Qué hacer si tu perro sufre de asma y tiene dificultades para respirar

El asma afecta más a perros de raza pequeña y es mortal si no se trata a tiempo

Qué hacer si tu perro sufre de asma y tiene dificultades para respirar
Es importante llevar a tu mascota con el veterinario si notas algún síntoma de una enfermedad.
Foto: Shutterstock

A diferencia de los gatos, el asma en los perros no es tan frecuente. Sin embargo, pueden presentarse casos en razas pequeñas. La dificultad para respirar, agotamiento y la mucosidad son algunos indicios de que tu perro podría tener asma.

El tratamiento adecuado y tomar ciertas medidas en el hogar contribuirán a mejorar la situación. Pero es importante que reconozcas los síntomas para saber si tu perro sufre de asma o cualquier otra enfermedad, para que puedas actuar a tiempo y cuidar de su salud.

Perro
La asistencia del médico veterinario es importante ya que es la persona preparada para ayudarnos. Fuente: Pixabay

Reconociendo los síntomas

Es posible que tu mascota tenga asma y tú no te hayas dado cuenta. Esto se debe a que los perros pueden durar mucho tiempo con síntomas leves que a veces confundimos con cansancio.

Si no te das cuenta a tiempo, probablemente tu mascota sufra de un colapso o una crisis aguda respiratoria y su vida correría peligro. Por eso es importante que prestes atención a los síntomas para determinar si sufre de esta enfermedad.

Tu perro respira con la boca abierta y hasta con la lengua afuera en un intento por conseguir más oxígeno.

Presenta tos constante. Además, puede que separe sus patas en una postura ortopneica con el propósito de lograr respirar mejor.

La dificultad respiratoria es muy notoria, estornuda con mucha frecuencia y la coloración de su mucosa puede tomar una tonalidad azul.

La situación se podría agravar produciéndose un colapso que podría causarle la muerte si no recibe asistencia veterinaria a tiempo.

Tratamiento recomendado

Antes de comenzar cualquier tipo de tratamiento debes llevar a tu mascota para una consulta con el veterinario. Él determinará qué tipo de tratamiento debe seguir.

Perro
Es importante cuidar las medidas en casa una vez que sepamos que nuestro perro sufre de asma. Fuente: Pixabay

Lo que debes saber es que el tratamiento que le indiquen será útil para que los bronquios se dilaten y poder recuperar el flujo de aire y optimizar la respiración. Los broncodilatadores y los corticosteroides serán necesarios para este procedimiento.

Si el caso es grave, es posible que se le suministre oxígeno, pero debe ser con mucho cuidado para evitar una situación estresante que agrave la condición. Es preferible suministrar la medicación con inhaladores, tal como señala Experto animal.

No es recomendable suministrarle medicamentos y fármacos para uso humano a tus mascotas. Es cierto que en nosotros tiene un efecto positivo y esto nos hace pensar que tal vez les servirán a ellos, pero lo cierto es que podría tener consecuencias mortales.

Así que debes hacerle caso al veterinario y evitar la automedicación de tus mascotas. También puedes tomar otras medidas prácticas para cuidar de su salud respiratoria.

Medidas en casa

Si tu mascota ha sido diagnosticada con asma, debes procurar que el ambiente sea seguro para evitar que sufra un ataque. Por eso, debes tomar las siguientes medidas:

  • Mantener una buena ventilación en tu casa. Aspira con frecuencia y evita el polvo así como los aerosoles en presencia de tu perro.
  • No le pongas colonia para perros ni otros agentes que puedan causarle asma.
  • Evita la exposición al humo. Es preferible que retires las alfombras. Si es posible, usa purificadores para el aire.
  • Un remedio casero que puedes usar es la manzanilla. Una cucharada de avena también servirá para calmarlo.

Estos remedios no son sustitutos del tratamiento que le mande el veterinario, por lo que deben considerarse como acompañantes.

También te puede interesar:

Perros o gatos, ¿qué mascota prefieren tener los latinoamericanos?

Cómo puede un perro detectar si tienes coronavirus

Los perros más propensos a morder y cómo evitarlo