Duro golpe de juez en Texas a Cecily Aguilar, acusada en asesinato de soldado Vanessa Guillén en Fort Hood

La defensa no recibió la respuesta esperada por parte del magistrado

Duro golpe de juez en Texas a Cecily Aguilar, acusada en asesinato de soldado Vanessa Guillén en Fort Hood
Cecily Aguilar tiene 22 años y es originaria de Michigan.
Foto: Sheriff Condado Bell / Cortesía

Un juez federal en Texas rechazó la moción presentada por el abogado de Cecily Aguilar, acusada en relación con el asesinato de la soldado de Fort Hood, Vanessa Guillén, en la que solicitaba una mordaza en el caso.

La solicitud de Lewis B. Gainor buscaba que las partes en el caso y los parientes de Guillén no se expresaran públicamente sobre los procesos en corte.

Jeffery Manske descartó la solicitud del representante legal que buscaba “prohibir a las partes, potenciales testigos, la familia de la víctima y sus abogados de hacer declaraciones extrajudiciales” o fuera del tribunal.

El recurso fue presentado hace más de dos semanas en respuesta a las declaraciones de la abogada de la familia Guillén, Natalie Khawam, a la prensa.

Gainor argumentó que las expresiones públicas de Khawam afectarían las posibilidades de un juicio justo para su clienta, que enfrenta cargos de manipulación de evidencia de un crimen.

De acuerdo con el abogado, los “jurados podrían estar parcializados en contra de la Sra. Aguilar”.

El juez determinó este lunes que la moción no tenía mérito.

“Puesto de manera simple, hay poco para indicar que las declaraciones llevan suficiente influencia al público para significativamente afectar el juicio”, planteó el letrado.

Sin embargo, el magistrado hizo la aclaración de que, a medida que avancen los procesos, la Corte evaluará la conducta de los participantes para “salvaguardar los procedimiento contra cualquier potencial daño o publicidad negativa antes del juicio”.

La joven de 22 años y originaria de Michigan, alegadamente, ayudó a su novio, el también militar Aaron David Robinson a disponer del cadáver de Guillén.

Según la denuncia federal, Robinson, quien se suicidó cuando iba a ser intervenido por investigadores cerca de la base, mató a martillazos a la joven en la armería del recinto en Killeen, Texas.

Posteriormente, convenció a Aguilar de que lo ayudara a trasladar, quemar y enterrar los restos en varias fosas por el río León en el condado Bell.

Robinson le habría quitado la vida a Guillén en medio de una discusión en el salón de armas por la relación de éste con Aguilar, quien se encuentra casada con otro exsoldado de Fort Hood.