Razones por las que subes de peso aunque comas poco

Si a pesar de los esfuerzos por bajar de peso y comer menos te cuesta mucho perder peso, probablemente estés cometiendo algunos errores en el proceso ¡Conócelos!

Comer equilibradamente, realizar actividad física y beber abundantes líquidos son aspectos que te ayudarán a tener un peso saludable.
Comer equilibradamente, realizar actividad física y beber abundantes líquidos son aspectos que te ayudarán a tener un peso saludable.
Foto: Shutterstock

Gozar de un peso saludable no sólo se relaciona con las ventajas estéticas. Es una de las principales y más importantes medidas de salud para evitar el riesgo de padecer una larga lista de enfermedades degenerativas que se relacionan con el sobrepeso y la obesidad. Hoy en día es uno de los temas más relevantes que ha dado luz a numerosas tendencias, planes alimenticios y productos para facilitar el camino, sin embargo a la larga lo que más funciona para evitar el efecto rebote es seguir hábitos de vida sanos y una alimentación saludable.

Bajar de peso puede volverse un tema frustrante sobre todo cuando nos estancamos en el camino. Seguramente has convivido con personas que comen mucho y están de lo más delgadas. También sucede lo contrario y hay mucha gente que engorda constantemente a pesar de comer poco. A grandes rasgos se podría decir que bajar de peso depende de una regla bastante sencilla: perdemos peso, cuando quemamos más calorías de las que ingerimos; sin embargo la realidad es que bajar de peso en muchas ocasiones depende otros factores que pueden relacionarse con la genética, el clima, el estrés, las actividades diarias e inclusive aspectos psicológicos. 

Todos en algún momento de la vida hemos seguido algún régimen alimenticio basado en una restricción calórica, que sigue el simple principio de quemar más calorías de las que consumimos, para adelgazar eficazmente y justamente esto nos lleva a preguntarnos ¿Por qué no bajamos de peso cuando comemos menos?

La respuesta se basa en la importancia del metabolismo y su fundamental papel en la pérdida de peso. Lo que sucede cuando sometemos al organismo a dietas restrictivas que se destaquen por un bajo aporte calórico es que llega un momento en el que el cuerpo entra en estado de alerta y por más que queramos perder peso, el organismo a manera de defensa activa una serie de reacciones hormonales que entran en acción para ahorrar energía. También existen algunos otros factores que normalmente son considerados como un buen aliado para perder esos kilitos de más y que terminan jugando en nuestra contra, te invitamos a conocerlos.

Las principales razones por las que no bajas de peso:

1. Dietas extremas

Como se mencionaba hace un momento las dietas que sean extremadamente restrictivas, sobre todo aquellas que promuevan comer mucho menos o bien saltarse alguna comida del día provocan que el cuerpo consuma la masa muscular, en lugar de la grasa. Esto finalmente se vuelve un aspecto negativo, ya que afecta el metabolismo y hace que este sea más lento a la hora de procesar los alimentos, que finalmente se acumulan en el intestino y son causantes de inflamación, a la vez aumentan el riesgo de tener una deficiencia en nutrientes, malos niveles de energía y estados de ánimo alterados. 

2. Factores psicológicos

Existen factores psicológicos que intervienen en la manera en la que nos alimentamos, si estás pasando por un período de mucho estrés es probable que recurras a “comerte las emociones” y aumentes el consumo de alimentos poco nutritivos y saludables, estos vacíos emocionales son de las principales causas de comer por ansiedad todo tipo de alimentos procesados y comidas rápidas. En muchas ocasiones esta conducta tiene a volverse un ciclo del que es muy difícil salir, se vuelve como una especie de adicción que puede conducir al sobrepeso y la obesidad. 

3. La importancia de la masa muscular

Los músculos forman parte de los sistemas del organismo que más consumen energía, es por ello que entre mayor porcentaje de masa corporal tenga una persona tendrá un metabolismo basal más elevado. Sin embargo cuando iniciamos nuevas dietas o planes alimenticios que sean bajos en calorías, entre las primeras afectaciones de la pérdida de peso inicial (ya que después el cuerpo tiende a estancarse) se relacionan con una masa muscular débil, como al organismo le falta la glucosa que normalmente adquiere de los alimentos la toma de otras fuentes. Cuando se pierde masa muscular, se disminuye el gasto energético. 

4. Comer de prisa y mal

Llevar un estilo de vida acelerado juega en nuestra contra cuando se trata de perder peso. Muchas personas tienden a comer enfrente de la computadora o sin dejar de ver el celular y esto sólo refleja el constante estado de estrés laboral que no nos permite desconectar la mente y disfrutar los alimentos. Esto afecta todo el proceso digestivo y al metabolismo. También esta situación normalmente genera que tomemos muy malas desiciones respecto a los alimentos que consumimos y se aumenta el consumo de comidas calóricas y poco nutritivas. 

5. Comprar grandes cantidades

Este es un clásico en muchas ocasiones preferimos comprar grandes porciones de comida preparada en el supermercado para ahorrar tiempo y dinero. Sin embargo esto nos lleva de manera prácticamente inconsciente a aumentar el tamaño de las porciones y comemos más de la cuenta, sobre todo productos ricos en carbohidratos, grasas o azúcares; esta es una de las principales causas de un consumo calórico descontrolado a lo largo del día.