Los CDC indican que los primeros en recibir la vacuna contra la COVID-19 en Estados Unidos podrían ser los hispanos y afroamericanos

La tasa de contagio entre estos grupos se comprobó más alta
Los CDC indican que los primeros en recibir la vacuna contra la COVID-19 en Estados Unidos podrían ser los hispanos y afroamericanos
CDC propone que hispanos y afroamericanos sean los primeros en recibir la vacuna contra la COVID-19
Foto: NORBERTO DUARTE / AFP / Getty Images

Funcionarios federales y expertos están tratando de decidir quiénes recibirán las primeras dosis de una vacuna eficaz contra el coronavirus que pudiera estar lista para este invierno. Los expertos plantean que los hispanos y afroamericanos estarían al frente de lista, según un reporte difundido este jueves en el diario The New York Times

Los Centros para el Control de Enfermedades(CDC) y un comité asesor de expertos en salud comenzaron a trabajar en el mes de abril en un sistema de clasificación para distribuir una posible vacuna. El plan preliminar señala que el fármaco sería ofrecido primero a los funcionarios médicos y de seguridad nacional, después a los trabajadores esenciales y a la población considerada de alto riesgo como los ancianos y niños antes que a las personas que se encuentren relativamente sanas. 

Sin embargo, los funcionarios de la agencia cuentan con una opción que está generando polémica: poner a los hispanos y afroamericanos en el lugar número uno de la lista debido a que han sufrido de una manera desproporcionada las consecuencias de la COVID-19, según los datos de los CDC. Algunos expertos médicos no están convencidos de que exista una base científica para esa opción por lo que prevén impugnaciones judiciales. 

Relacionado: La primer vacuna contra la COVID-19 testeada en humanos es desarrollada por Moderna Inc. en Estados Unidos, muestra ser segura y genera respuesta inmune

Los hechos:

  • Las comunidades de hispanos y afroamericanos se han infectado con el virus a un ritmo tres veces mayor que las personas blancas y han muerto casi el doble.
  • La mayoría tiene que salir de casa para trabajar, dependen del uso del transporte público o están viviendo en casas hacinadas que aumentan el riesgo de exposición.
  • Los afroamericanos e hispanos sufren problemas de salud subyacentes como diabetes y obesidad, que aumentan el riesgo de hospitalización y muerte en caso de contraer la COVID-19.
  • Estos grupos no sólo tienen menos acceso a los servicios de salud, sino que además tienen un historial documentado de recibir una atención médica desigual.

Relacionado: Por qué los hispanos, millennials y los afroamericanos son los grupos más afectados durante la pandemia.

El comité:

La Casa Blanca ha creado la Operación Warp Speed, un esfuerzo para acelerar el desarrollo de vacunas que ha invertido miles de millones de dólares en diferentes empresas, por lo que los planes en que serán distribuidas se abordará durante las próximas semanas. 

El comité, que depende del director del CDC ha desempeñado durante mucho tiempo un papel clave en la determinación de cómo implementar nuevas vacunas. El grupo incluye 15 miembros con derecho a voto seleccionados por el Secretario de Salud que provienen de las áreas de inmunología, enfermedades infecciosas y otras especialidades médicas, además de 30 representantes sin derecho a voto. Sin embargo su método para hacerlo no está claro, dijo la Dra. Nancy Bennett, profesora de salud de la Universidad de Rochester que dirigió el comité asesor de 2015 a 2018 al Times

Las preguntas que el comité tendrá que responder surgen en el momento en que Estados Unidos vive una discusión nacional sobre la igualdad racial. La Dra. Sharon Frey, profesora de enfermedades infecciosas de la Universidad de St. Louis, destacó las disparidades de salud que existen entre los afroamericanos y latinos, por lo que la discusión “debe dirigirse a las personas que viven en las zonas urbanas en condiciones de hacinamiento“.  Por su parte el Dr. José R. Romero, presidente del comité asesor sobre Prácticas de Inmunización y uno de los cuatro miembros que está deliberando sobre los planes de distribución de la vacuna, dijo que el problema se debe tratar con la información que se tiene disponible: “(son) grupos que necesitan ser movidos al primer lugar de la lista”, dijo en entrevista con el diario. 

Relacionado: Los casos de coronavirus se disparan entre los latinos que no pudieron quedarse en casa.

Sin embargo, otros especialistas han sugerido que existen otras formas en que la priorización de la vacuna podría funcionar, ya que centrar la decisión en la raza y etnia podría desencadenar su anulación en los tribunales, según la opinión de Harald Schmidt, profesor asistente de ética médica y política de salud en la Universidad de Pensilvania. El especialista propone utilizar un índice que tome en cuenta indicadores como la educación, los ingresos, el acceso a la vivienda y hasta la desventaja socioeconómica en que se encuentran los vecindarios en el país. “Es necesario que prestemos atención a la forma en que la COVID-19 ha impactado la salud de las minorías de manera diferente, de lo contrario se agravan las desigualdades”, dijo Schmidt.

Relacionado: Estados Unidos invierte $1,000 millones de dólares en una vacuna contra COVID-19 de la Universidad de Oxford que podría estar octubre.

En una audiencia en el Senado la semana pasada, el Dr. Robert R. Redfield, director del CDC, y el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud, enfatizaron la necesidad de incluir la diversidad racial  en los ensayos que muestren resultados ante las vacunas que se están desarrollando. “Si creemos que las poblaciones minoritarias son importantes, entonces ciertamente examinaremos las percepciones de esos grupos objetivo”. Por su parte el coronel Matthew Hepburn, coordinador de vacunas del Departamento de Defensa en la Operación Warp Speed, afirmó que la forma de distribución de las vacunas es una cuestión crítica que debe ser abordada, por lo que será discutida durante las próximas semanas, destaca la nota del Times

Una encuesta reciente de Pew Research Center encontró que poco más de la mitad de los adultos negros dijeron que definitivamente o probablemente se pondrían una vacuna contra el coronavirus si estuviera disponible, mientras que el 44 por ciento dijo que no lo harían. Entre los adultos hispanos y blancos, el 74 por ciento dijo que se vacunará, mientras que alrededor de una cuarta parte dijo que no lo haría.

-También te interesará