía Turing de Shkreli, de trabajar para superar la competencia de la industria y continuar vendiendo el medicamento Daraprim a un precio exorbitante.

Shkreli, de 36 años, se ganó el apodo de “hombre más odiado de Estados Unidos” por aumentar el precio del medicamento contra el SIDA en casi 5 mil % mientras se desempeñaba como jefe de Turing en agosto de 2015.

Como parte de la demanda, James le pide a un juez que prohíba a Shkreli, que trabaja desde la prisión mientras cumple la condena de siete años por fraude de valores, que lo vete de la industria farmacéutica por el resto de su vida.

La demanda también busca prohibir a su socio comercial, Kevin Mulleady.

“Presentamos esta demanda para detener la conducta atroz de Vyera, hacer que la empresa pague por sus intrigas ilegales y evitar que Martin Shkreli vuelva a trabajar en la industria farmacéutica”, dijo la fiscal James en un comunicado.

“No permitiremos que manipule el mercado y llene sus bolsillos a expensas de los pacientes vulnerables y el sistema de atención médica”, agregó.

Los abogados de Shkreli, Kandis Kovalsky y Edward Kang, calificaron la demanda de infundada y se ofendieron especialmente cuando James llamó a Shkreli “Pharma Bro”, lo que consideraron peyorativo, destacó New York Post.

“La demanda busca castigar al señor Shkreli por su reputación, no por su conducta”, agregaron.