Resultados de las elecciones siguen exhibiendo el racismo en Estados Unidos

Las decisiones electorales en la población son definidas por tensiones raciales

Resultados de las elecciones siguen exhibiendo el racismo en Estados Unidos
La discriminación menos a latinos que a afroestadounidenses, según el condado de Marion.
Foto: CJ GUNTHER / EFE

El demócrata Joe Biden tendrá que lidiar como ningún otro con las tensiones raciales de Estados Unidos si llega a ganar la presidencia.

Los resultados de las elecciones generales volvieron a exhibir el racismo sistémico de Estados Unidos. Los que esperaban un referendo a las políticas racistas del presidente Donald Trump quedaron con los crespos hechos al ver que no hubo la tan ansiada “oleada azul”.

Biden lidera el reconteo de votos con 253 colegios electorales a falta de que se decidan cinco estados en donde la votación está dividida. El candidato que consiga 270 votos del colegio electoral será el ganador.

Encuestas a boca de urna revelaron que Trump aumentó su votación entre latinos y afroamericanos pese a su retórica antiinmigrante y sus ataques a movimientos como Black Lives Matter. Eso no quiere decir que su campaña no haya sido impulsada por motivaciones racistas dentro del electorado.

En 2019, el autor y profesor universitario Eddie Glaude explicó que Trump es una manifestación del pueblo estadounidense en una intervención en MSNBC que vale la pena recordar mientras se espera por los resultados finales de las elecciones.

[Los estadounidenses] no somos únicos en nuestros demonios“, dijo  Glaude, quien es afroamericano. “En lo donde quizá seamos singulares es nuestro rechazo a reconocerlos [los demonios], las leyendas y mitos que creamos sobre nuestra heredada bondad para esconder, encubrir y ocultar nuestra deliberada ignorancia que protege nuestra inocencia”.

El autor recordó el movimiento del Tea Party, un grupo de derecha que ganó terreno dentro del partido republicano durante el gobierno de Barack Obama.

“Los analistas [de los medios] se referían a ellos como populistas de la economía, decíamos que ‘no era sobre la raza’, pero científicos sociales ya escribían que lo que movilizaba al Tea Party eran las ansiedades causadas por los cambios en la población, personas que veían que el país cambiaba, que el país ya no se sentía como una nación blanca”.

Esos temores siguen presentes y no van acabar de la noche a la mañana. Tampoco se deben adjudicar sólo a los blancos ya que los latinos y otras comunidades inmigrantes también tienen el color de piel como variable en el momento de pensar su voto. Reportes de medios sobre el voto latino mostraron que muchos de los miembros de esta minoría tienden a preferir el discurso de “ley y orden” que promueven líderes como Trumpo por encima de los pedidos de justicia racial.

“Es fácil culpar a Trump de lo que sucedió en El Paso, en Charlottesville, pero esto somos nosotros”, dijo Glaude. “O cambiamos o esto seguirá pasando, niños seguirán creciendo sin padres o madres mientras tratamos de convencer a los blancos de que acojan una historia que los libere de lo que es ser blanco”.

Glaude después comentó en su Twitter que cuando hablaba de blancos se refería a ser “blanco como opción moral”.

¿Se avanzará en este tema de cara al 2024?