Cómo hacer mantequilla en casa con un solo ingrediente

Mantequilla 100% casera, perfecta y en menos de 10 minutos

Cómo hacer mantequilla en casa con un solo ingrediente
Mantequilla 100% casera y sin aditivos.
Foto: Rodeopix / Pixabay

Puedes tener una mantequilla casera con poco esfuerzo, un solo ingrediente y en menos de 10 minutos. Deliciosa y lista para usar en tus platillos, el pan, tus postres. Sí, increíble pero cierto.

Tienes dos opciones, la más fácil es usando una batidora; si no tienes batidora entonces puedes usar un tarro de cristal Mason con tapa hermética.

Usando batidora

Para hacerla en batidora seguiremos la receta de Simple Cooking Channel.

Solo necesitas 600 ml de crema pura. Debe tener al menos de 38% a 40% de contenido de grasa para crear la mantequilla.

  1. Empieza a batir la crema a velocidad baja-media, en cuanto empiece a espesar aumenta a velocidad alta durante tres minutos.
  2. Podrás observar como ahora tienes dos productos, suero de leche y mantequilla.
  3. Con las manos limpias presiona la mantequilla para “exprimir” el resto de suero.
  4. Coloca la mantequilla en un molde o recipiente y cubre; está lista para refrigerarse. Almacena hasta por dos semanas.

Usando un tarro

Necesitas una taza de crema 38%-40% grasa, un tarro de cristal del tamaño de una pinta que debe tener tapa para cerrar herméticamente y agua fría para enjuagar.

  1. Vierte la crema en el tarro Mason; se llenará hasta la mitad. Cierra muy bien la tapa.
  2. Agita el tarro con velocidad durante 5-7 minutos. A los pocos minutos irá adquiriendo una apariencia de crema batida.
  3. Cuando se aprecie una parte sólida agita por otro minuto más. La crema se habrá transformado, por una parte es sólida y con un delicado color amarillo, es mantequilla; ahora también hay un líquido blanco, suero de leche.
  4. Enjuaga la mantequilla con agua fría y aplástala con las manos hasta formar una bola; enjuaga de nuevo. ¡Listo!

Guarda en un recipiente, tapa y refrigera.

Puedes usar el suero de leche para otras recetas y hornear.

La consistencia de la mantequilla casera es realmente perfecta, lo mejor es que es un producto sin ningún aditivo. Tiene un buen sabor, es cremosa y suave.

Procura refrigerar tu mantequilla en un recipiente cerrado (bolsa o plato de mantequilla) ya que es un producto que absorbe fácilmente los olores y sabores fuertes de su entorno. Si deseas mantenerla por más de 2 semanas, puedes optar por congelarla.

Te puede interesar: