La peste bubónica resurge en China; 10 cosas que debes saber sobre la mortal infección y cómo se transmite

Existe riesgo de plaga humana en cualquier lugar en el que haya presencia de la bacteria "Yersinia pestis"

La peste bubónica resurge en China; 10 cosas que debes saber sobre la mortal infección y cómo se transmite
Las ratas pueden transmitir la peste bubónica.
Foto: Unsplash

Como si retrocediéramos en el tiempo cientos de siglos, en China se reportó un caso de peste bubónica, esta vez en una ciudad en la región autónoma de Mongolia Interior.

El país asiático que aún batalla contra las secuelas del coronavirus, detectado por primera vez en Wuhan, ahora le sigue el rastro a la también llamada “peste negra”, al punto que han intensificado las precauciones para evitar el contagio masivo.

Un reporte este lunes de la BBC indica que las autoridades sanitarias emitieron una alerta de Nivel 3, la segunda más baja en un sistema de cuatro niveles, que implica la prohibición de la caza y el consumo de animales que puedan transmitir la peste. También se le ha requerido a la población a informar sobre casos sospechosos.

Se remonta a la Edad Media

Otro reporte del mismo medio pero de junio pasado indica que en la Edad Media, específicamente en el 1348, los ciudadanos de Inglaterra comenzaron a tener síntomas misteriosos.

El comercio de mercancías por el Mediterráneo mediante los buques (primero en Italia y luego a toda Europa) provocó la rápida transmisión de la enfermedad, precisa el informe del medio británico.

La peste bubónica, que fue nombrada de esa forma por los bultos negros, o bubones, que crecían en las axilas y la ingle de los enfermos, se originó en Asia Central. A través de los soldados y sus caravanas, los infectados con la bacteria que la provocaba, Yersina pestis, trasladaban la plaga.

La “Peste” mató entre un tercio y la mitad de la población de Europa y Medio Oriente.

Pero, ¿cómo exactamente se transmite, cuáles son los países con mayor riesgo y qué se puede hacer para evitar el contagio?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) abunda sobre estas y otras preguntas en una página informativa en su portal.

  •  La plaga es causada por la bacteria “Yersinia pestis”, una bacteria zoonótica usualmente es detectada en pequeños mamíferos (como ratas) y sus pulgas.
  •  Las personas infectadas con Y. pestis usualmente desarrollan síntomas luego de un periodo de incubación de uno a siete días.
  • Hay dos principales formas clínicas de infección: bubónica y neumónica. La primera es la más común y es caracterizada por los mencionados bubones o nudos linfáticos dolorosos e inflamados.
  •  La plaga es transmitida entre animales y humanos por la mordida de un pulga infectada, por contacto directo con tejido infectado o por inhalación de gotitas de enfermos.
  • Los síntomas incluyen fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y en el resto del cuerpo, debilidad, vómitos y naúseas.
  •  La tasa de letalidad es entre 30% y 60% en el tipo de peste bubónica, y, siempre es fatal, si no es tratada a tiempo en la variante neumónica de la infección.
  • El tratamiento con antibiótico es efectivo contra la bacteria que provoca la plaga, por lo que el diagnóstico y tratamiento temprano son claves.
  • Entre 2010 y 2015, se reportaron 3, 248 casos a nivel mundial, incluyendo 584 muertes.
  • Dado que es una enfermedad animal está presente en todos los continentes, excepto Oceania. Existe riesgo de plaga humana en cualquier lugar en el que haya presencia de la bacteria.
  •  Actualmente, los tres países más endémicos son República Democrática del Congo, Madagascar y Perú.