¿Es la sandía el mejor remedio natural para combatir la presión arterial alta?

La sandía es rica en licopenos y un aminoácido llamado L-citrulina, que le confieren extraordinarias bondades para regular la hipertensión y proteger al sistema cardiovascular

¿Es la sandía el mejor remedio natural para combatir la presión arterial alta?
Realizar ajustes en el estilo de vida y alimentación, son dos aspectos fundamentales en el buen control de la hipertensión.
Foto: Pxhere

La hipertensión también conocida como presión arterial alta, es un trastorno en el cual los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta y se relaciona con graves consecuencias de salud. Lo cierto es que se trata de una de las condiciones de salud más recurrentes en la sociedad actual y es uno de los temas de salud pública más preocupantes. Según información liberada por la Organización Mundial de la Salud, la hipertensión es un enemigo silencioso que de no atenderse tiende a derivarse en daños en el corazón y los vasos sanguíneos de los principales órganos como es el caso de riñones y cerebro. 

Lo cierto es que un buen control de la presión arterial alta es la causa prevenible más importante de enfermedades cardiovasculares, que suelen derivarse en infarto de miocardio, un ensanchamiento del corazón y, a la larga, una insuficiencia cardiaca. 

Se trata de un padecimiento que se relaciona directamente con el estilo de vida, los hábitos y costumbres de cada persona, por lo gran parte de su prevención y adecuado control radica en realizar ajustes relacionados con la alimentación, actividad física, niveles de estrés y hábitos nocivos, como es el caso del excesivo consumo de alcohol y el tabaquismo. 

En los últimos años diversos dietistas especializados han señalado que una de las principales y más recurrentes preguntas en consulta es: ¿Qué debo comer para bajar mi presión arterial? La realidad es que resulta un cuestionamiento bastante lógico, teniendo en cuenta que aproximadamente 100 millones de estadounidenses padecen hipertensión; según la información revelada por American Heart Association.

Con base en lo anterior mucho se ha hablado sobre los alimentos que se destacan por sus propiedades cardiprotectoras y en concreto aquellos que tienen la capacidad de regular y disminuir la presión arterial. Si bien existen varias buenas opciones que no pueden faltar en la dieta de los pacientes hipertensos, la sandía es considerada uno de los mejores aliados.

Beneficios de la sandía para la hipertensión:

Es bien sabido que un adecuado consumo de frutas es un aspecto muy importante en cualquier alimentación equilibrada, son indispensables gracias a su aporte en nutrientes esenciales como vitaminas, minerales y antioxidantes. Lo cierto es que al padecer cualquier enfermedad crónica, la ingesta de fruta se vuelve aún más relevante.

La sandía es una fruta ligera, jugosa y muy refrescante que cumple con todas las cualidades importantes para un buen manejo de la presión arterial alta. En principio su consumo es altamente recomendado ya que no contiene azúcares agregados y es una fruta rica en tres nutrientes clave, que benefician la presión arterial: potasio, licopeno y L-citrulina. 

Es un hecho que todos los médicos que diagnostican hipertensión en consulta, como parte fundamental de su receta médica enfatizan en la importancia de realizar cambios en el estilo de vida y seguir una dieta adecuada y especialmente diseñada para dicha condición. La principal recomendación es seguir una dieta baja en sodio, azúcares añadidos y grasas saturadas. Si bien cada plan alimenticio será creado con base en las necesidades de cada paciente, de cajón los especializas aconsejan basar la alimentación diaria en el consumo de alimentos integrales: frutas, verduras, cereales de grano entero y frutos secos. 

¿Por qué la sandía es tan recomendable?

Si bien la sandía se caracteriza por ser una fruta muy saludable y llena de beneficios para la salud, tiene beneficios específicos sobre la hipertensión. El principal se debe a que es rica en un aminoácido llamado L-citrulina, que ayuda a mantener un flujo sanguíneo estable. De hecho se cuentan con referencias que lo avalan, tal es el caso de un estudio liberado en el American Journal of Hypertension en el cual se comprobaron los beneficios de la sandía para reducir significativamente la presión arterial en personas con sobrepeso tanto en reposo como bajo estrés, en parte debido a los efectos de la L-citrulina.

Esta sustancia resulta tan benéfica ya que interviene en la producción de óxido nítrico, un gas que relaja los vasos sanguíneos y apoya en la flexibilidad de las arterias. Es por ello que la sandía ha sido considerada un gran aliado en la reducción de la presión arterial sistólica y diastólica.

Otra de sus grandes cualidades medicinales se relaciona con su contenido en licopenos, que son antioxidantes responsables de su color rojo vibrante y otras maravillas medicinales. Se destacan por sus efectos favorables sobre la presión arterial alta y también disminuyen el riesgo de padecer otros trastornos cardiovasculares. 

Si bien la sandía se destaca por su riqueza mineral, de manera especial llama la atención su contenido en potasio; compuesto clave en un buen equilibrio de la presión arterial. Aumentar el consumo de alimentos ricos en potasio es parte de todas las recomendaciones nutricionales en la dieta de pacientes hipertensos, es por ello indispensable integrar el consumo de sandía a través de jugos, batidos, ensaladas y salsas. 

Se ha comprobado que un alto consumo en azúcares añadidos, los cuales se distinguen por estar en grandes cantidades en todo tipo de alimentos procesados (sobre todo en bollería, bebidas y postres), se relaciona directamente con el aumento en la presión arterial en adultos mayores. Sin embargo la buena noticia es que no se reporta efecto nocivo alguno ante el consumo de alimentos ricos en azúcares naturales, como aquellas que se encuentran en la sandía.

Ahora ya lo sabes comer sandía no sólo es hidratante, nutritivo, refrescante y de gran poder diurético. Es un elemento importante para mantener equilibrada la presión arterial y proteger la salud cardiovascular.