Comienzo amargo del verano: MTA y alcalde piden a neoyorquinos no salir de la ciudad ni usar el transporte público

Pocas opciones ante las piscinas cerradas y la confusión sobre el uso de las playas por la cuarentena aún vigente
Comienzo amargo del verano: MTA y alcalde piden a neoyorquinos no salir de la ciudad ni usar el transporte público
Parques con círculos de cal para el distanciamiento
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Después de una primavera desolada, el ansiado verano se asoma tímido y quizá amargo en Nueva York, por la cantidad de restricciones en medio de información oficial confusa sobre las alternativas de recreación, especialmente cerca del mar.

Hoy, cuando comienza el fin de semana largo de Memorial Day, que tradicionalmente da inicio al verano en EEUU, los neoyorquinos han recibido pedidos de no viajar dentro de la ciudad y mucho menos a las playas propias y de condados vecinos.

De entrada, la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), que ha visto un repunte en el número de los usuarios del Metro, buses y trenes suburbanos, no parece querer que siga subiendo el tráfico.

“Entendemos que las personas se han encerrado y van a querer celebrar el fin de semana del Día de los Caídos, pero [el transporte público] sigue siendo para los trabajadores esenciales y aquellos que hacen viajes esenciales”, dijo ayer el presidente y director ejecutivo de la MTA, Patrick J. Foye, en un comunicado. “No es para viajes recreativos a las playas”.

Funcionarios de NYC y Long Island temen una presencia masiva en las playas, generando caos y riesgos de contagio.

NYPD dijo ayer que los visitantes podrían entrar hasta los tobillos o meterse en el agua y se permitiría surfear, generando más preguntas y dudas que certidumbre.

La ejecutiva del condado Nassau, Laura Curran, calificó previamente al alcalde Bill de Blasio de “irresponsable y miope” por negarse a abrir las playas de la ciudad, y éste pidió el jueves a los residentes de NYC “quedarse locales”, es decir, no salir de la metrópolis.

Hablando en la estación Jamaica en Queens, el presidente de Long Island Rail Road, Phil Eng, y el presidente de MTA Bus, Craig Cipriano, también dijeron a los residentes de la ciudad que no tomen trenes ni autobuses a la playa.

El LIRR generalmente agrega servicio los fines de semana de vacaciones, pero esta vez no parece que será así.

Muchos funcionarios de Long Island planean limitar el acceso a las playas sólo para los residentes locales. La policía estará disponible “en lugares clave” para monitorear las multitudes, anotó Eng.

“Lo que no queremos ver es que la gente tome el tren a Long Beach sólo para tener que regresarse porque no pueden subir a la playa”, dijo a los periodistas, citado por New York Post.

“Si tenemos que hacerlo, para [evitar] el hacinamiento, limitaremos a algunos pasajeros en los trenes“.

Con ese panorama, muchos se preguntan si vale la pena salir de su casa o aventurarse al parque más cercano, donde la mayoría buscará refugio, también en medio de restricciones.