Pesimismo entre bodegueros luego de reunirse con el comisionado del NYPD

Los comerciantes reclaman seguridad y más acción policial ante ola de asaltos a esos negocios
Pesimismo entre bodegueros luego de reunirse con el comisionado del NYPD
Los propietarios de bodegas posan junto al comisionado del NYPD, Dermont Shea.
Foto: UBA / Cortesía

NUEVA YORK.- Aunque la reunión que sostuvieron los propietarios de bodegas con el comisionado de policía. Dermot Shea fue calificada como “muy fructífera”, los empresarios hispanos dijeron tener “pocas esperanzas” de que la ola de robos y violencia contra sus negocios tengan solución a corto plazo.

“La reunión fue muy importante pero ellos (los policías) en realidad, nos damos cuenta, hacen lo que pueden. Después que la Policía sufrió un recorte presupuestario de $1,000 millones, ahora se ven las consecuencias. Si antes teníamos delincuencia, ya pueden imaginarse ahora con menos policías”, dijo Radhames Rodríguez, presidente de la Unión de Bodegueros Americanos (UBA).

Rodríguez hizo notar que la violencia armada, los robos y asaltos son más comunes en los barrios pobres, que son las comunidades a las que sirven las bodegas.

Los miembros de la junta directiva de UBA en pleno acudieron a la cita que habían pautado para este miércoles con el comisionado del NYPD, una vez que acordaron tomar esta iniciativa a causa del incremento de procedentes de robos y asalto del que han sido objeto las bodegas, durante los meses de la pandemia de COVID-19. La reunión se llevó a efecto en One Police Plaza, cuartel central de la Uniformada.

“Estos tiempos me recuerdan a las décadas de los 70, 80 y 90 cuando literalmente teníamos que contratar seguridad personal para cerrar nuestro negocio. Hoy estamos menos seguros y eso debe cambiar”, dijo Carlos Herrera dueño de una bodega.

Herrera agregó que como propietarios de esos pequeños negocios pagan la parte que les corresponde de impuestos por seguridad pública y no están recibiendo ese servicio.

“Los policías no son respetados como antes y eso debe cambiar, destacó Herrera.

Fernando Mateo, otro de los dirigentes de UBA reconoció que quizá lo más productivo de la reunión con el comisionado Shea, fue su ofrecimiento de desplegar oficiales que están estacionados en los cuarteles a través de los condados de la ciudad, a que contacten a los propietarios de las bodegas e iniciar acciones conjuntas.

La idea es tener contactos directos entre los policías en los cuarteles con los bodegueros, explicó el activista.

“Este ya es un paso hacia adelante” dijo Mateo que reclamó en cambio que, “El presidente Trump responda por la violencia que se vive en la ciudad de Nueva York y asigne más fondos al NYPD”.

Más incidentes por las máscaras

Mateo dijo además que los bodegueros no tienen la autoridad para obligar a los clientes a usar las mascarillas. Trajo este tema para ilustrar que muchos de los incidentes que se han producido en las bodegas se debieron a que la gente no sigue las recomendaciones de usar las mascarillas.

“Los fiscales de distrito, la Policía son quienes deben hacer prevalecer la ley. Los bodegueros no pueden asumir el trabajo de los agentes del orden. Queremos estar seguros y evitar tener que hacer cumplir las reglas de uso de mascarillas y el distanciamiento, tenemos miedo de que nos maten por algo sobre lo que no tenemos control”, subrayó Mateo.

De otra parte, María Ortíz, gerente de operaciones de UBA, se mostró optimista en que el NYPD y la organización puedan coordinar directamente acciones para prevenir actos de violencia y precautelar la seguridad en las bodegas y la vida de sus propietarios.

La organización dijo en su momento que la ciudad de Nueva York, y específicamente el NYPD, había abandonado a su suerte a los propietarios y trabajadores de las bodegas, los que ratifican, son víctimas de violencia, hurtos y acoso.

El NYPD no emitió ninguna declaración oficial sobre la reunión con los bodegueros, pero UBA hizo circular una foto de los miembros de la organización junto al comisionado Shea, luciendo cada uno, gorras de la Uniformada.