Los que no hablan inglés se llevan la peor parte por cierre de escuelas por coronavirus en NYC

Activistas denuncian que los niños inmigrantes son los más afectados por la falta de servicios en su idioma para ayudarlos con el aprendizaje a distancia

Los que no hablan inglés se llevan la peor parte por cierre de escuelas por coronavirus en NYC
Más de 1 millón de estudiantes de las escuelas públicas de NYC están realizando su aprendizaje a distancia.
Foto: Ana Nieto / Impremedia

Desde que el Departamento de Educación de la Ciudad de Nueva York (DOE) decidió cerrar las escuelas públicas debido a la crisis de salud creada por el coronavirus hace casi un mes, muchas familias han tenido que enfrentar serias dificultades para lograr que los hijos, y los mismos padres, se puedan ajustar al nuevo sistema de enseñanza a distancia, algo que ha sido mucho más difícil para los inmigrantes que no hablan inglés.

Así lo denunciaron varios activistas y organizaciones este martes durante una conferencia convocada por la Coalición de Inmigrantes de Nueva York (NYIC), en la cual se alertó que con la extensión del cierre de las escuelas por el resto del año escolar, que termina el 26 de junio, se duplicarán los serios problemas que ya venían enfrentando  las familias más vulnerables que, según aseguran, no están recibiendo los servicios y la ayuda que necesitan para  cumplir con el proceso de clases online, principalmente porque no están disponibles en su idioma.

Las organizaciones insistieron en que la educación pública ha sufrido un cambio sísmico de la noche a la mañana debido al brote de COVID-19, que están agradecidos con los educadores y el personal escolar de la ciudad de Nueva York, que han arriesgado su seguridad para enseñar a los jóvenes, apoyar a las familias y alimentar a los hambrientos. “Sin embargo, a nivel general, este momento inimaginable está haciendo más profundas las desigualdades en nuestro sistema escolar, las cuales ahora se están agravando”. Y a la par, los activistas presentaron la ‘Plataforma Educativa de Respuesta ante Pandemias para Familias Inmigrantes’, en la cual hacen un llamado al DOE para que se mueva rápidamente para satisfacer las necesidades de más de 300,000 estudiantes que aún no tienen acceso a un dispositivo para el aprendizaje remoto.

Aracelis Lucero, directora ejecutiva de la Alianza de Estudiantes Mexicano-Americanos (MASA),  aseguró que las familias inmigrantes son las que más están sufriendo con esta crisis, “sobre todo porque sabemos que en el 90% de los hogares inmigrantes, al menos uno de los padres o ambos han perdido sus trabajos, y esto ha creado una crisis familiar que empeora cuando además alguien en la casa se ha enfermado con el coronavirus…¿cómo en esta situación puede un padre ayudar a su hijo con los estudios, con las tareas?”.

La activista explicó en muchos de estos hogares se está viviendo una “situación de supervivencia”, la cual ha empeorado al no contar la ayuda que necesitan en su idioma. “Tras el cierre de las escuela, los padres desesperados ya no tienen acceso a los programas que antes estaban disponibles . Ahora no saben con quién comunicarse para pedir asesoría sobre cómo ayudar a sus hijos con la enseñanza a distancia. No pueden recibir ayuda o tener ellos mismos acceso a esa ayuda que les indique, en español, sobre cómo lograr que sus hijos puedan entender este proceso de enseñanza a distancia”.

Lucero dijo que la realidad era muy clara: “Están pasando un gran trabajo y tienen muchas necesidades, porque no saben qué hacer”.

Y al destacar las estadísticas mostradas por la Ciudad la semana pasada que muestran que la comunidad hispana es la más afectada por la emergencia de salud, representando más del 34% de las muertes por COVID-19, la directora de MASA alertó que en efecto, los hogares latinos están viviendo momentos muy críticos. “Hay familias que esta semana están llegando al momento del desespero, porque ya no tienen ni cómo comprar comida, están recibiendo llamadas de los caseros para que paguen la renta, y encima de todo eso, de estar a punto de ya no contar con lo esencial y no poder proveer a sus familias, también tienen el reto de ayudar a sus hijos con este proceso de enseñanza que ni ellos mismos entiende, o al que no tienen acceso por falta de equipos”.

Muchos siguen sin computadoras

Entre tanto, la activista Rita Rodríguez-Engberg, directora del Proyecto de Derechos de los Estudiantes Inmigrantes, indicó que el DOE debe darle prioridad a esos estudiantes que ya estaban en desventaja, y que tienen problemas de aprendizaje, incluyendo a los que están aprendiendo inglés, y que son muchos de los que hasta estas alturas no han recibido ni siquiera los equipos, como laptops, para aprender a distancia.

“Muchos de estos niños no están recibiendo los servicios a los que tienen derecho, y por el solo hecho de tener un idioma diferente, como el español, no están siendo atendidos de la manera rápida como son atendidos los problemas de los otros, y lo peor, es que no están recibiendo la tecnología o asistencia o terapia como los demás niños”, denunció la activista que lucha por los derechos de los niños.

Rodríguez-Engberg resaltó que han recibió reportes de padres que siguen esperando por las computadoras para sus hijos. “Muchos niños de familias inmigrantes todavía no tienen una laptop para esta enseñanza a remoto. Y como muchos solo hablan español en estos hogares inmigrantes de bajos ingresos, ahora se están quedado retrasados por no contar con la tecnología, y muchos ni siquiera están recibiendo asistencia telefónica en su idioma”.

Y ahora que los estudiantes terminarán el año escolar a distancia, hay otra realidad que se está viviendo en estos hogares y que preocupa a los activistas, y es que muchas familias no tienen internet, o teléfonos inteligentes y eso significará que los niños estarán rezagados en comparación al resto.

“Hay padres que tienen que dar prioridad a la comida o pagar los recibos de los servicios más esenciales, y no pueden darse el lujo de tener conexiones a internet para que sus hijos pueden seguir la enseñanza online. Y si a esto se le une que hay padres que están lidiando primero con familiares enfermos de coronavirus, a lo que menos le van a dar prioridad es  que su hijo esté en una computadora”, indicó la activista.

Las organizaciones hicieron un llamado al DOE para que dé prioridad a estas familias para las cuales el inglés no es el idioma principal, con información a tiempo real sobre los servicios disponibles, y sobre la tecnología a la pueden acceder para ayudar a los niños a estar al día con las clases a distancia.

Plataforma Educativa de Respuesta ante Pandemias para Familias Inmigrantes:

● Hacer una prioridad para las escuelas llegar a estudiantes multilingües o que están aprendiendo inglés (MLL / ELL) y familias LEP individualmente para transmitir información esencial.

● Proporcionar a las escuelas información esencial sobre comidas, dispositivos y otros apoyos para que puedan dar esa información precisa a jóvenes y familias. Esta información debe ser actualizada diariamente y darse en diferentes lenguas.

● Asociarse con proveedores telefónicos para garantizar la continuidad de los servicios telefónicos para las familias que ya no pueden pagar este servicio, ya que los teléfonos son esenciales para contactar a personas vulnerables y familias de bajos ingresos.

● Restaurar los $12 millones en fondos de alfabetización de adultos para estabilizar el sistema de alfabetización de adultosy su capacidad para proporcionar el idioma inglés y otras habilidades clave que las familias buscan desesperadamente.

● Implementar estrategias de aprendizaje de baja tecnología junto con el aprendizaje en línea, particularmente durante la transición inmediata. Instrucción basada en TV, paquetes escolares enviados por correo y otras estrategias deben ser ampliamente utilizada para entregar contenido instructivo.