Los 10 principios de la alimentación intuitiva, la nueva tendencia de salud y bienestar

Conviértete en un experto de tu cuerpo, confía en él y aprende a detectar las señales de hambre, poniendo en práctica la filosofía de la alimentación intuitiva

Los 10 principios de la alimentación intuitiva, la nueva tendencia de salud y bienestar
Crea una relación diferente con la comida, disfruta de los alimentos y aprende a escuchar tu cuerpo.
Foto: Shutterstock

En los últimos meses seguramente en más de una ocasión has podido escuchar o leer algo sobre la alimentación intuitiva y es que más allá de lo evidente de su nombre, se trata de una de las tendencias de salud, nutrición y bienestar más populares hoy en día.

La alimentación intuitiva va más allá de ser una dieta o un plan de alimentación de moda, se trata de una nueva manera de ver nuestra relación con la comida y aprender a reconocer las señales que manda el organismo. Se trata de una filosofía de alimentación que nos invita a volvernos expertos en nuestro cuerpo, sus mensajes y complejidades.

A grandes rasgos este estilo de vida es todo lo contrario a una dieta, por el simple hecho que no impone pautas de ningún tipo. No se rige por restricciones, porciones y horarios, más bien promueve identificarnos como los mejores jueces de nuestra salud y así tomar las mejores desiciones en lo que a alimentación se refiere.

Un poco de historia … El término de alimentación intuitiva se volvió popular en el año 1995 por el título de un libro con el mismo nombre creado por Evelyn Tribole y Elyse Resch. Sin embargo muchos relacionan a Susie Orbach como una de las pioneras, quien publicó  un libro llamado “La grasa es un tema feminista” en 1978. También se tiene como una buena referencia a Geneen Roth, quien ha escrito sobre la alimentación emocional desde 1982.

Si eres de aquellos que vive “a dieta” probablemente te resulte interesante conocer sobre los principios básicos de la alimentación intuitiva. Estos parámetros son de gran ayuda para tener buenos resultados y evitar cualquier efecto contraproducente, lo más importante es que se trata de crear un estilo de vida que promueve vivir mejor y alimentarnos con más conciencia. ¿Te animas?

Los 10 principios básicos de la alimentación intuitiva:

1. Rechaza la mentalidad de estar a dieta

La alimentación intuitiva no es una dieta, es por ello que uno de los principales consejos es deshacernos de todo material, libros y artículos de revista que ofrecen la falsa esperanza de perder peso rápido, fácil y permanente. Este es un proceso mental importante para liberarnos de la cultura de las dietas y evitar sentir fracasos. 

2. Honra tu hambre

Es decir mantén al cuerpo alimentado biológicamente con la energía y carbohidratos adecuados. Este es un punto importante para evitar el impulso primario de comer en exceso y no ver los resultados óptimos. Aprende a honrar la señal del hambre, recuerda que cuando permitimos que llegue el hambre excesiva toda intención de alimentación moderada y consciente se vuelve fugaz e irrelevante.

3. Haz las paces con la comida

Detén cualquier conflicto previo con la comida. Date permiso incondicional para comer, la comida no es buena ni mala. Cuando de manera constante nos estamos prohibiendo alimentos, provocamos sensaciones intensas de privación que se convierten en antojos incontrolables y muy a menudo en atracones. Cuando tienes una relación más saludable con la comida y evitas el lado obsesivo aprendes a escuchar a otro nivel y sobre todo desde otro lugar tus necesidades.

4. Desafía a la policía alimentaria

Todos en algún momento nos volvemos policías de nuestra alimentación, estamos acostumbrados a premiarnos y castigarnos constantemente. Nosotros mismos catalogamos nuestras acciones como “buenas” cuando comemos menos calorías y como “malos” cuando comemos alimentos calóricos. Aprende a detectar estos pensamientos y a ahuyentar esta conducta de policía, es uno de los pasos más críticos para volver a la nobleza de la alimentación intuitiva, como cuando éramos unos bebés.

5. Descubre el factor de satisfacción

No en vano los japoneses persiguen la sabiduría de mantener el placer como uno de los objetivos de toda vida saludable. Lo cierto es que hemos vivido demasiado presionados y presos de la cultura de las dietas, si quieres seguir las bases de la alimentación intuitiva es importante reconectar con uno de los dones y placeres más grandes que tenemos: el placer y la satisfacción de la experiencia de comer. Cuando comes equilibrado, sin limitaciones y en un ambiente agradable, de manera automática se crea una fuerza poderosa que interviene en sentirte satisfecho y contento, y por supuesto en no excederte.

6. Reconoce cuando estás satisfecho

Así como el cuerpo te manda señales cuando está hambriento, de la misma manera sucederá cuando este satisfecho. Aprende a confiar en esos mensajes que te ayudan a diferenciar un estado de saciedad confortable y cuando estás excediéndote. Comer pausado es una gran recomendación para ir conociendo más a tu cuerpo y necesidades reales. 

7. Haz frente a tus emociones con amabilidad 

La alimentación emocional es uno de los factores que más influyen en condiciones de salud preocupantes que no sólo son el típico sobrepeso y obesidad. Este tipo de conductas se relacionan directamente con afecciones mentales y emocionales, es por ello que muchas personas suelen comer en exceso para no lidiar con sensaciones como la ansiedad, miedo, irritabilidad, ira y otros. Es importante reconocer estas conductas y procurar encontrar formas no relacionadas con la comida para manejar nuestros sentimientos: caminar, leer, meditar, escribir, pintar, bordar, lo que más te guste, lo cierto es que existen muchas actividades que son un gran aliado.

8. Respeta tu cuerpo

Deja de criticarte y analizar todos tus defectos, acepta tu genética y despídete de las expectativas de cómo deberías verte. Respetar tu cuerpo y sus condiciones es el camino a vivir feliz, sin tanto estrés y sobre todo crear una relación diferente y más profunda con nuestros hábitos alimenticios. 

9. Movimiento: siente la diferencia

Encuentra la mejor manera de moverte y disfrutarlo. Olvida las rutinas de ejercicio militante, evita relacionar la actividad física con perder peso y tener un cuerpo de modelo. Moverte es parte de un estilo de vida y cuando lo haces desde el disfrute es lo más maravilloso para sentirte con buena energía, fuerte y sano. 

10. Honra tu salud: nutrición suave

Sin obsesiones ni prohibiciones, pero sí con criterio. Come aquello que disfrutes y que te haga sentir bien, el cuerpo es sabio y todos sabemos reconocer la comida que nos hace daño. Elige alimentos integrales, ricos en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, comida real preparada en casa y con amor. Evita los alimentos procesados y comidas rápidas, se distinguen por su contenido en grasas saturadas, harinas refinadas y azúcares. También disfruta de esos días y celebraciones en que comes más y tal vez no tan saludablemente, recuerda todo es parte de un equilibrio.