El mejor momento para refinanciar

La caída en los mercados también afecta a los bonos, con ello se abaratan las tasas hipotecarias

El mejor momento para refinanciar
Foto: Shutterstock

El coronavirus, o Covid-19, ha dejado en cuarentena a ciudades, barcos y hoteles. Es responsable del cierre de fábricas que está afectando a la cadena mundial de producción y de la cancelación de servicios que raramente se recuperan una vez la crisis se supera. Las Bolsas están empezando a ajustar sus expectativas dado el alcance de la enfermedad y las medidas para atajar el contagio.

El martes los índices de los mercados en todo el mundo volvieron a caer estrepitosamente tras abrir la semana con sonadas pérdidas. El Dow Jones cerró perdiendo 979.44 puntos (3.15%) y otros índices, menos volátiles como el S&P 500 también dejaron 97.43 puntos el martes, 3.02% menos. Fuertes números rojos dos días consecutivos.

Para buena parte de los ciudadanos la caída del mercado de acciones es indiferente para el bolsillo de forma directa.

Según cifras de Gallup de finales del año pasado el 55% de los americanos tiene intereses en los mercados, por debajo del 62% anterior a la Gran Recesión. La mayoría de ellos tiene acciones a través de sus inversiones en planes de pensiones (401k o IRA).

El otro punto en el que se está reflejando la inquietud inversora es en el mercado de bonos o deuda y esto puede interesarle directamente.  si está haciendo cálculos para refinanciar una deuda hipotecaria o está pensando en solicitar este tipo de crédito para comprar una vivienda. Si es su caso, Greg McBride, analista financiero de Bankrate.com tiene un consejo: prepare la documentación.

El motivo es que hay una correlación entre la evolución del Bono del Tesoro a 10 años (US 10y T note) y las tasas hipotecarias. Estas últimas normalmente son un 2% más elevadas que la rentabilidad de este bono que lleva desde agosto del año pasado por debajo del 2% y desde el 21 de febrero por debajo del 1.5%. Las refinanciaciones se han disparado con ello.

Ahora pueden ser aún más atractivas.

Ayer se quedó en 1.35%, un porcentaje históricamente bajo pero se llegó a estar a menos del porcentaje de junio de 2016 (1.325%).

“La caída de la rentabilidad de los bonos están reduciendo las tasas hipotecarias. Esto deja la puerta de las refinanciaciones completamente abiertas, en particular para quienes hayan tomado préstamos hace un año cuando las tasas de interés eran del 4.5%. Eliminar $150 de un pago mensual de hipoteca crea más oxígeno para respirar en los presupuestos familiares”, explica McBride.

De hecho, hace dos semanas y según la Mortgage Bankers Association el ratio de financiaciones había un 165% más de refinanciaciones que hace un año dado que ya eran muy ventajosas las tasas que había.

  • ¿Qué cálculos hay que hacer?

En Internet puede encontrar muchas calculadoras que le permitirán saber si en su caso le interesa esta transacción. No solo hay que tener en cuenta la caída de las tasas de interés, también es importante saber si se va a mantener la casa en propiedad el tiempo suficiente como para que compense el costo de los gastos de cierre o closing de esta operación (que suelen estar entre el 3% y el 5% del total).

Quienes llevan muchos años pagando una hipoteca quizá deberían pensarlo y no solo porque ya hayan abonado buena parte de los intereses sino porque refinanciar vuelve a poner el reloj a cero en una hipoteca a 10, 15 o 30 años. El plazo que se pacte. Este tipo de operación puede interesar mucho a quienes hayan cerrado su hipoteca en los últimos dos a tres años.

Es importante además tener al menos el 20% del valor de la casa ya pagado. El porcentaje es importante porque por debajo de este los prestamistas suelen demandar seguro hipotecario y eso encarece mucho el pago mensual por lo que anula el efecto de la rebaja de la tasa de interés.

  • ¿Qué necesita?

Según enumera McBride, hay que asegurarse de tener “el comprobante de pago de sus cheques, las declaraciones de los taxes de dos años, el balance de los bancos, además de su identificación”.

Es muy importante tener la calificación crediticia cuanto más alta mejor para que los prestamistas le den la mejor tasa de interés posible. Cuanto más alta es la calificación crediticia, menos riesgo de impago suponen los acreedores.

McBride aconseja que se tenga todo a punto para facilitar la labor a unos acreedores que posiblemente tengan mucho trabajo acumulado con quienes quieren refinanciar.

  • ¿Por qué cae el interés en los bonos?

Cuando el valor de las acciones caen o hay crisis, los inversionistas suelen acudir al mercado de la deuda del estado a dejar su dinero porque es el lugar más seguro. El mercado de deuda funciona al revés que el de las acciones. Cuanto más demanda de compra de bonos o deuda emitida por el Estado, menos intereses se paga a quienes la tengan.