Acusado de atacar con machete a exnovia en El Bronx recibe cargos criminales

El dominicano Héctor de la Cruz enfrenta una acusación de intento de asesinato en segundo grado
Acusado de atacar con machete a exnovia en El Bronx recibe cargos criminales
Lizbeth Acosta permanece hospitalizada por el ataque a machetazos por parte de su expareja.
Foto: Captura video / Telemundo / Cortesía

Los casos de violencia doméstica que envuelven a parejas hispanas siguen indetenibles en la Gran Manzana este año, luego que en el 2019 se registraran varios que consternaron a los neoyorquinos, como el de la dominicana Carmen Iris Santiago, quien recibió más de 20 puñaladas en un salón de belleza en donde trabajaba en Jackson Heights, en Queens.

El más reciente caso este año ha sido el de Lizbeth Acosta Ramírez, de 20 años y de origen dominicano, quien el pasado 21 de febrero fue atacada a machetazos presuntamente por su exnovio Héctor de la Cruz, de 27, quien el martes fue llevado a la Corte Criminal de El Bronx donde fue impuesto de cargos criminales de intento de asesinato en segundo grado, agresión y posesión criminal de un arma.

Tras el ataque, Acosta Ramírez fue ingresada en el Hospital Saint Barnabas, donde fue atendida con heridas graves en el rostro, el cuello, la espalda y la mano derecha.

La víctima, quien tiene una hija con el presunto agresor, contó que su expareja la llevaba persiguiendo por meses y a pesar que había logrado separarse de él en diciembre, huir de sus amenazas y conseguir una orden de protección en su contra, al final no pudo evitar que la localizara y la atacara dentro del edificio ubicado en el 2685 de Grand Concourse, alrededor de las 9 p.m.

El Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) reveló imágenes de cámaras de seguridad que grabaron todo el incidente, y en las que se ve a la mujer entrar al edificio, subir las escaleras y en pocos minutos bajar corriendo otra vez hacia el lobby para tratar de escapar del agresor.

La mujer le contó a varios medios locales, que mientras vivían juntos su entonces pareja le pegaba  puños en la cara, el cuerpo y en los brazos, además de empujarla constantemente. Fue por ello que lo dejó, y se mudó de Paterson, en Nueva Jersey, donde vivían juntos, al cuarto que rentó apenas hace un mes en ese edificio en El Bronx.