Las veces que Donald Trump ha mencionado un cheque de estímulo más GRANDE que no acaba de llegar

Circulan las promesas sin acciones...

Las veces que Donald Trump ha mencionado un cheque de estímulo más GRANDE que no acaba de llegar
Las menciones públicas del presidente sobre un segundo cheque de estímulo no han sido suficientes para darle paso a legislación a esos fines.
Foto: Chris Kleponis / EFE

Los días pasan y los demócratas y republicanos siguen prometiendo y haciendo referencias a un cheque de estímulo que no está claro si llegara al menos antes de las elecciones.

A la cadena de comentarios para las gradas se suman las del presidente Donald Trump, quien esta semana insistió en que presiona a los miembros de su partido por un paquete más cuantioso que incluya cheques de estímulo de $1,200 mínimos.

Lo cierto es que el tema del desembolso de dinero para ejecutar un nuevo paquete de estímulo divide a republicanos y demócratas desde hace meses, y -aunque algunos estiman que la brecha divisoria se acorta- el tema hay que verlo día a día y aún no se puede llegar a conclusiones.

Este jueves, la portavoz de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, – a quienes detractores responsabilizan por el estancamiento en las negociaciones en el Congreso federal-, insistió en que no cederá a una cifra menor de los $2.2 billones de dólares para volver a la mesa de negociaciones.

“Cuando nosotros vayamos a la negociación será para discutir la asignación de recursos”, dijo una vez más la líder demócrata a reporteros en el Capitolio. “Pero es difícil ver cómo bajar más de eso cuando se tienen grandes necesidades”, agregó.

En ese sentido, el presidente urgió este miércoles a los congresistas de su partido a aceptar una propuesta que signifique una inversión mayor de dinero, precisamente, lo que piden los demócratas.

“Yo quiero una cantidad más grande”,  dijo Trump en medio de una conferencia en la Casa Blanca. “Algunos de los republicanos no están de acuerdo, pero yo pienso que los puedo convencer para que hagan eso”, agregó.

Pero, a pesar de que Pelosi incluso mantuvo una conversación tarde ese día con el encargado de las negociaciones, el secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin, todavía las partes no se encuentran tan cerca de llegar a un acuerdo satisfactorio.

Un discurso repetitivo

No es la primera vez que Trump se manifiesta sobre mayores partidas para ayuda económica. En junio pasado, en una entrevista con Scripps, el funcionario dijo que evalúa una propuesta muy “generosa” de cheques de estímulo que sería anunciada en las próximas semanas y que sería bipartidista.

Posteriormente, a principios de julio, Trump dijo en entrevista con Fox News que un próximo cheque podría ser de más de $1,200 mínimos.

“Yo favorezco números más grandes que los de los demócratas (HEROES Act), pero tiene que hacerse de forma apropiada”, indicó el primer mandatario. “Yo quiero que el dinero que le llegue a la gente sea más para que lo puedan gastar. Yo quiero que el dinero llegue rápido y de una manera no complicada”, sostuvo.

Las declaraciones más recientes del presidente sobre la posibilidad de una segunda ronda de cheques de estímulo fueron mediante su cuenta de Twitter a mediados de agosto cuando dijo que promueve un cheque de $3,400 dólares por una familia de cuatro.

“He ordenado a @stevenmnuchin1 que se preparen para enviar pagos directos ($3,400 para una familia de cuatro) a todos los estadounidenses. LOS DEMÓCRATAS ESTÁN AGUANTANDO ESTO!”, lee uno de los mensajes compartidos ayer en su cuenta en la red social.

Los resultados de la supuesta orden del presidente hace un mes aún no se concretan.

Nuevo plan bipartidista

Por otro lado, un grupo bipartidista en la Cámara, denominado “Caucus de Resolutores de Problemas” (Problem Solvers Caucus), presentó una nueva propuesta nombrada “March To Common Ground” que implicaría un desembolso escalonado de $1.5 billones. El proyecto busca conciliar las diferencias entre las propuestas de ambos partidos.

Sin embargo, pocas horas después de haber sido presentado, un grupo de ocho demócratas expresaron públicamente su oposición por considerar que el plan se queda corto en cuanto a fondos para estados, entre otros temas. También, republicanos aliados a Trump en la Cámara y el Senado no están del todo convencidos con la propuesta.