NYC solicita 4 hospitales temporales más para encarar lo peor del coronavirus que está por venir

Gobernador espera la autorización de la Casa Blanca para instalarlos en El Bronx, Queens, Brooklyn y Staten Island, los cuales adicionarían 4,000 camas para atender la emergencia, que ya ha causado la muerte de más de 500 neoyorquinos
NYC solicita 4 hospitales temporales más para encarar lo peor del coronavirus que está por venir
1,000 nuevas camas están disponibles en hospital improvisado en Javits Center en Manhattan.
Foto: Fernando Martínez / NY Governor Office

El coronavirus no está dando tregua a los neoyorquinos. Más allá de la expectativa de la curva ascendente sin pausas de nuevos contagios, ahora preocupa el creciente número de pacientes con complicaciones, que requieren de hospitalización.

Ante ese escenario, el gobernador Andrew Cuomo informó este viernes que solicitará autorización a la Casa Blanca para construir cuatro nuevos hospitales en la Gran Manzana, que garantizarían poner en servicio 4,000 camas.

Los sitios en donde se espera podrían ubicarse los nuevos hospitales provisionales son el Centro de Exposiciones de Nueva York en El Bronx, la sede del hipódromo Aqueduct en Queens, el Terminal de Cruceros de Brooklyn y el Colegio de CUNY en Staten Island.

Cuando el número de muertes en Nueva York se disparó a más de 500, el mandatario estatal, desde el Centro Javits en Manhattan donde ya se completó la instalación del primer hospital temporal con 1,000 camas, indicó que lamentablemente había un reporte de 134 nuevos decesos desde este jueves en la mañana.

“Lo que hicimos en esta instalación en una semana, crear un hospital, es simplemente increíble”, dijo Cuomo, dirigiéndose a miembros de la Guardia Nacional, que tuvieron en sus manos la habilitación del nuevo espacio para atender la emergencia.

Durante las últimas 24 horas, el número de pacientes hospitalizados repuntó en un 20%. Al cierre de esta edición ya había al menos 6,481 recluidos en centros de salud del estado. De ellos, 1,583 estaban en unidades de cuidados intensivos. Más de 2,000 habían sido dados de alta.

“Estamos lidiando con una bestia invisible e insidiosa. Esto no va a ser un despliegue corto, de esto no vamos a salir en unos días, por más que trabajemos duro. Esto va a ser semanas y semanas y semanas. Tendremos días más feos y tristes. Los trabajadores de salud, los militares, los voluntarios, nos encontramos en una misión de rescate: la misión es salvar vidas“, reflexionó el Gobernador.

Estados Unidos ahora tiene más casos de COVID-19 que Italia y China, con más de 100,000 contagiados, lo que hace que este país tenga ahora el brote más grande del mundo. Entre tanto, la Gran Manzana es el epicentro del brote en el estado de Nueva York, donde los casos se han duplicado cada tres días, y hasta el cierre de esta edición superaban más de 25,573, con 355 muertes.

Además de las camas disponibles en Javits Center, el gobernador se propone habilitar 4,000 más en la ciudad. (Foto: NYGOV Office)

Buscando más camas e insumos

Las autoridades de Salud se han trazado como meta aumentar el número de camas disponibles, a través de varias vías.

El Estado actualmente tiene 53,000 camas de hospital, pero necesitará 140,000 de ellas para pacientes con coronavirus en las próximas tres semanas, cuando se espera que el brote alcance su punto máximo en Nueva York, precisó el mandatario.

“Estamos pidiendo a los hospitales que intenten aumentar la capacidad al 100%. Estamos buscando convertir los dormitorios de grandes hoteles en sitios de atención a la salud “, acotó el Gobernador.

Cuomo, mostrando una tabla en su conferencia de prensa, aseveró que en toda Nueva York se necesitarán 20 millones de máscaras N-95, 30 millones de máscaras quirúrgicas, 45 millones de guantes de examen, 20 millones de batas y 30,000 ventiladores. Todas estas elevadas cantidades son una proyección que ha surgido ante el aumento de los pacientes.

Urge la ayuda de Washington

Entre tanto, en su rueda de prensa diaria sobre la crisis, este viernes el alcalde Bill de Blasio urgió al presidente Trump a tomar más en serio la gravedad de la crisis en la Gran Manzana.

“Necesitamos 15,000 ventiladores para salvar la vida de los pacientes, que de acuerdo a nuestras perspectivas seguirán apareciendo, en medio de esta emergencia que apenas comienza. Conversé esta tarde con el Presidente y le insistimos que requerimos más ayuda de Washington. Le referí el caso del Hospital Elmhurst, en Queens, que vive una crisis y es apenas un ejemplo de lo que puede suceder en otros centros”, aseveró el mandatario municipal.

De Blasio reiteró que la Gran Manzana es lamentablemente el centro de la crisis y que hasta el momento ha cobrado la vida de servidores públicos como directores de escuelas, trabajadores de la administración municipal, funcionarios de la Policía de Nueva York y centenares de vidas valiosas.

“Además, 500,000 neoyorquinos han perdido sus trabajos. Esto es el principio de una depresión económica que la vamos a superar. En este instante, lo importante es lograr una alianza perfecta con el gobierno federal y del estado para dotar nuestros hospitales. Exhorto nuevamente al Presidente Trump que reaccione, que como neoyorquino tome medidas efectivas. No estamos bromeando”, dijo el Alcalde.

El Alcalde también asomó que se iniciarán las consultas para lograr una congelación de las rentas para los neoyorquinos, como una estrategia para aliviar la depresión financiera que padecen millones de familias en la Gran Manzana.

Alcalde de Blasio insistió a Trump: no estamos bromeando con esta crisis. (Foto: Archivo)

Frenan empresas de construcción “no esenciales”

Más temprano, el mandatario local hizo un anuncio que sin dudas generará un impacto considerable en la fuerza de trabajadores de la construcción, en su gran mayoría hispanos, que pese a las restricciones se mantenían en sus labores, al ordenar que cesen todas las construcciones “no esenciales”, incluidas todas las espigadas torres de lujo como el nuevo Hard Rock Hotel en Manhattan, que se están levantando en la ciudad.

Se calcula que el 42% de la masa laboral de este sector, es de origen hispano.

“Cualquier construcción que no sea sobre el bien público va a terminar. Por lo tanto, no se construirán condominios de lujo hasta que esto termine. No se van a construir edificios de oficinas. Ese trabajo terminará de inmediato”, dispuso de Blasio.

Los únicos proyectos que pueden continuar operando son aquellos que involucran atención médica, infraestructura de transporte, servicios públicos, telecomunicaciones, aeropuertos, hoteles y puertos marítimos.

Antes de esta orden ejecutiva, toda la industria de la construcción se consideraba esencial, eximiéndola de la orden de quedarse en casa que afecta a la mayoría de los neoyorquinos.

Los proyectos que pueden continuar deben cumplir con las pautas de “distanciamiento social”, incluso cuando los trabajadores viajan en ascensores de servicio, que generalmente están llenos de 10 o más personas.

Los sitios que violen las regulaciones podrían recibir una multa de hasta $10,000.

El sector construcción no esencial, deberá tomar una pausa ante el avance de la coronavirus.

Se extiende el cierre de las escuelas

El Gobernador anunció que prolongaría el cierre de las escuelas, dos semanas más, hasta el 15 de abril.

“Cuando se observa la cantidad de casos que aún aumenta, solo tiene sentido mantener cerradas las escuelas. Queremos ver que la tasa se desacelera y luego queremos ver que el número de casos baja “, argumentó.

Las escuelas en la Gran Manzana, ya habían programado cerrar hasta el 20 de abril, aunque todo indica que incluso podrían terminar sus actividades para este periodo escolar, con clases a distancia.

Doctor Felipe Serrano: No se deja de sentir ansiedad por el creciente número de pacientes con coronavirus. Foto: Cortesía

Testigo en una sala de emergencia

El médico colombiano, Felipe Serrano, de 33 años, ha estado en la primera línea de “batalla” ante la preocupante expansión del coronavirus en la Gran Manzana. Como especialista en emergencias, ha visto cómo los pacientes en el Hospital Mount Sinai West en Manhattan, desde hace una semana, aumentan en la sala en un 40%: todo apunta a que ya la mayoría tienen un cuadro clínico asociado con el COVID-19.

“Aunque la gran proporción de los pacientes, son adultos mayores de 60 años, que en la mayoría de los casos requiere soporte con equipos mecánicos de respiración, observamos otros muy jóvenes que lo hemos tenido que entubar. Este jueves, por cierto, tuvimos un joven de 19 años con asma y posiblemente infectado con coronavirus, muy enfermo”, comentó.

El Dr Serrano atiende diariamente, desde que se elevó la curva de los contagiados en la ciudad, unos 200 pacientes, durante sus guardias. Asegura que de acuerdo con las tendencias, por lo menos 140 vienen con cuadros que se podrían considerar asociados con la enfermedad viral.

“En nuestro caso, el hospital se ha cuidado de contar con suficientes equipos de protección para los trabajadores y los recursos para atender a nuestros pacientes. Tenemos una dinámica de trabajo muy fuerte por la naturaleza en sí de la emergencia en todo el mundo. No dejamos de sentir ansiedad, al observar que se dispara el número de pacientes”, confesó el profesional de la medicina.

El inmigrante nacido en Bogotá, cuenta que a veces no deja de sentir impotencia por las complicaciones que observa en los enfermos.

“Uno quisiera poder mandar a la mayoría a su casa, a reposar, pero lamentablemente un gran número necesita apoyo con el oxígeno. Yo prefiero vivir el día de hoy y centrarme en la experiencia que me corresponde en cada guardia, y no pensar que mañana esta crisis de salud pública puede ser peor”, asegura.

Serrano reitera el llamado de las autoridades de la importancia que las personas se queden en sus casas y que limiten la interacción social.

“Uno de los puntos que estamos analizando, es que cuando el clima empiece a mejorar, posiblemente mucha gente querrá estar más en la calle, en los parques, haciendo deporte. Y justamente eso sería muy negativo para frenar la expansión”, concluyó.

Avance del COVID-19

  • 519 muertes en todo el estado desde que se confirmo el primer caso el pasado 1 de marzo.
  • 366 muertes se han registrado en la ciudad de Nueva York.
  • 134 decesos asociados con complicaciones por el coronavirus se registraron desde el jueves en la tarde.
  • 25% de las muertes se registraron en las últimas 36 horas, previas al cierre de esta edición.
  • 7,377 nuevos pacientes confirmados desde este jueves hasta el cierre de esta edición.
  • 44,635 es el total de casos de coronavirus en NY.
  • 1,583 enfermos con complicaciones causadas por el virus están en cuidados intensivos.
  • 25,3000 pacientes confirmados con COVID-19 en la Gran Manzana.