Dúo musical rinde tributo a campesinos por COVID-19

Alán y Roberto les llevan El Piscador, un corrido compuesto para reconocer a los trabajadores del campo

Dúo musical rinde tributo a campesinos por COVID-19
El dúo de los hermanos Alán y Roberto Lara llevan música a los trabajadores del campen Santa María, California. (Cortesía Alán y Roberto Lara)
Foto: Cortesía

De la mano de un guitarrista, el dueto musical conformado por los hermanos Alán y Roberto Lara Meza se fueron a los campos de fresa de Santa María, California a cantarle a los trabajadores del campo, El Pizcador, un corrido que compusieron especialmente para ellos.

Es un homenaje y mensaje de gratitud para los trabajadores esenciales en el campo quienes no han parado de laborar durante la emergencia del coronavirus y los fuertes incendios”, dice Beto Lara quien hace la segunda voz en el dúo mientras que su hermano Alán se encarga de la primera voz.

El dúo de Alán y Roberto Lara con los campesinos de Santa María, California. (Cortesía Alán y Roberto)

Además de su música les repartieron comida y mascarillas a los campesinos de Santa María.

“Los trabajadores del campo han sido de los más afectados por este virus de alto riesgo y hacen un sacrificio a diario para mantener alimentada a la población”, dice Beto.

Alan y Roberto Lara son originarios del poblado 7 del Valle Del Carrizo en el municipio de Ahome, Sinaloa, México, pero viven en Phoenix donde se ganan la vida como taqueros soñando un día con triunfar en la música y dejar la cocina.

“Empezamos como solistas, pero hace seis años nos unimos cuando nos dimos cuenta que nos podía ir mejor acompañados, que cada quien por su lado, y son menos gastos”, explica la segunda voz del dúo.

Alán y Robert Lara llevan su música a los campos de California. (Cortesía Alán y Roberto)

Su trabajo musical está inspirado en el trabajo musical de sus paisanos Los Tigres del Norte, Los Tucanes de Tijuana, Chalino Sánchez y Bertín y Lalo.

Debido al clima político que se vive en el país, Alán y Roberto se han dedicado a crear temas dedicados a los trabajadores en los que destacan sus contribuciones.

Fue su amigo Rogelio García, conductor de un tráiler quien los inspiró para crear el corrido de El Trailero como un tributo a todos los hombres y mujeres que se dedican a recorrer las carreteras con sus camiones cargados con alimentos y otros productos básicos.

Beto cuenta que su estilo no es sierreño ni norteño sino campirano, y se hacen acompañar por una guitarra, un requinto y un tololoche – un instrumento musical tradicional del norte de México – .

Alán y Roberto Lara trabajan en un restaurante en Phoenix. (Cortesía Alán y Roberto)

Aclara que ellos no tocan los instrumentos sino que se enfocan en componer y cantar.

Y en seis años ya llevan cuatro discos. Este año, al inicio de la pandemia lanzaron el Corrido Del Coronavirus, y empezaron a cobrar fama pues su música se empezó a escuchar por cadenas de radio y llegaron las entrevistas en televisión nacional.

Pero el esfuerzo de los campesinos que madrugan a la siembra y la cosecha de los alimentos durante esta crisis de salud, los llevó a componer El Piscador.

Ir a cantarles al campo fue una experiencia muy bonita sobre todo verlos corre y corre por llenar las cajas. Ellos ganan por caja”.

Alán y Roberto Lara dedican sus corridos a los trabajadores esenciales. (Cortesía Alán y Roberto)

El Corrido de El Piscador lo puedes escuchar aquí:
https://youtu.be/vBzcOrUPHJc  y dice así:

Yo soy quien se levanta a las 3 de la mañana a preparar mi lonche porque es dura la jornada, 

pues trabajo en el campo piscando y no descanso para que en tu mesa nunca te falte un bocado.

Levantando la cosecha que nos da la noble tierra 

con esfuerzo y sacrificio cumplimos con la tarea 

bajo los rayos del sol nos abraza con sudor 

ya la tarde se marchó, mañana sigue la labor.

Las manos encallecidas pero yo me aguanto todo, 

todo esto es por mi familia, la razón de mi alegría. 

Las aves vienen y van; y a veces no las puedes alcanzar. 

Ni Dios te trae buenas nuevas. Todo esto cambiará.

Y venimos siguiendo los pasos de César Chávez y Dolores Huerta.

¡Campesinos siempre unidos! Alán y Roberto.

Es un trabajo pesado y no muy bien pagado. 

La necesidad te orilla a buscarle en esta vida 

somos los grandes cimientos y

no hay reconocimiento.

Bien plantada la semilla germinará algún día.

Beto dice que esperan regresar muy pronto a cantarles de nuevo a los campesinos de California.

“Tenemos una invitación para ir a un campo de aguacates, pero también queremos aprovechar para agradecer a Lalo El Tejano de Santa María y a Misael de Efren’s Restaurante por apoyarnos para llevar comida a los trabajadores del campo”.