Jornaleros afectados por la COVID-19 y excluidos de ayuda estatal reciben víveres

Los trabajadores inmigrantes residen en Jackson Heights, Elmhurst y Corona, tres de los vecindarios de Queens más golpeados por la pandemia
Jornaleros afectados por la COVID-19 y excluidos de ayuda estatal reciben víveres
La ayuda a jornaleros inmigrantes en Queens llega cuando se cumplen más de 8 semanas de iniciada la cuarentena a causa de la pandemia.
Foto: PROGRESSIVE CITIES / Cortesía

NUEVA YORK.- Decenas de jornaleros que fueron excluidos de la ayuda del Gobierno federal, recibieron este miércoles una bolsa de artículos de primera necesidad, particularmente alimentos no perecederos como arroz, vegetales enlatados y café, por parte de varios sindicatos, defensores de los inmigrantes y el concejal Francisco Moya.

Debido a la pandemia de COVID-19 que mantiene cerradas las obras de construcción y a muchos jornaleros en sus hogares, estos trabajadores inmigrantes y sus familias tienen dificultades financieras debido a la pérdida de ingresos y la exclusión de la ayuda del gobierno.

El sindicato Local 79 de trabajadores se asoció además con el Nuevo Empoderamiento de la Comunidad de Inmigrantes (NICE) para comprar y entregar los comestibles a los hogares de jornaleros en Queens. Las bolsas fueron ensambladas por miembros del Local 338 RWDSU / UFCW en Food Universe, localizado en Jackson Heights, Queens.

NICE ha estado luchando en la primera línea por alimentos y equipos de protección personal (EPP) mientras el coronavirus causaba estragos en sus miembros jornaleros, muchos de los cuales no califican para recibir ayuda de estímulo estatal o federal, debido a su estado migratorio.

“Mi sindicato cree que somos los guardianes de nuestros hermanos y hermanas. Y es por eso que no nos haremos la vista gorda en NICE. Si bien los esfuerzos de ayuda del gobierno dejan atrás a los trabajadores inmigrantes, el Local 79 continuará haciendo todo lo que esté a nuestro alcance para apoyar a organizaciones como NICE y sus miembros”, dijo Mike Prohaska, el gerente del sindicato de trabajadores Local 79.

Muchos son indocumentados

La entrega de comestibles se produce en medio de una creciente conciencia de cómo nuestra sociedad y economía han devaluado el trabajo esencial de los trabajadores más vulnerables, incluidos los inmigrantes indocumentados. En la industria de la construcción, debido a los esfuerzos de recuperación tras la pandemia de COVID-19 debe aumentar los salarios, los beneficios y la calidad del trabajo para los trabajadores de la construcción en proyectos de desarrollo financiados con dólares de los contribuyentes.

“Para los trabajadores indocumentados sin red de seguridad o protecciones sindicales, la pérdida de empleo que ha acompañado a la pandemia de coronavirus ha significado una inseguridad alimentaria inmediata para los trabajadores y sus familias, mientras que aquellos que continúan trabajando como trabajadores esenciales tienen un alto riesgo de exposición”, dijo Manuel Castro, director ejecutivo de New Immigrant Community Empowerment (NICE).

Según Castro, el sindicato de trabajadores los apoyó para exigir el fin del robo de salarios y una responsabilidad más estricta del empleador por las condiciones de trabajo inseguras porque entienden que elevar el piso para los más vulnerables nos eleva a todos. Estamos agradecidos por su continua solidaridad durante esta crisis sin precedentes, lo que demuestra una vez más que respaldan a todos los trabajadores.

“La pandemia ha demolido casi cualquier apariencia de normalidad, pero lo único que ha sido constante en todo momento es que los hermanos y hermanas en la industria de la construcción se respaldan mutuamente”, dijo el concejal, Francisco Moya.

El concejal de ascendencia ecuatoriana dijo que se congratulaba con los hombres y mujeres del Local 79, New Immigrant Community Empowerment, LECET y RWDSU / UFCW Local 338 por mostrar cómo son los héroes de la clase trabajadora.

“Esta ayuda, sin embargo, no debería ser necesaria. Los trabajadores que arriesgan sus vidas diariamente por sus comunidades deberían estar ganando salarios justos, tener acceso a atención médica de calidad y asequible y no deberían verse excluidos de los esfuerzos federales de ayuda de COVID-19. Se han ganado estas dignidades básicas”, destacó Moya.

Patrick Purcell, director ejecutivo de GNY & NYS LECET, dijo que hay dignidad en todo tipo de trabajo y lamentablemente se necesitó de la pandemia de COVID-19 para que muchas personas se dieran cuenta de eso.

“En la construcción, vemos que los trabajadores se rompen en trabajos financiados por los contribuyentes por salarios de nivel de pobreza. ¿Dónde está la dignidad en eso? A medida que reinventamos nuestra economía y el papel que juegan la construcción y otros trabajadores en la sociedad, debemos valorarlos en consecuencia y aumentar los salarios y los beneficios”, agregó Purcell.

John R. Durso, presidente del Local 338 RWDSU / UFCW, dijo de su parte estar orgulloso de haber podido desempeñar un pequeño papel en el fomento de una asociación con los trabajadores del sindicato New Inmigrant Community Empowerment y Food Universe, que emplea a miembros del Local 338, para apoyar este importante proyecto comunitario y ayudar a los trabajadores que lo necesitan.

Entre tanto, Kathryn Berliner, gerente de operaciones minoristas de Key Food Stores Co-operative, Inc. dijo que apreciaba los desafíos que enfrentan muchas personas para mantenerse saludables y poner comida en la mesa para ellos y sus familias.

“Como parte de nuestro compromiso continuo con las comunidades locales en Nueva York, nos complace asociarnos con el Local 338, el sindicato que representa a los trabajadores en nuestra tienda 75 55 31st Ave. Jackson Heights, Food Universe, el Sindicato de Trabajadores y el Nuevo Empoderamiento de la Comunidad de Inmigrantes para proporcionar comida para los necesitados”, declaró Berliner.