¿Por qué es importante la fecha del 2 de octubre para la aprobación de un nuevo cheque de estímulo?

El tiempo apremia para que se le dé paso en el Congreso a un nuevo paquete de rescate económico por varias razones

¿Por qué es importante la fecha del 2 de octubre para la aprobación de un nuevo cheque de estímulo?
Los representantes en la Cámara federal inician un nuevo receso legislativo el 2 de octubre.
Foto: Shutterstock

La Cámara de Representantes federal tiene hasta el 2 de octubre para aprobar la nueva propuesta de estímulo económico en medio del impasse en las negociaciones entre líderes legislativos y la Casa Blanca.

La fecha es clave ya que se espera que luego de ese día los representantes inicien un nuevo receso, lo que implicaría más retrasos en los procesos legislativos ya paralizados por diferencias entre las delegaciones sobre el monto y lo que debe incluir una nueva ley de rescate por coronavirus como “CARES Act”.

Aunque no está claro si el nuevo plan reducido de los demócratas en la Cámara incluye cheques a individuos y familias, la disposición no está descartada.

De hecho, la ley previa aprobada en mayo pasado por la mayoría demócrata en ese cuerpo, nombrada “HEROES Act” (que no ha sido considerada por los republicanos), incluye cheques mínimos de $1,200 para individuos, y la misma cantidad por dependientes hasta tres.

Los demócratas, liderados por la portavoz de la mayoría en la Cámara, Nancy Pelosi, trabajan en el borrador de la ley que podría ser desvelada a partir de la próxima semana.

La medida busca acortar las distancias entre los miembros de ese partido y los republicanos, y agilizar la posible aprobación de un nuevo paquete bipartidista de alivio para los estadounidenses más afectados por la pandemia.

La legislación en proceso implica un desembolso de $2.4 billones de dólares en comparación con los requeridos $3.4 billones bajo HEROES Act.

Sin embargo, lo anterior no representa una garantía de que los republicanos consideren el proyecto, ya que la delegación apuesta a una inversión menor.

Nominación a la Corte Suprema afecta los procesos

En esta discusión no se puede obviar el impacto que podría tener en el trámite legislativo el nombramiento de una nueva jueza al Tribunal Supremo tras el deceso de la magistrada Ruth Bader Ginsburg.

Este sábado, el presidente Donald Trump se dispone a hacer el anuncio de la nominada, que varios medios han identificado como la conservadora Amy Coney Barrett.

Luego de que se confirme el anuncio del mandatario, el Senado debe evaluar y votar por la jueza, proceso que requerirá la atención del Congreso que cada vez está más limitado de tiempo por recesos y la proximidad de las elecciones del 3 de noviembre.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, ya anticipó que -acorde con el pedido del presidente- atenderá de inmediato el nombramiento, a pesar del llamado de múltiples líderes demócratas que piden que el proceso se realice pasados los comicios.

McConnell es también pieza clave en la discusión para la aprobación de un nuevo paquete de estímulo, asunto sobre el que no se ha manifestado con contundencia por las pasadas semanas.