Cerca de 2,000 mujeres fueron asesinadas por hombres en Estados Unidos en 2018

“La triste realidad es que las mujeres casi siempre son asesinadas por alguien que conocen”,
Cerca de 2,000 mujeres fueron asesinadas por hombres en Estados Unidos en 2018
Protesta contra la violencia doméstica
Foto: MARK RALSTON / AFP / Getty Images

Los feminicidios son otra epidemia que azota a la sociedad en Estados Unidos.

Un total de 1,946 mujeres perdieron la vida en 2018 a manos de un hombre, que en muchas ocasiones era su pareja o un conocido, reveló este miércoles un estudio privado hecho en el país, que alerta que en la mayoría de los casos el agresor usó un arma de fuego.

El estudio “Cuando los hombres asesinan a las mujeres. Un análisis de los datos de homicidios de 2018”, encontró, al analizar las estadísticas de ese año, el más reciente del que se tiene información, que el 92% de los casos documentados correspondía a mujeres asesinadas por alguien que ellas conocían.

De esa cifra, el 63% era la esposa o conocida de sus agresores.

“Once veces más mujeres fueron asesinadas por un hombre que conocían que por desconocidos”, agrega en un comunicado Violence Policy Center (VPC), organización encargada de la investigación, que enumeró entre los posibles responsables a cónyuges, conocidos íntimos o miembros de la familia.

“La triste realidad es que las mujeres casi siempre son asesinadas por alguien que conocen”, afirmó la directora legislativa de VPC, Kristen Rand, para quien pese al trabajo incansable de defensores y líderes de la comunidad para reducir la violencia doméstica, todavía “hay mucho por hacer para proteger a las mujeres en peligro”.

En una mirada en retrospectiva de los informes elaborados hasta ahora, VPC indicó que la tasa de mujeres asesinadas por hombres en incidentes que involucraron a una sola víctima y un solo agresor bajó de 1.57 por cada 100,000 mujeres en 1996 a 1.28 por cada 100,000 casos en 2018, lo que supuso una reducción del 18%.

No obstante, señalaron que con respecto a la estadística más baja, registrada en 2014 de 1,08 asesinatos por cada 100,000 mujeres, se observó un aumento del 19 % en 2018.

Alaska es el más letal

Al desglosar los estados en los que más mujeres perdieron la vida a manos de un hombre en 2018, Alaska encabezó las cifras con una tasa de 3.40 casos por cada 100,000 mujeres, es decir, “dos veces y media más” que la cifra nacional.

Le escoltaron ese año Missiouri, (2.34 homicidios por cada 100,000 mujeres); Oklahoma, Nuevo México, Louisiana, Arkansas, Nevada, Dakota del Norte, Tennessee y Montana.

Entre los homicidios en los que se identificó la raza de la mujer asesinada -que representaron un total de 1,906-, el documento encontró que 1,215 eran blancas, 605 negras, 56 asiáticas o de las islas del Pacífico y 30 amerindias o nativas de Alaska.

“Las mujeres negras se ven más afectadas de manera desproporcionada por la violencia doméstica letal. En 2018, las mujeres negras fueron asesinadas por hombres a una tasa de 2.85 por cada 100,000”, casi tres veces más que los casos que involucraron a mujeres blancas, los cuales representaron una tasa de 1.03 por cada 100,000 mujeres.

Armas de fuego

El estudio, dado a conocer con motivo de la celebración en octubre del “Mes de la Concientización sobre la Violencia Doméstica”, advirtió de que las armas de fuego fueron las más utilizadas para acabar con la vida de mujeres en 2018.

La evaluación nacional de las cifras desveló que el 56% de las víctimas fue atacada con armas de fuego y del total de homicidios cometidos de esta manera, un 69% correspondió a pistolas.

Otras de las conclusiones a la que llegó el informe es que, en todo el país, el 82% de los homicidios en los que se pudo identificar las circunstancias “no estaban relacionados con la comisión de otro delito grave”.

“La mayoría de las veces, las mujeres fueron asesinadas durante una discusión entre la víctima y el agresor”, detalló la información.