Disminuye en un 41% arrestos a jóvenes por reforma judicial en NYC, pero casi la totalidad de detenidos son negros e hispanos

Una investigación que hizo seguimiento a 473 casos de jóvenes entre 16 y 17 años reconoce que la ley 'Raise the Age' detuvo el número de arrestos, pero no la disparidades raciales

Disminuye en un 41% arrestos a jóvenes por reforma judicial en NYC, pero casi la totalidad de detenidos son negros e hispanos
61% de los arrestados fueron negros y 32% hispanos.
Foto: Archivo / Getty Images

Luego de dos años que entró en vigor en Nueva York la Ley de Aumento de la Edad de Responsabilidad Penal, conocida como ‘Raise the Age’, que impide que los menores de 16 y 17 años sean procesados automáticamente como adultos, se cuantifica una reducción de más del 40% de arrestos a jóvenes. Pero preocupa que el 93% de ese grupo, que tuvo alguna interacción con la policía y las cortes, fueron negros y latinos.

Una investigación llevada a cabo por Youth Justice Research Collaborative (YJRC),  grupos universitarios y organizaciones sin fines de lucro,  entre junio y octubre de 2019,  detalla que cuando se analizaron 473 casos de detenciones entre los grupos étnicos, en edades comprendidas entre 16 y 17 años, se observa en la Gran Manzana una abrumadora “persistencia en las disparidades raciales”.

“Los jóvenes y niños en las comunidades de color de la ciudad de Nueva York son demasiados vigilados en sus escuelas y vecindarios. El contacto con la policía de estos grupos y la posibilidad de un arresto sigue siendo una posibilidad de alta frecuencia”, especifica el reporte que se desprende del monitoreo de 600 horas en cortes juveniles y familiares.

Kate Rubin, directora de políticas e iniciativas estratégicas de YJRC,  comentó que “claramente, muchas de las cosas están funcionando según lo previsto, ya las tasas de detención a niños y adolescentes habían bajado significativamente antes de que esta ley entrara en vigor”.

La preocupación que expresa Rubin, y corrobora el informe, es que se observa que el sistema de administración de justicia “aun se queda corto” en un trato más humanizado a estos grupos. No solo por las “evidentes disparidades raciales”, sino por el uso excesivo de la detención y el trato a las familias en los tribunales.

Vidal Guzmán, de origen dominicano, siendo casi un niño conoció en carne propia el peso de la justicia penal en NYC. (Foto Mariela Lombard)

“Siguen persiguiendo a muchachitos”

En las calles hay otras perspectivas. Vidal Guzmán, de origen dominicano, tenía 13 años cuando conoció de frente los efectos de un “contacto” con el Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York (NYPD). Todo comenzó en una detención de él y un grupo de sus “vecinos de la cuadra”. Allí, fue el punto de partida de  todo un laberinto de  “problemas” con la justicia que todavía le afectan.

“El sistema sigue siendo dirigido a perseguir a nuestros muchachitos de color. Lo observamos muy claro en la reacción policial en las protestas de ‘Black Live Matter’. Siguen teniendo la mira puesta en los hispanos y los negros. No lo digo yo. Todas las estadísticas de “stop and frisk” (Pare y Revise) que supuestamente ya fue eliminada, así lo respaldan”, dijo el activista de la organización JLUSA que trabaja por la disminución de la población carcelaria.

El joven Vidal, hoy con 24 años, sigue de cerca qué pasa en vecindarios como Harlem, en donde se crió conociendo  cómo decenas de niños y adolescentes cayeron en circunstancias diversas en la red de la justicia.

“Creo que se ha descrito claramente qué pasa con los muchachos más pobres de nuestros vecindarios. El sistema sigue castigándolos para que nunca más se levanten. Debemos trabajar más duro para que tengan derecho a una oportunidad, si cometieron un error a muy temprana edad. ”, opinó.

El centro de detención juvenil Horizon de El Bronx sigue siendo “muy vigilado” por defensores de los Derechos Humanos. (Archivo)(Foto: Mariela Lombard)

“Se supone que hay más oportunidades”

Desde el primero de octubre del 2018, cuando entró en vigor la ley, los infractores menores de 17 años ya no son detenidos y tratados como adultos, y los reclusos de menos de 18 años que estaban presos en la cárcel de Rikers Island fueron transferidos al Centro de Detención Juvenil Horizon, en El Bronx, manejado por la Administración de Servicios Infantiles (ACS).

El joven de origen salvadoreño Javier Luna, hoy con 19 años, fue arrestado por posesión de cocaína en Queens. Según sus propias palabras fue tratado por todo el sistema como el “narcotraficante más peligroso del mundo”. Siendo aun menor de edad conoció los garrotes de la cárcel. Hoy está libre, pero confiesa que con pocas opciones para pensar en un futuro prometedor.

“Cuando supe de la norma que impide que niños sean procesados como adultos, me dio alegría por miles de muchachos que por no tener la cabeza bien puesta y por muchas razones, se meten en líos. Ahora se supone que la justicia le da otras oportunidades”, opinó Javier, quien relata que tiene cicatrices vivas de esa detención e interacción con la justicia. Dice que padece, por citar solo eun ejemplo, cuán complicada es la posibilidad de “un empleo digno”.

Tratos poco humanizados

Después de más de un siglo de tratar a los jóvenes de 16 y 17 años como adultos en el sistema de justicia penal, la aprobación de la reforma ‘Raise the Age’ en Nueva York, en su espíritu legal da paso a la “construcción” de un sistema nuevo para los adolescentes.

Bajo esta ley los adolescentes infractores deben tener acceso a servicios y programas apropiados para su edad, diseñados para promover la rehabilitación. Pero a criterio de las organizaciones que evaluaron en detalle sus avances, en el primer año de aplicación de esta reforma, todavía hay tratos “poco humanizados” en el proceso judicial.

El reporte de YJRC documenta con datos, que aunque existe en la Gran Manzana una tendencia ascendente muy positiva por el bajón porcentual en detenciones, en contraste, el trato en la presentación en los tribunales es un tema que todavía se debe revisar con cuidado.

“El ambiente en algunas salas de audiencias, en sus prácticas y protocolos rutinarios, continúan siendo un entorno de criminalización, no propicio para encontrar los resultados más favorables para los jóvenes. El eventual uso de esposas y la cantidad de agentes policiales cercanos a los jóvenes, en el proceso de la presentación en la corte, son dos ejemplos cuantificables”, describe la investigación.

Casi tres cuartas partes (73%) de los jóvenes en un comparecencia ante el juez  y casi una cuarta parte (24%) en el Tribunal de Familia, fueron rodeados “muy de cerca” por al menos un oficial de la policía en la corte. Así lo ponderan los observadores de YJRC.

“Una aplicación exitosa”

Un portavoz de la Oficina Estatal de Administración de Tribunales, Lucien Chalfen, dijo a medios locales que esta reforma “se implementó de manera muy exitosa y sin problemas. Se ha mantenido a innumerables jóvenes fuera del sistema de la justicia penal para adultos y en el Tribunal de Familia. La forma en que los acusados pasan por el tribunal antes de ser presentados para la lectura de cargos, es algo que maneja la policía de Nueva York”.

Hace dos semanas, el mismo grupo de investigadores también publicó los resultados de una encuesta a defensores de menores sobre cómo el COVID-19 y el cierre de las cortes afectó el sistema de justicia de menores.

En conclusión, se da cuenta de un aumento de las grandes barreras para la defensa de jóvenes infractores por los largos tiempos de espera de beneficios procesales como la libertad condicional.

 Conclusiones del reporte YJRC:

  • 2.522 detenciones de jóvenes de 16 años en la primera año de Raise the Age, casi la mitad (46%) por delitos menores.
  • 61% de esos arrestados eran negros y 32% de origen hispano. El 85% eran hombres.
  • 41% disminuyó las detenciones de jóvenes de 16 años en la Gran Manzana en 2019 con respecto al 2018.
  • 20% descendió los arrestos a jóvenes de 17 años en 2018 inclusive antes de la aplicación de la ley.
  • 55% (237 de 432) de los jóvenes de 16 años acusados ​​como delincuentes juveniles en algún Tribunal de Familia de la ciudad de Nueva York fueron objeto de detenciones, durante los primeros meses de aplicación de Raise Age.
  • 76% de los jóvenes de 16 años de la ciudad de Nueva York acusados ​​por infracciones fueron liberados por su cuenta en comparación con el 60,1% del año anterior a la aplicación a la ley.
  • 1,137 jóvenes de 16 años fueron arrestados y procesados en las secciones juveniles del tribunal de adultos en el primer año de Raise the Age. De los procesados, el 84% tuvo sus casos transferidos a un Tribunal de Familia.
  • 93% de estos casos de delitos graves no violentos y el 80% de los casos de delitos violentos, fueron transferidos a cortes familiares.
  • 11% de los casos de jóvenes detenidos por infracciones a la ley en NYC el tiempo de presentación en un Tribunal de Familia tomó más de un mes.