Nueva York da nuevas protecciones a restaurantes que usan aplicaciones de comida

El alcalde De Blasio firmó dos leyes que imponen límites a los costos de las apps por sus servicios y que evitan que los negocios reciban cargos adicionales cuando una orden telefónica no se completa, más allá de la duración de la pandemia del COVID-19

Nueva York da nuevas protecciones a restaurantes que usan aplicaciones de comida
Nueva York da nuevas protecciones a restaurantes que usan aplicaciones de comida
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

La crisis del COVID-19 en la ciudad de Nueva York ha impactado ferozmente a la industria de los restaurantes, que no solamente han visto disminuir sus ingresos de manera drástica, sino que además los ha puesto en riesgo de seguir con vida en el sector de los pequeños negocios. Y tratando de darles nuevas protecciones en el campo de la entrega de comida a través de aplicaciones, que en muchos casos se ha convertido en uno de los salvavidas para seguir a flote, la Gran Manzana acaba de dar vía libre a un par de protecciones para garantizar que no tengan que asumir sobrecostos que les restan ingresos.

Así lo determinan dos nuevas leyes, que este lunes firmó el alcalde Bill de Blasio: una de ellas para prohibir que los pedidos telefónicos incompletos generen un cargo a los restaurantes y otra para garantizar el límite a las tarifas que las apps cobran por los servicios de entrega a los negocios. Se estima que restaurantes inscritos a las apps de comida debían pagar a veces hasta el 33% del costo de sus platos y ahora el 10% como máximo.

Tras estampar su rúbrica sobre las dos legislaciones, que refuerzan un paquete de leyes sobre apps firmado en mayo pasado,  el mandatario destacó que las nuevas normas son un acto de justicia para los restaurantes en plena época de pandemia.

“La Intro 2043-A extiende la prohibición de cobrar por pedidos telefónicos no confirmados hasta 90 días después de que los restaurantes puedan operar al 100% de su capacidad, y la Intro 2053-A extiende el límite de las tarifas que las aplicaciones de entrega a domicilio pueden cobrar a los restaurantes hasta 90 días después de que los restaurantes puedan operar al 100% de su capacidad”, explicó el Alcalde. “Debemos asegurarnos de que nuestros restaurantes estén protegidos mientras luchamos para superar esta crisis (…) Entendemos lo importante que son (los restaurantes) para el futuro de nuestra ciudad. Entendemos que la industria de los restaurantes significa el sustento de cientos de miles de neoyorquinos”.

La noticia fue bien recibida no solo por miembros de los más de 7,000 pequeños restaurantes de barrio, que más sufren los sobrecostos de las apps, sino tambien por repartidores, que como José González, aseguran que así habrá más flujo de pedidos.

“Esta es una buena noticia para todos los que estamos en la industria de los negocitos pequeños más ahora que cualquier dolarito que nos quiten nos duele en el alma”, comentó el trabajador salvadoreño.

De Blasio también fue cuestionado sobre lo que la Ciudad hará de cara al 30 de septiembre próximo, cuando los restaurantes podrán abrir sus comedores interiores con un 25% de capacidad total y dijo que estarán muy vigilantes.

Tenemos que vigilar cada paso con atención. Y estos próximos pasos son grandes pasos (…) comenzando a tener comedores interiores que ha sido un asunto muy delicado en todo el mundo. Y en algunos lugares, muchos lugares han tenido errores con el comedor interior. Entonces, creo que es inteligente hacerlo con cuidado, lentamente, paso a paso, para asegurarnos de que esté funcionando”, dijo el Alcalde.

“Mi esperanza es que podamos seguir ampliando los comedores interiores mientras seguimos reduciendo esta enfermedad. Pero en este momento inmediato, tenemos que ser muy inteligentes con cada movimiento que hacemos y asegurarnos de que se base en los datos y la ciencia”, concluyó De Blasio.