Impulsan proyecto de ley para que se exija que policías del NYPD vivan en la Gran Manzana

La asambleísta Catalina Cruz y el senador Kevin Parker presentaron la iniciativa tras conocer que el 51% de los uniformados residen fuera de los cinco condados, lo que según ellos evita que haya mejores relaciones con las comunidades

Impulsan proyecto de ley para que se exija que policías del NYPD vivan en la Gran Manzana
Impulsan proyecto de ley para que se exija que policías del NYPD vivan en la Gran Manzana
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

El senador estatal Kevin Parker y la asambleísta Catalina Cruz introducirán este miércoles un proyecto de ley en la Legislatura estatal que exigiría que los policías del NYPD vivan dentro de los cinco condados y no fuera de ellos, como ha estado ocurriendo actualmente. Cifras suministradas por la propia Uniformada revelan que actualmente la mayoría de los 36,000 agentes, el 51%, viven fuera de la Gran Manzana. Según los impulsores de la ley de “residencia policial” el que esos 18,360 residan fuera, evita mejorar la relación entre los uniformados y las comunidades donde patrullan.

“Por mucho tiempo hemos venido lidiando con la gran problemática de las relaciones comunitarias o de la falta de relaciones buenas entre la policía y las comunidades donde trabajan, y eso se debe en buena parte a que más del 50% de los que patrullan nuestras calles, ni siquiera viven aquí, por lo que no conocen de verdad lo que son nuestros barrios, y eso tiene que cambiar”, aseguró la asambleísta Cruz, del condado de Queens.

No se necesita ser científico para entender que hay una relación directa entre esa falta de entendimiento de nuestras comunidades y el hecho de que los policías vivan por fuera, pues cuando salen de trabajar se regresan a sus suburbios y se desconectan de las realidades específicas que tiene nuestra ciudad”, agregó la política, advirtiendo que la reforma al sistema de justicia penal debe incluir no solo a fiscales y jueces sino también a los policias.

Cruz anticipó que su propuesta enfrentara oposición de varios sectores, incluyendo la porpia administración Municipal, que según dijo, ha querido usar el costo de vida como excusa para justificar que la mayoría de policías que trabajan en los cinco condados, no viven en la ciudad.

Esta es una de las piezas clave para crear cambios”, recalcó la asambleísta, explicando que varios legisladores ya han manifestado su apoyo al proyecto, que pretende ser aprobado antes de que termine el 2020.

El proyecto de ley advierte que la norma aplicaría solamente para quienes se sumen a la fuerza del orden después del 1 de enero de 2021.

El senador Parker defendió au proyecto afirmando que el objetivo principal del eventual mandato es que se cultiven mejores conexiones entre la policía y las comunidades.

“Tenemos que asegurarnos de que los oficiales que se despliegan en las comunidades de la ciudad de Nueva York comprendan mejor y respeten la cultura de quienes viven allí”, dijo Parker. “Los oficiales de policía que viven en la ciudad a la que sirven y pertenecen a esa comunidad, están más inclinados a estar conectados con los residentes y sus trabajos, más allá de un cheque de pago”.

El legislador de Brooklyn agregó que la nueva normativa tendrá un mayor impacto en las comunidades más vulnerables donde residen latinos y negros.

“Esto es particularmente importante en las comunidades de color, donde hemos visto una falta de participación policial positiva. Este proyecto de ley ayudaría a establecer un vínculo entre los agentes de policía y la comunidad a la que sirven”, concluyó el político.

El proyecto de ley ha generado opiniones encontradas, pues aunque algunas voces apoyan la normativa en cuestión, otras consideran que no tendrá un impacto real para reducir ni la violencia en las calles ni las denuncias de abuso policial.

Así lo manifestó Andrea Colón, vocera de la organización Communities United for Police Reform, quien mencionó que el articulado introducido resolvería un asunto de trato igual para todos los miembros del NYPD, pero no tendría impacto.

“Exigir que la policía viva en las ciudades que patrullan eliminaría un aspecto de los muchos tipos de trato especial que disfrutan los oficiales de policía de Nueva York, pero la experiencia de otros municipios muestra que haría poco para disminuir la violencia policial“, aseguró la activista, destacando que cualquier reforma que no incluya cambios de fondo en la Uniformada, se quedaría solo como un asunto “cosmético” e insuficiente. “La disminución del abuso policial requiere cambios que alejen a la policía de tantos encuentros innecesarios con el público, como sea posible y disminuyan drásticamente el poder descomunal y la plantilla y el presupuesto abultados del NYPD”.

Josmar Trujillo, activista comunitario y líder en la campaña de reforma de la policía, criticó la propuesta de ley y advirtió que no aborda los verdaderos problemas de fondo que tiene el NYPD.

“Nuestros funcionarios electos deben darse cuenta de la gravedad de nuestro problemática policial. Obligar a los oficiales de policía a vivir en los 5 condados ignora el hecho de que los oficiales de policía todavía pueden vivir en vecindarios racistas y conservadores, y aún patrullar comunidades de color tan agresivamente como si vivieran al otro lado de la frontera en Nassau o el condado de Westchester”, dijo Trujillo. “Daniel Pantaleo, el oficial que mató a Eric Garner, vivía en Staten Island. Esta es una propuesta débil que ignora lo que los activistas y manifestantes salieron a las calles a pedir: necesitamos recortar el poder y el presupuesto de la policía, no solo cambiar su dirección postal”.

Indagamos a la Administración De Blasio para conocer su postura sobre el proyecto de ley de la asambleísta Cruz y el senador Parker, pero no emitieron ningún pronunciamiento.

La sargento Jessica McRorie, vocera del NYPD tampoco mencionó cuál es la posición de la Uniformada sobre la ley que se impulsa en Albany, pero confirmó que hasta el pasado 7 de agosto,de la plantilla de agentes el 49% vive en los cinco condados y el 51% no reside en la Gran Manzana.

Asimismo, compartió la guía de patrulla de la policía de Nueva York, que establece que bajo las normas actuales los agentes pueden residir en los condados de Westchester, Rockland, Orange, Putnam, Suffolk y Nassau. Además hay una prohibición para trabajar en los vecindarios donde viven.

La semana pasada el alcalde fue interrogado sobre la falta de policías residiendo en Nueva York y manifestó querer ver más uniformados en la Gran Manzana, pero reconoció que no es un asunto tan simple.

“Creo que en realidad son manzanas y naranjas. El hecho es que no hace mucho tiempo en esta ciudad vimos una realidad donde la fuerza policial era en su mayoría gente que vivía fuera de la ciudad. Les dije el otro día que ahora estamos básicamente en un punto de equilibrio con la fuerza de patrulla, quiero ver más y más residentes de la ciudad, y eso es lo que tenemos que lograr”, dijo De Blasio, advirtiendo que no se logrará con solo tronar los dedod. “Una de las cosas en las que hay que pensar es ¿qué ayudaría a que eso sucediera? ¿Existe algún tipo de forma, algún tipo de política, algún tipo de incentivo, algo que nos ayude a garantizar que cada vez más agentes de policía vivan en la ciudad de Nueva York? En eso estamos trabajando ahora mismo”.

Datos de residencia de los uniformados del NYPD

  • 36,000 agentes aproximadamente conforman la policía de NY
  • 51% de los policías viven fuera de la Gran Manzana.
  • 18,360 uniformados registraron códigos postales de sitios distintos a la ciudad de NY
  • 49% de los policías viven en los cinco condados
  • 16,000 empleados civiles del NYPD tienen un requisito de residencia en la ciudad
  • 58% de los oficiales vivían en la ciudad en el 2016