¿Por qué causa polémica que Trump nombre a Chad Wolf como titular de Seguridad Nacional?

El secretario interino está a cargo de agencias como ICE, USCIS y CBP

¿Por qué causa polémica que Trump nombre a Chad Wolf como titular de Seguridad Nacional?
El secretario de Seguridad Nacional, Chad Wolf, y el presidente Donald Trump.
Foto: JIM WATSON / AFP / Getty Images

El nombramiento de Chad Wolf como secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha causado polémica desde su inicio, pero a principios de este mes, la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO), un área de investigación independiente del Congreso, concluyó que fue indebida, debido a cómo ocurrió el proceso.

El presidente Donald Trump, en lugar de enmendar las faltas señaladas por la GAO, decidió que nominaría a Wolf para ocupar en forma permanente el puesto, algo que deberá ser confirmado por el Senado, donde la mayoría republicana no sería un problema.

“Me complace informar al pueblo estadounidense que el secretario interino Chad Wolf será nominado para ser el Secretario de Seguridad Nacional. ¡Chad ha hecho un extraordinario trabajo y apreciamos mucho su servicio!”, escribió el presidente.

Apenas fue anunciada su inminente nominación, Wolf agradeció al presidente Trump.

“Me siento honrado por ser nominado por el presidente Trump para liderar a los hombres y mujeres del Departamento de Seguridad Nacional en salvaguardar a los estadounidenses. Como Patria enfrentamos amenazas como desastres naturales, violentos oportunistas, malignos actores cibernéticos y organizaciones criminales trasnacionales, la misión del DHS es más crítica que nunca”, expresó.

La GAO considera que después de la renuncia de la secretaria Kirstjen Nielsen, en abril de 2019, se produjo una sucesión indebida con Kevin McAleenan asumiendo el cargo, pero eso “alteró” el orden de sucesión en el DHS, a fin de que otros funcionarios ocuparan su posición. McAleenan renunció a ese Departamento en octubre de 2019.

La conclusión del organismo del Congreso también incluyó al subsecretario Ken Cuccinelli, quien fue director en funciones de USCIS, pero dejó el puesto tras la decisión de un juez federal que determinó que no debió ser nombrado.

“Debido a que el funcionario incorrecto asumió el título de secretario interino en ese momento, las enmiendas posteriores al orden de sucesión realizadas por ese funcionario no fueron válidas”, destaca la GAO.  “Los funcionarios que asumieron sus cargos en virtud de tales enmiendas, incluidos Chad Wolf y Kenneth Cuccinelli, fueron nombrados por referencia a un orden de sucesión inválido”, concluyó el abogado general de la GAO, Thomas Armstrong.

El DHS respondió a Armstrong en una misiva de ocho página donde cuestiona falta de pruebas en el reporte sobre las irregularidades, además considerarlo “sospechoso”, ya que se publicó a 80 días de las elecciones presidenciales y tener entre sus redactores a un “demócrata”.

“El personal de GAO para este Informe es sospechoso. En una llamada del 14 de agosto de 2020 entre el personal de la GAO y el DHS, la GAO presentó a un miembro del personal subalterno como el “autor” del Informe. Este empleado parece tener experiencia limitada en la práctica de la abogacía: se graduó de la facultad de derecho hace solo tres años”, acusó. “También trabajó anteriormente en una campaña demócrata y en el Partido Democrático del Senado”.

El secretario de “hierro”

Wolf ha acelerado varios programas de la agenda migratoria del presidente Trump, ya que tiene a su cargo la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y la agencia de Aduanas y Control Fronterizo (CBP), además de otras dependencias clave en la seguridad nacional, como la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

Entre los ajustes migratorios que han avanzado en forma expedita en la administración de Wolf destacan la regla de carga pública –que castiga a inmigrantes que solicitan “green card”, pero pidieron ayudas sociales–, la cual está en revisión en USCIS tras ganar varias batalles en cortes, a excepción de Nueva York, Connecticut y Vermont.

Wolf también logró avanzar con las nuevas tarifas para procesos migratorios, que en algunos casos supera el 500%, pero activistas y defensores de inmigrantes acusan que las cuotas más preocupantes son las de naturalización, que aumentará a partir del 3 de octubre más del 80% y una cuota que antes no existía para solicitudes de asilo.

Una de las principales críticas para Wolf tras el envío de agentes especiales a algunas ciudades, como Portland, para enfrentar manifestaciones del movimiento Black Lives Matter (BLM).

“Los agentes militarizados utilizaron francotiradores para mutilar a las personas, arrastraron a los manifestantes en automóviles sin distintivos y atacaron brutalmente a periodistas, observadores legales y médicos con armas sónicas y gases lacrimógenos”, acusó la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU). “No perdonaron a las mamás, los papás, los veteranos, las enfermeras o incluso al alcalde de la ciudad”.

Sobre el inminente nombramiento de Wolf, la ACLU criticó al secretario por sus acciones migratorias, como la separación de familias, ya que actualmente ICE enfrenta litigios por la liberación de menores migrantes.

La organización también recordó que la GAO consideró en dos ocasiones que el nombramiento de Wolf es irregular.

No queda claro si ACLU presentará alguna acción legal o queja formal ante el Congreso contra el nombramiento.