Nueva York quedaría como única sede central tras cierre masivo de tiendas Macy’s

La otra oficina central, ubicada en Cincinnati, desaparecerá
Nueva York quedaría como única sede central tras cierre masivo de tiendas Macy’s
La tienda más grande del mundo está en Midtown, Manhattan
Foto: Getty Images

El cierre masivo de tiendas anunciado ayer por la cadena Macy’s significaría que Nueva York quedaría como la única sede central de la compañía.

La empresa anunció el martes planes para cerrar 125 almacenes por departamento en los próximos tres años en todo el país, número muy superior a los 28 cierres anunciados a principios de este año para 2020.

Macy’s también está recortando unos 2 mil empleos corporativos y cerrando varias oficinas, incluida una de sus sedes centrales. Desde 1994, Macy’s ha tenido oficinas centrales paralelas en Nueva York y Cincinnati.

En las redes sociales, la noticia de la desaparición de la sede de Cincinnati se encontró con una mezcla de desilusión y silencio. Kody Fisher, reportero de la estación de televisión Fox19 en Queen City, tuiteó que a los empleados se les dijo que no hablaran con la prensa sobre los cierres o recortes.

“Estamos llevando a la organización a través de un cambio estructural significativo para reducir los costos, acercar a los equipos y reducir el trabajo duplicado”, dijo el presidente y CEO de Macy’s, Jeff Gennette, en un comunicado luego de la publicación de los resultados preliminares de las ventas de la cadena en 2019.

“Ésta será una semana difícil para nuestro equipo mientras nos despedimos de grandes colegas y buenos amigos. Los cambios que estamos haciendo son profundos e impactan en todas las áreas del negocio, pero son necesarios. Sé que saldremos de esta transición más fuertes, más ágiles y más aptos para competir en el entorno minorista actual”.

El cierre sin duda tendrá un impacto en los centros comerciales que han visto que cada vez más minoristas salen del camino, destacó Fox Business.

En mayo pasado, Gennette confirmó que la compañía planeaba construir un rascacielos en el techo de su almacén insignia en la calle 34 de Manhattan, lo que desbloquearía el valor inmobiliario de la propiedad. Esa tienda es considerada “la más grande del mundo”.