EEUU procesó la semana pasada 1.5 millones más de ayudas al desempleo

La destrucción de empleo se ralentiza mientras se empieza a abrir la actividad en distintas fases

EEUU procesó la semana pasada 1.5 millones más de ayudas al desempleo
La construcción es una de las actividades que ha empezado a despuntar./Archivo
Foto: Drew Angerer / Getty Images

Por décima semana consecutiva desde que comenzó la crisis del coronavirus los departamentos de Trabajo han procesado una cifra millonaria de solicitudes iniciales de ayuda al desempleo.

La semana que acabó el 6 de junio se sumaron a las filas del desempleo 1.54 millones de trabajadores, 355,000 menos que la semana pasada, de acuerdo a las cifras del Departamento de Trabajo. La progresiva caída se produce en un momento en el que muchos de los grandes centros de actividad del país empiezan a salir por fases del confinamiento y cierre.

En total, 20.9 millones de personas estaban recibiendo estos beneficios o colecta de forma continuada durante esa semana, frente a los 21.5 millones de la anterior.

Son señales de que los trabajadores están volviendo al trabajo pero está ocurriendo lentamente. El peor momento de esta crisis con respecto se produjo en la semana del 9 de mayo cuando casi 25 millones de personas estaban cobrando la colecta de forma continuada.

El informe del departamento de Trabajo llega una semana después de que la Oficina de Estadísticas Laborales dijera que en abril se registraran 2.5 millones de contrataciones.

Fue un pequeño rayo de luz, dado el escenario total de destrucción de empleo porque significaba menos de un 10% de recuperación del trabajo perdido y el más fácil de recuperar ya que muchas empresas han despedido temporalmente a sus empleados y el PPP, el programa de créditos de bajo costo y parcialmente perdonables a pequeñas empresas,  ha ayudado a mantener la continuidad de puestos de trabajo.

El informe de trabajo del mayo, que dejaba la tasa de desempleo en  el 13.3%, venía con la explicación de que había habido errores en la clasificación de algunos trabajadores por lo que el desempleo podría ser más elevado pese a las buenas noticias sobre la esperanzadora creación de empleo.

Pese a las matizaciones parece que la destrucción de empleo no es tan acelerada y que hay una cierta, aunque tímida recuperación. Con todo y dadas las noticias de la falta de control de una enfermedad que está al alza en la mitad del país, el sentimiento es agridulce.

Las cifras del departamento de Trabajo se conocieron antes de la apertura de unos mercados que tras días de euforia parece que el jueves tenían un tono más reflexivo en torno a las dificultades del agujero económico en el que el virus ha sumido al a país y buena parte del planeta.

Todos los índices estrenaban el día con expectativas de fuertes bajadas. El Dow cotizaba en el mercado de futuros con unas caídas de casi 950 puntos.