Acusan de evasión de impuestos al policía que mató a George Floyd

No habría declarado cientos de miles de dólares
Acusan de evasión de impuestos al policía que mató a George Floyd
Chauvin permanece en Instalación Correccional de Minnesota en Oak Park Heights.
Foto: HENNEPIN COUNTY SHERIFF / EFE

El expolicía que mató a finales de mayo al afroamericano George Floyd en Minneapolis, Derek Chauvin, fue acusado este miércoles de diversos delitos fiscales, entre ellos evasión de impuestos.

Los fiscales imputaron a Chauvin y a su esposa, Kellie, nueve delitos relacionados con esta acusación.

Se les responsabiliza de no haber declarado $464,000 en ingresos conjuntos desde 2014, incluidos $95,000 que el expolicía ganó haciendo horas extra como agente de seguridad. También se les acusa de no haber presentado declaración de impuestos entre 2016 y 2019.

Relacionado: Despiden a comentarista de la MLS por un tuit racista sobre muerte de George Floyd

En total, de acuerdo a los fiscales, el matrimonio Chauvin debe unos $38,000 dólares al estado de Minnesota entre lo evadido, intereses y multas.

Chauvin, de 46 años, fue detenido el 29 de mayo tras su despido de la Policía de Minneapolis por el asesinato días antes de Floyd, una muerte que provocó semanas de protestas raciales en Estados Unidos.

A Chauvin se le acusa de asesinato en segundo grado y homicidio en tercer grado por matar a Floyd y un juez le ha impuesto una fianza que no ha depositado de $1 millón de dólares para salir de la cárcel mientras espera su juicio.

Relacionado: Policía implicado en la muerte del afroestadounidense George Floyd pide que le retiren los cargos

Ese mismo día de su detención, su esposa Kellie, que trabaja como agente inmobiliaria, le pidió formalmente el divorcio.

Sobre otros tres expolicías, Thomas Lane, Tou Thao y Alexander Kueng, pesan cargos por ayudar e instigar al asesinato en segundo grado.

Fue Chauvin, sin embargo, quien con su rodilla asfixió a Floyd presionándole el cuello durante más de ocho minutos en los que el afroamericano repitió más de 20 veces que no podía respirar.

“Deja de hablar, deja de gritar, se necesita mucho oxígeno para hablar”, le respondió Chauvin, ante sus súplicas.

El asesinato de Floyd provocó un enorme estallido de protestas y disturbios raciales a lo largo y ancho del país por las recurrentes muertes de ciudadanos afroamericanos a manos de policías en Estados Unidos.