6 consejos infalibles para reducir la inflamación y perder peso mucho más rápido, según los expertos

La inflamación crónica se relaciona con serios problemas de salud y también puede ser la causa principal del aumento de peso

6 consejos infalibles para reducir la inflamación y perder peso mucho más rápido, según los expertos
Hacer cambios en la alimentación y los hábitos cotidianos, integrando alimentos antiinflamatorios y medicinales es la llave para combatir la inflamación.
Foto: Shutterstock

Perder peso es un tema que nunca pasará de moda, es por ello que cada día existen más opciones de dietas, pautas y recomendaciones para facilitar el camino. Aunque es bien sabido que el combo infalible se basa en seguir una alimentación equilibrada y la actividad física recurrente, también han salido a la luz todo tipo de tendencias como la dieta cetogénica, paleo y el ayuno intermitente. Que son considerados populares métodos que pueden funcionar en algunas personas, sin embargo no representan una opción única y sus resultados son muy variables. 

Con base en lo anterior diversos especialistas en medicina y nutrición enfatizan sobre la importancia de seguir hábitos alimenticios que permitan atacar la inflamación crónica, que se relaciona directamente con padecimientos cardíacos, afecciones crónicas como la diabetes, hipertensión, obesidad y ciertos tipos de cáncer. 

Sin lugar a dudas una de sus consecuencias más preocupantes de la inflamación también se relaciona con sus efectos para promover el aumento de peso. De hecho se cuenta con un estudio que comprueba que a medida que aumentan los marcadores inflamatorios en la sangre, también el peso corporal. Una de las razones principales sobre la directa relación entre la inflamación y el aumento de peso, es que la inflamación crónica y la resistencia a la insulina parecen ir de la mano, lo cual también suele derivarse en efectos negativos sobre la leptina “la hormona del hambre” y responsable de ayudar al cerebro a regular la cantidad de comida que consume una persona. Todo esto se relaciona con complicaciones de peso, aumento del mismo y a largo plazo en obesidad.

Es por ello que en muchas ocasiones a pesar de estar haciendo las cosas bien, muchas personas presentan problemas para adelgazar y por supuesto la inflamación crónica suele ser la culpable. La buena noticia es que puede ser controlada a través de la alimentación, cambios sencillos en los hábitos y costumbres cotidianas. 

1. Cambia el refresco por té

Los refrescos y bebidas azucaradas son claros detonantes de la inflamación, y por supuesto con numerosas afecciones de salud. Para quienes resulta complicado beber solo agua natural y son amantes de lo dulce, beber té es la mejor y más saludable alternativa. Existen muchas variedades, puede beberse frío o caliente y gracias a su alto contenido en antioxidantes ofrecen grandes propiedades antiinflamatorias. Lo mejor de todo es que es muy bajo en calorías, ideal para perder peso, acelerar el metabolismo y es muy refrescante.

Té. /Foto: Shutterstock

2. Para cualquier antojo dulce, come una rebanada de sandía

Para atacar de raíz cualquier inflamación crónica es importante eliminar la ingesta de alimentos procesados de todo tipo, de manera específica los azucarados. Una buena alternativa para satisfacer el antojo por cosas dulces, es comer una rebanada de fresca y deliciosa sandía. No sólo es de lo más hidratante y baja en calorías, contiene una sustancia que se llama citrulina de la cual se han comprobado sus bondades antiinflamatorias. Lo mejor de todo es que no sólo es ideal para perder peso, ayuda a eliminar todo lo que el organismo no necesita y es muy nutritiva.

Sandía. /Foto: Pxhere

3. La importancia de los colores en la comida

Entre más coloridas sean las comidas que consumas, más cerca estarás de eliminar la inflamación crónica y combatir todo tipo de enfermedades. Los colores de los alimentos son reflejo de su contenido en fitonutrientes que a su vez son los responsables de sus propiedades antiinflamatorias. Crear un equilibrio de colores en cada platillo es una gran forma de garantizar la ingesta de nutrientes esenciales que benefician el metabolismo y la quema de grasas.

Bowl de fruta. /Foto: Trang Doan/Pexels

4. Disfruta de los pescados grasos

El pescado es considerado una de las mejores fuentes de proteínas de alto valor biológico, también es un gran aliado en las dietas para perder peso gracias a su bajo contenido en calorías y poder saciante. Las mejores alternativas son los pescados grasos, que no sólo son deliciosos, brillan por su alto contenido en ácidos grasos Omega-3 y que son considerados un poderoso agente antiinflamatorio. Opta por variantes como el salmón, las sardinas, la caballa y otros pescados de agua fría.

Salmón. /Foto: Shutterstock

5. Cambia los cereales refinados por integrales

Evita el consumo de todo cereal que sea procesado y que se obtenga de harinas blancas refinadas, las variantes de pan blanco y productos derivados, se relacionan con el sobrepeso y causan picos de glucosa en la sangre, lo cual hace que el cuerpo libere más insulina y a la larga se deriva en inflamación. Opta por cereales 100% integrales se destacan por su alto valor nutricional, excepcional contenido en fibra y gran poder saciante. A la vez tienen la capacidad de mejorar el microbioma intestinal y es una aspecto que beneficia aún más la reducción de la inflamación.

Avena. /Foto: Shutterstock

6. Utiliza especias al cocinar

Si normalmente sueles condimentar la comida agregando sal y pimienta, te estás perdiendo de un mar de oportunidades que no sólo llenarán de sabores auténticos todo tipo de platillos, aportarán grandes beneficios para la salud: las hierbas de olor y las especias. Si bien cada variante aporta beneficios específicos, se caracterizan por su poder antioxidante y antiinflamatorio. Son alimentos altamente medicinales que llevarán a otro nivel nutricional tus comidas, opta por integrar productos como el perejil, cilantro, albahaca, jengibre, cúrcuma, pimienta de cayena, cardamomo, clavo, canela, entre otros.

Especias. /Foto: Pexels