Los 6 mejores trucos para bajar de peso con el desayuno

Un buen desayuno es importante en el rendimiento del día. Integrar los elementos adecuados, aporta nutrición y es clave para controlar la ingesta calórica y estimular la pérdida de peso,

Los 6 mejores trucos para bajar de peso con el desayuno
Los mejores consejos para crear desayunos sanos, saciantes, ricos en fibra y nutrientes. Aportarán todo lo que necesitas para adelgazar saludablemente y a largo plazo.
Foto: StockSnap / Pixabay

El desayuno es una comida importante, en principio porque es lo primero que consume el organismo después de un largo período de ayuno por el cual de manera natural pasamos durante la noche y también precede las horas del día en las que tenemos más actividad y por lo tanto mayor gasto de energía. Con base en lo anterior lo más relevante del desayuno es la calidad de los alimentos que consumimos, en teoría optar por comidas caseras y evitar los procesados; es la clave ya que es la manera de aumentar la ingesta de nutrientes y ahorrar toneladas de calorías extras. 

Lo cierto es que en muchas ocasiones no sabemos cómo preparar un desayuno saludable y que se distinga por sus beneficios para perder peso de manera óptima. La buena noticia es que existen recomendaciones que serán de gran ayuda, que en términos de sabor y salud que llevarán tus desayunos a otro nivel. Harán de tus desayunos una comida nutritiva, baja en calorías y potencian la quema de grasas. 

1. Hornea muffins saludables

Desayunar alimentos ricos en hidratos de carbono de lenta absorción, es un gran complemento para llenarnos de energía y estimular la digestión. Lo relevante es aprender a seleccionar las mejores fuentes de energía, es por ello que los cereales de grano entero son una gran alternativa. Hornear tus propios muffins caseros es un tip infalible, teniendo en cuenta que las versiones comerciales aportan 521 calorías y 22 gramos de grasa que se van directo abdomen y cintura. Las versiones caseras adecuadas pueden ser la salvación, existen buenas opciones como es el caso de las mezclas orgánicas que ofrece la marca de VitaTops. Su variedad de Wild Blueberry aporta únicamente 120 calorías y 2 gramos de grasa, prepara un lote de estos deliciosos y saludables panecillos para los desayunos y colaciones de la semana. 

Muffins./Foto: Pixabay

2. Cuando de huevos se trata, come siempre las yemas

Los huevos forman parte de los alimentos más saludables del planeta y son un básico del desayuno. Se trata de un alimento completo, nutritivo, saciante y de lo más versátil, son una gran alternativa para preparar desayunos caseros muy fáciles y saludables. Si tienes la costumbre de consumir únicamente las claras, con el objetivo de acelerar la pérdida de peso y consumir menos calorías, estás cometiendo un error. Las yemas de los huevos son ricas en grasas saludables y particularmente aportan una sustancia que se llama colina, que se relaciona con grandes beneficios para mejorar el funcionamiento cerebral y del sistema nervioso, promueve la buena memoria y mejora el estado de ánimo. Las yemas también aportan grandes cantidades de vitaminas como es el caso de la D y B12, que se relacionan con efectos positivos para la salud muscular, de los huesos y fortalecen al sistema inmunológico. 

huevo
Huevo frito. /Foto: Unsplash

3. Ve por los verdes

Existen rápidas y accesibles alternativas para hacer mucho más nutritivos y ricos en fibra los desayunos, los vegetales verdes son el aliado perfecto. Si acostumbras preparar algún jugo o batido por las mañanas, no dudes en agregar un puñado de espinacas o kale son el perfecto complemento para volver más nutritivo cualquier platillo. Son bajos en calorías, aportan numerosas vitaminas, minerales y antioxidantes y su alto contenido en fibra beneficia el proceso digestivo e intestinal, lo cual se relaciona con grandes cualidades para eliminar todo lo que el cuerpo no necesita. También aportan saciedad y son de gran ayuda para controlar el apetito y consumir menos calorías.

Jugo verde.
Jugo verde./Foto: Pixabay

4. El poder de una manzana al día

Si eres de los que inicia el día con poco apetito, no tienes porqué desayunar en exceso y una de las mejores alternativas para estos casos es un rico y colorido cóctel de frutas, añadir una manzana llevará sus propiedades nutricionales a otro nivel. Bien lo dice el dicho “una manzana al día del médico te librará” y lo mejor de todo es que integrarla como parte del desayuno es muy fácil, ya que va bien en  todo tipo de jugos, batidos, panqueques, muffins y con avena. Iniciar el día con una manzana es una de las mejores fuentes de fibra, un nutriente esencial en la pérdida de peso y que del cual se han comprobado sus beneficios para estimular la quema de grasa abdominal. De hecho se cuenta con un estudio que avala lo siguiente: por cada aumento de 10 gramos de fibra soluble ingerido por día, los participantes del estudio arrojaron un 3,7% de grasa visceral durante cinco años.

Pudín de chía con manzana. /Foto: Pxhere

5. Agrega canela

La canela es una de las especias de mayor potencial medicinal y también es un dulce, cálido y reconfortante aliado en la cocina. Sus beneficios son inmensos y avalados por la ciencia, según un trabajo de investigación publicado por el American Journal of Clinical Nutrition, la canela mejora la sensibilidad a la insulina y es un gran aliado para regular los altos niveles de glucosa en la sangre. También ejerce un poderoso efecto para promover la pérdida de peso, ya que ayuda a garantizar que las calorías entrantes se conviertan en energía y no en grasa. Lo mejor de todo es que es delicioso integrarla en todo tipo de desayunos, aporta un toque exquisito en batidos, le va de maravilla al café matutino y es un ingrediente básico en la avena y yogurt.  Prepararla en infusión es otra maravillosa alternativa, de gran potencial medicinal. 

canela
Canela./Foto: Shutterstock

6. Elige las fuentes de proteína más saludables

Las proteínas son uno de los macronutrientes más fundamentales en la dieta y en la pérdida de peso. Es cierto que son un complemento esencial en todas las comidas, sin embargo es importante aprender a seleccionar las mejores variantes. Lo primero que hay que saber es que existen extraordinarias alternativas que son ricas en proteínas, que pueden ser de origen animal o vegetal. En segundo lugar es importante revisar de cerca las proteínas que acostumbramos integrar en el desayuno, si bien el tocino, los embutidos y las salchichas son una alegría para las papilas gustativas, no son la mejor opción para basar el desayuno en ellas. Lo que sucede con este tipo de productos es que se trata de carnes procesadas y curadas, que en la mayoría de las ocasiones están cargadas de nitritos y grasas saturadas; elementos que promueven el aumento de peso y afectan la salud cardiovascular. Es mejor dejar este tipo de productos para ocasiones especiales y optar por aquellos alimentos que ofrezcan una sólida proporción de proteínas y grasas, como sucede con deliciosos productos como el huevo, el salmón,  el yogurt griego y algunas legumbres y semillas. 

Bagel de salmón. /Foto: Agencia Reforma