Anciana de Rhode Island que gastó cheque de estímulo en decenas de peluches para el patio de su casa tiene nuevo plan

La invención de Sandy Connor, de 86 años, ha llamado la atención de residentes en otros estados

Anciana de Rhode Island que gastó cheque de estímulo en decenas de peluches para el patio de su casa tiene nuevo plan
Oso de peluche.
Foto: Volodymyr Hryshchenko / Unsplash

La anciana de Rhode Island que invirtió su cheque de estímulo de $1,200 dólares para un zoológico de peluches en el exterior de su vivienda tiene un nuevo plan para “alegrar” a la comunidad.

Sandy Connor, de 86 años, llenó el patio de su casa en Pawtucket de figuras de animales en tamaño natural.

Sin embargo, unos cinco meses después de haber levantado la exposición, Connor ha decidido renovar el escenario.

“Yo no puedo ponerlo en mi sótano porque puede coger hongo. Tiene 80 años de antigüedad, la casa es húmeda, así que se lo voy a regalar al público”, dijo a WJAR 10 esta semana. “La gente ha sido maravillosa, así que yo quiero darle otra cosas. Les quiero dar los animales”, agregó.

Connor invitó a los que quieran hacerse de un peluche a pasar por su casa en Riverview Avenue.

“Ellos los han visto. Ellos disfrutan viéndolos. Ahora se pueden quedar con ellos”, argumentó la mujer.

“Por supuesto, que los voy a extrañar. Los miro cada mañana. Yo voy a extrañar mucho. Voy a extrañar a toda la gente viniendo.Yo nunca he visto tanta gente, gente agradecida, en mi vida y eso te cambia”, reflexionó Connor sobre el impacto de su creación.

La estadounidense dijo que ha establecido contacto con residentes de New York, Virginia y otras demarcaciones.

“Simplemente creció. Ellos manejaron desde New York. Yo he recibido cartas de Virginia. Hablé con alguien por teléfono en California que dijo que escuchó sobre (el zoológico). Es simplemente maravilloso”, describió la entrevistada.

Ante la cercanía de Halloween, la anciana ya compró decoraciones alusivas a la fecha para reemplazar la instalación de los peluches.

“Mis hijos estaban como, ‘mamá, ¿qué tú hiciste?, y yo les contesto, ‘yo hago a la gente feliz y eso vale cada centavo invertido”, sostuvo.