Chili: ¿cuáles son sus beneficios para la salud?

Tiene ingredientes que previenen la anemia, favorecen los huesos, los músculos y la piel

Los frijoles tienen un contenido bajo en grasa y alto en fibra, son excelentes para controlar el colesterol, para promover la salud digestiva, así como para regular los niveles de energía.
Los frijoles tienen un contenido bajo en grasa y alto en fibra, son excelentes para controlar el colesterol, para promover la salud digestiva, así como para regular los niveles de energía.
Foto: Kalhh / Pixabay

El chili es un platillo delicioso, muy nutritivo y saciante. Tiene proteínas, vitaminas, minerales además aporta fibra, grasas saludables, antioxidantes y sustancias antiinflamatorias.

Es una preparación muy versátil. La selección de ingredientes y la forma de prepararlo son factores importantes para obtener un plato sabroso y que también sea saludable, bajo en grasas saturadas y bajo en sodio.

Puedes prepararlo con una variedad de carnes ya sea pollo, pavo, carnes rojas o mariscos. En cuanto a los frijoles sucede lo mismo, pueden ser frijoles negros, cannellini, frijoles blancos o pintos.

Fortalece la tus músculos, los huesos, la piel y el cabello

Las proteínas de origen animal se consideran completas y te ofrecen los aminoácidos esenciales que tu cuerpo necesita. Con la proteína se fortalecen y mantienen los huesos, los músculos, la piel y el cabello. La deficiencia de proteína no solo propicia la pérdida de masa muscular, hinchazón, cabello fino y quebradizo, también la disminución de la inmunidad, el debilitamiento del corazón y el sistema respiratorio, explica la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Para controlar el colesterol

Los frijoles tienen un contenido bajo en grasa y alto en fibra, son excelentes para controlar el colesterol, para promover la salud digestiva, así como para regular los niveles de energía. Además de proteína, las legumbres también aportan folato, calcio, magnesio, zinc y potasio, señala la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Combatir la anemia

Las anemias más comunes son por deficiencia de hierro (anemia ferropénica), folato (ácido fólico) y vitamina B12.

Los frijoles son fuente de folato y hierro no hemo. Mientras que la carne es una excelente fuente de vitamina B12 y hierro hemo (es más fácil de ser absorbido por el cuerpo que el hierro no hemo).

Para prevenir el estreñimiento

El cuerpo no absorbe la mayor parte de la fibra de las legumbres y con ello aumenta el volumen de las heces y la defecación.

Para controlar el peso

Comer proteínas puede aumentar la cantidad de calorías que quemas al aumentar tu tasa metabólica y reducir el apetito, según revelaron estudios.

Los chiles estimulan el metabolismo. La capsaicina y otros capsaicinoides pueden aumentar el metabolismo en un 4–5% por día, incrementan la quema de grasa y reducen el apetito.

Las legumbres tienen un contenido bajo de calorías (260-360 kcal/100 g de legumbres secas) y por su contenido en fibra se digieren lentamente y dan una sensación de saciedad que te lleva a una menor ingesta de calorías.

Aporta antioxidante y antiinflamatorio

Los chiles contienen antioxidantes con fuertes efectos antiinflamatorios. Aportan vitamina C, carotenoides y son ricos en compuestos fenólicos.

Los antioxidantes interactúan con los radicales libres y los neutralizan, lo que les impide causar daño. El pimiento, por ejemplo, tiene antioxidantes como: capsantina, violaxantina, luteína, quercetina y luteolina. Al poder antioxidante de los chiles se une el tomate que también aporta vitamina C y licopteno.

¿Sabías que media taza de pimiento rojo picado tiene más vitamina C que una naranja?

10 alimentos con más vitamina C que las naranjas

Recomendaciones

Opta por carne magra, el pollo sin piel.

Usa poca sal.

Cocina con aceite de oliva. Cuando se consumen las grasas monoinsaturadas en lugar de las saturadas, las grasas buenas ayudan a reducir el colesterol LDL “malo”. Además, el aceite de oliva tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

No olvides las cebollas y las especias. Las cebollas están llenas de antioxidantes y son una rica fuente de prebióticos, que ayudan a estimular la salud digestiva, mejoran el equilibrio de bacterias en el intestino y benefician el sistema inmunológico.

Para evitar hinchazón y flatulencias remoja las legumbres en agua al menos por cuatro horas. Así se reducen los oligosacáridos que en algunas personas provocan gases en el tracto digestivo.