El ayuno intermitente podría no funcionar para perder peso, según científicos de la Universidad de California

En los últimos años todos hablan de los increíbles beneficios del ayuno intermitente. Un nuevo estudio pone en duda sus efectos para adelgazar

El ayuno intermitente podría no funcionar para perder peso, según científicos de la Universidad de California
Restringir la alimentación en ventanas de tiempo tan estrictas, podría ser contraproducente para perder peso.
Foto: Shutterstock

Las tendencias de nutrición, salud y bienestar han crecido a pasos agigantados en los últimos años y con ellas todo tipo de dietas para perder peso y que también se relacionan con beneficios medicinales, que mejoran la calidad de vida.

El ayuno intermitente es uno de los métodos más populares de los últimos años, de un momento a otro todos hablaban sobre sus inmensos beneficios. Lo cierto es que es una tendencia que se ha puesto muy de moda en la comunidad wellness. Es por ello que en los últimos meses los contenidos relacionados con el ayuno intermitente están en todos lados y gracias a ellos hemos podido conocer sobre su gran potencial terapéutico. Se cuenta con numerosos estudios y trabajos de investigación, que hablan sobre sus maravillas.

Entre las principales bondades que muchos relacionan con el ayuno intermitente, se encuentra la pérdida de peso; de hecho es una cuestión que aparece en numerosas referencias.

Sin embargo recientemente se liberó un estudio que podría indicar lo contrario. Se trata del trabajo realizado durante 7 años por el Dr. Ethan Weiss, cardiólogo de la Universidad de California en San Francisco y quien se ha dedicado a experimentar con el ayuno.

Lo cierto es que científicamente hablando el ayuno intermitente se volvió relevante, después de que una serie de estudios prometedores en ratones sugirieran que podría ser una estrategia efectiva para perder peso en humanos. Así que Weiss decidió intentarlo él mismo restringiendo su propia alimentación a ocho horas al día. Al ver que perdió peso le llamó más la atención el tema y en el 2018 junto con un grupo de investigadores iniciaron un ensayo clínico al respecto. 

Los resultados fueron liberados este lunes y resultaron bastante sorprendentes. En dicha investigación no se encontró evidencia sobre los beneficios de comer con restricciones de tiempo como una buena estrategia para perder peso. 

El estudio se realizó con personas que comieron en horarios aleatorios dentro de una estricta ventana de 8 horas por día y sin comer por la mañana. Los candidatos perdieron un promedio de 2 libras durante 2 semanas. Mientras que los participantes que comieron en los horarios normales de comida, con refrigerios permitidos, perdieron 1.5 libras. La diferencia no fue “estadísticamente significativa”, según el equipo de investigación de UCSF.

La realidad es que el ayuno intermitente en los últimos años de ha vuelto la tendencia más popular, grandes personalidades promueven sus beneficios; desde artistas  famosos que se preparan para sus papeles, en Silicon Valley se lanzó una aplicación para ayudar a las personas a monitorear sus ayunos y ha sido un elemento importante para diversos gurús de la salud. Con todo esto resulta sencillo entender porque fue la búsqueda de dietas de mayor tendencia en Google, según los datos liberados por Google Trends.

Como parte del estudio los investigadores encontraron otra posible desventaja al realizar pruebas más avanzadas, en las cuales se incluyeron parámetros como el porcentaje de masa grasa, masa magra, glucosa en ayunas, insulina en ayunas, entre otros. A través de realizar dichas mediciones, los investigadores descubrieron que las personas que realizaban ayuno intermitente a largo plazo parecían perder más masa muscular.

Como conclusión Weiss señala que hay muchos estudios por hacer, sobre todo los enfocados en demostrar qué tan seguro es el ayuno en personas de más de 60 años de edad y quienes padezcan de alguna enfermedad crónica como la diabetes, obesidad e hipertensión. Y señala que no esta listo para descartar por completo el ayuno intermitente, aunque a la larga siempre será recomendable perder peso de manera saludable, sin restricciones y alimentarse equilibradamente.