5 cosas que le suceden a tu cuerpo cuando comes alimentos procesados

Galletas, panes, embutidos... no solo te aumentan de peso

5 cosas que le suceden a tu cuerpo cuando comes alimentos procesados
Foto: Caleb Oquendo / Pexels

Los alimentos procesados ​​no son exclusivamente macarrones con queso y toda la comida rápida. No todos los alimentos procesados entran en el mismo cajón. Por un lado están los que debes evitar de consumir con frecuencia y por otro los que puedes integrar a tu dieta equilibrada.

¿Que son los alimentos procesados?

Los alimentos que se han cocinado, congelado, envasado o modificado en su composición nutricional con fortificación, conservación o preparación de diferentes formas son considerados procesados según la Academia de Nutrición y Dietética.

Los mejores: mínimamente procesados

Las espinacas en bolsas o alimentos procesados para asegurar la calidad nutricional y la frescura como los tomates enlatados, frutas y verduras congeladas y atún enlatado son opciones para integrar a una dieta saludable.

Los peores: ultraprocesados

Van más allá de la incorporación de sal, edulcorantes o grasas para incluir colores y sabores artificiales y conservantes para mejorar la textura y aumentar la palatabilidad. Por lo general, están listos para comer con una preparación mínima. Tienden a ser bajos en fibra y nutrientes, con altas cantidades de azúcar y sodio agregados.

Por ejemplo: galletas, bebidas azucaradas, embutidos, papas fritas, cereales para el desayuno, pizza congelada y comidas preparadas.

¿Cómo afectan tu cuerpo los alimentos muy ultraprocesados?

1. Te pueden subir de peso

El consumo frecuente y en exceso de alimentos intensamente procesados te puede hacer aumentar de peso debido a su alto contenido en calorías.

Estudios revelan que las personas que tienen una dieta que incluye alimentos ultraprocesados tienden a comer alrededor de 500 calorías más diariamente que quienes siguen un régimen mínimamente procesado.

2. Aumenta el riesgo de muerte

Una dieta altamente procesada se ha relacionado con un mayor riesgo general de muerte. Estudios señalan que hay un 18% por ciento mayor riesgo de mortalidad por todas las causas con solo una porción de alimentos ultraprocesados al día y el 62% para quienes consumen cuatro porciones por día.

Entre las enfermedades asociadas a los alimentos ultraprocesados ​​destaca el riesgo de cáncer en general.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) las clasifica a las carnes procesadas en la misma categoría de alimentos que pueden causar cáncer y estudios demuestran que incrementa 42% el riesgo de enfermedad cardíaca y un 19% de posibilidades de sufrir diabetes tipo 2.

3. Problemas a tu corazón

“La mayoría del sodio de los estadounidenses proviene de alimentos procesados empaquetados y de restaurantes, no del salero”, señala la Asociación Americana del Corazón.

Los niveles altos de sodio están relacionados con la presión arterial alta, un factor de riesgo principal de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Principales fuentes de sodio: panes y bollos, embutidos, sándwiches, pizza, sopa y pollo (nuggets, pollo frito, etc).

4. Afectas tu flora intestinal y debilitas tus defensas

La dieta juega un papel importante en determinar qué tipos de microbios viven en nuestros intestinos. Una dieta rica en azúcar refinada y grasas no saludables, con bajo consumo de frutas y verduras es enemiga de las bacterias buenas que protegen tu organismo y favorecen el crecimiento de los microorganismos dañinos.

Comer o beber demasiada azúcar frena las células del sistema inmunológico que atacan a las bacterias. Este efecto dura al menos unas horas después de ingerir un par de bebidas azucaradas, explica la revista médica WebMD. 

5. Te haces adicto

Los alimentos con dos o más ingredientes clave relacionados con la palatabilidad, específicamente, azúcar, sal, grasas o carbohidratos, pueden activar los neurocircuitos de recompensa cerebral de manera similar a las drogas como la cocaína u opioides. También pueden evitar los mecanismos en el cuerpo que te hacen sentir llenos y te dicen que dejes de comer según explican investigadoras del Centro Cofrin Logan.

Si deseas reducir la ingesta de alimentos procesados, intenta preparar y cocinar más alimentos en casa. Opta por los productos no procesados y mínimamente procesados.

Te puede interesar: