Asesinato de dominicana inspira intensa campaña en Queens para evitar la violencia doméstica

A semanas del brutal crimen contra una estilista, por parte de su pareja, en un salón de belleza de Jackson Heights, la Alcaldía y líderes de la Asamblea inician campaña para que las víctimas rompan el cristal del miedo a la denuncia.
Asesinato de dominicana inspira intensa campaña en Queens para evitar la violencia doméstica
La ecuatoriana Lourdes Salazar, testigo del crimen, considera que es momento de crear más conciencia ante la violencia.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

El cruel asesinato de la dominicana Carmen Iris Santiago, quien fue apuñalada 20 veces por su esposo en el interior del salón de belleza en donde trabajaba, en la avenida 37 de Jackson Heights en Queens, es todavía un hecho que genera mucha ansiedad y tristeza en un vecindario de la Gran Manzana, en donde la violencia doméstica y de género, es un flagelo que se mantiene en silencio.

En la peluquería en donde fue asesinada la quisqueyana de 35 años, el pasado 8 de agosto, aún sus compañeras no pueden borrar de su memoria el hecho de sangre, que sucedió en frente de ellas, pero que se está convirtiendo en un mensaje poderoso para concientizar a las mujeres sobre la necesidad de denunciar a sus agresores, pues pueden convertirse, eventualmente en sus asesinos.

“Lamentablemente, a veces, no le damos importancia a algunos signos, a hombres obsesivos que te envían mensajes mientras estás trabajando, que te persiguen, que te vienen a vigilar hasta a tu trabajo. Creo que esto va a servir mucho, para crear alertas a la comunidad”, dijo María Eugenia Hurtado una colombiana que compartió años de trabajo en el salón de belleza, al lado de Carmen, quien prefirió nunca denunciar la agresividad de su pareja.

Maria Eugenia Hurtado: las mujeres deben saber detectar cuándo están en riesgo.

Y precisamente para evitar que el silencio sea lo que predomine en las víctimas, este viernes la Oficina del Alcalde para erradicar la violencia doméstica y de género (ENDGBV) en colaboración con organizaciones asociadas, iniciaron actividades de divulgación en cerca de 50 salones de belleza de la avenida 37 de Jackson Heights, para crear conciencia sobre los servicios y recursos para sobrevivientes de agresiones.

El asesinato de Carmen fue un shock tremendo para nuestro sentido de humanidad, porque para muchas mujeres el salón de belleza y de uñas, es como un momento de terapia, es un espacio de privacidad. Que haya ocurrido algo así, nos ha dolido hasta el alma. Por eso estamos en la calle informando de manera adecuada, dónde se puede buscar ayuda”, comentó la asambleísta Catalina Cruz quien formó parte de esta iniciativa de divulgación.

Carmen Iris Santiago, víctima mortal de su pareja, ha sido un impulso para concientizar acerca de la violencia en NYC.

“Un hombre agresivo puede ser luego tu asesino”

Lourdes Salazar, una ecuatoriana que desde hace 17 años reside en Nueva York y fue testigo del brutal asesinato de la quisqueyana en el propio salón en donde compartían anécdotas, clientes y sueños, asegura que las peluquerías son un espacio muy importante para generar alertas en la comunidad.

“Es vital que nosotros tengamos información de cómo sugerir ayuda, tener a la mano cuáles son las vías, dónde puede acudir las personas que estén siendo acosadas. Obviamente nosotros no somos terapistas, pero es suficiente saber que existen recursos para vencer el miedo”, explicó la inmigrante.

Salazar quien todavía vive con el sentimiento de tristeza por el asesinato de su compañera, opina que es evidente que la cultura machista predomina en las comunidades hispanas.

“Venimos de países en donde no existen leyes tan fuertes, como las de aquí, en contra de hombres violentos. La mayoría de las mujeres les da pánico denunciar a sus agresores. Es momento de enviar ese mensaje y decir que aquí existen oportunidades para detener a tiempo a hombres agresivos, que pueden ser mañana tu asesino”, expresó.

Esmelin Ramírez es un barbero dominicano que por seis años ha trabajado a solo cuadras del salón en donde el atroz crimen cobro la vida de su compatriota, conmocionó a todo un vecindario.

“Yo no creo que todos los hombres latinos seamos machistas y violentos. Yo creo que eso son casos muy especiales de personas que su mente está dominada por el diablo, para llegar el extremo de querer pegar o asesinar a su pareja. Eso no es normal”, comentó.

Esmelin Ramirez: no todos los latinos son violentos y machistas.

La ama de casa peruana Luz Caraballo, residente de Astoria, asegura que muchas mujeres entienden que están siendo violentadas, solo si son golpeadas. Pero ella confiesa haber entendido que hay otras banderas que se deben levantar.

Las mujeres hispanas en muchos casos tenemos la autoestima muy baja, y eso le da libertad a muchos hombres a agredirnos. Debemos aprender que en este país hay leyes. Debemos preocuparnos, si nuestra pareja sea del sexo que sea, nos humilla frente a los demás, eso ya es violencia.

La inmigrante suramericana asegura que fue “sometida psicológicamente por un blanco americano, que era su esposo” y soportó la hostilidad porque por muchos años se sintió “en su territorio”.

Nunca me pegó. No me causó ni un rasguño. Pero me hundió emocionalmente, eso también debemos evitarlo y eso se logra solamente con educación”, narró.

La violencia doméstica es un problema crítico en la ciudad de Nueva York, quizás sea imposible conocer con exactitud el verdadero número de casos. En 2017, se presentaron más de 282,000 Informes de Incidentes Domésticos (DIR) en el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) y se reportaron 8,260 ofensas sexuales.

La tendencia es que casi 1 de cada 5 homicidios y 2 de cada 5 delitos graves denunciados están relacionados con la violencia doméstica.

Para la legisladora Catalina Cruz, es clave informar a las comunidades de inmigrantes que independientemente de su estatus migratorio, la Ciudad ofrece alternativas a través de los Centros de Justicia Familiar.

“No tengan miedo a denunciar. Posiblemente muchas mujeres sin papeles, prefieren callar, porque su pareja también es indocumentada y por sus hijos, toleran la agresión. Además temen la deportación. Pero, es importante que conozcan los recursos que tienen a su alcance, desde abogados, hasta ayuda de asesores emocionales”, reiteró la asambleísta de origen colombiano.

Buscar ayuda, puede salvar tu vida!

  • Visite o llama a cualquiera de los cinco centros de justicia familiar de Nueva York, ubicados en Queens, Staten Island, Brooklyn y El Bronx, para obtener asistencia gratuita y confidencial, si usted está experimentando la violencia doméstica o de género, que puede incluir la pareja y la violencia familiar, el abuso de ancianos, la violencia sexual, el acecho y la trata de personas.
  • Consulte en línea el web NYCHOPE y allí obtendrá los datos  del centro de justicia familiar más cerca de su residencia y una serie de recursos que le permitirán obtener ayuda sin importar su edad, estatus migratorio, orientación sexual, identidad de género, ingresos e idioma.
  • La Oficina del Alcalde para erradicar la violencia doméstica y de Género (ENDGBV) formula políticas y programas, proporciona talleres y educación preventiva, lleva a cabo investigaciones, proporciona talleres y educación preventiva en esta materia.
  • El Programa de Asistencia para Víctimas de Crímenes (CVAP) es un programa que ofrece el Departamento de Policía de Nueva York y Safe Horizon. Los aliados de este plan de asistencia se encuentra en la mayoría de las estaciones de policía.
  • Tienes disponible la línea gratuita y confidencial 1-800-621-4673 (HOPE) las 24 horas del día, los 7 días a la semana. Para más información de este programa consulta: safehorizon.org/CVAP