Qué pasa en el cuerpo cuando comes cereal todos los días

¿Acostumbras desayunar cereales comerciales todos los días? Descubre los efectos negativos de este popular hábito alimenticio y opta por opciones más saludables

Qué pasa en el cuerpo cuando comes cereal todos los días
La mejor recomendación de salud es optar por el consumo de cereales de grano entero, son saludables, saciantes, ricos en fibra y promueven la pérdida de peso.
Foto: Shutterstock

La alimentación puede ser nuestro mejor aliado o peor enemigo, en cuestiones de salud, niveles de energía, estado de ánimo y por supuesto peso corporal. Si bien la calidad de los alimentos con los cuales basamos las comidas principales del día es igual de importante, de manera particular llama la atención el poder del desayuno. 

La realidad es que el desayuno puede hacer o deshacer tu día, es por ello que comer los alimentos adecuados en la mañana puede llenarnos de energía y vitalidad, mientras que las opciones incorrectas pueden causar fatiga extrema, dolores de cabeza, afecciones digestivas y sobre todo dejarnos hambrientos. Con base en ello en los últimos años mucho se ha hablado sobre los mejores y peores alimentos para desayunar, y sin lugar a dudas el cereal es uno de los productos cotidianos que más ha sido sujeto a comentarios.

El cereal es una de las alternativas más de desayuno más accesibles, fáciles y convenientes, sin embargo y por desgracia no es la opción más saludable. Según información revelada por South Florida Reporter, el estadounidense promedio come 160 tazones de cereal por año; lo cual se traduce en una gran cantidad de desayunos poco saludables.

De cierta manera muchos crecimos desayunando cereal todas las mañanas y es un hábito que suele ser común y extenderse durante la edad adulta, sin embargo hoy en día contamos con opciones mucho más saludables como es el caso de la avena y sus extraordinarias propiedades nutricionales y medicinales. Si estás interesado en mejorar tu salud y nutrición, es momento de conocer lo que sucede en el cuerpo al comer cereal todos los días e iniciar un camino más saludable.

1. Alteraciones en los niveles de azúcar en la sangre

Solemos asociar al cereal como un alimento saludable y ligero para iniciar las mañanas, sin embargo si te das a la tarea de analizar la información nutricional del cereal te llevarás varias sorpresas. Normalmente los cereales comerciales se destacan por su alto contenido en azúcar, de tal manera que iniciar el día con alimentos tan azucarados causa picos en los niveles de glucosa en la sangre. Primero aumentan y posteriormente caen drásticamente, lo cual explica que de manera casi inmediata sintamos hambre y comamos más.

2. Es muy probable que consumas más de la porción recomendada

Una de las principales costumbres al comer cereal y que de hecho es una conducta que realizamos de manera inconsciente es llenar a tope el tazón de cereal, sin embargo no es la opción más saludable. Según un estudio liberado por Consumer Reports, descubrió que la mayoría de los consumidores de cereales se sorprenden al ver lo pequeña que es en realidad una porción recomendada. Lo cierto es que el tamaño de la porción recomendada es un concepto que varía según el cereal que se consuma, de tal manera que las opciones 100% integrales resultan la opción más nutritiva y saciante, lo cual se relaciona con su alto contenido en fibra. 

3. Activan el deseo por alimentos ricos en carbohidratos

Los cereales comerciales al ser productos procesados se distinguen por su alto contenido en azúcar y carbohidratos simples, de tal manera que hacen que muy poco tiempo después de consumirlos se active el deseo por consumir comidas ricas en carbohidratos y grasas. Esto se relaciona con el nulo aporte nutricional de estos cereales, ya que normalmente carecen de importantes nutrientes y que son los responsables de brindar saciedad como es el caso de proteínas y fibra. En pocas palabras desayunar este tipo de cereales hará que consumas más alimentos calóricos a lo largo del día.

4. Posibles caries

Un alto consumo de alimentos y bebidas azucaradas no solo deteriora la salud en diversos ámbitos y promueve la aparición de enfermedades crónicas como las del tipo cardíaco, diabetes, obesidad, hipertensión y otras. Es una de las principales causas de una mala salud bucal, la naturaleza dulce y pegajosa de estos cereales tiende a derivarse en el desarrollo de caries, mayor acumulación de placa, gingivitis y posibles infecciones. 

5. Riesgo de sufrir alergias, problemas digestivos y hepáticos 

Probablemente nunca relacionaste estos posibles padecimientos con el consumo de un inofensivo cereal por las mañanas, sin embargo en algunos casos de consumo recurrente suelen producir sarpullido o dolor de estómago. Esto se relaciona en principio con su inigualable contenido en azúcar y carbohidratos refinados, sino que también contienen organismos modificados genéticamente (OGM). Según información revelada por el Instituto de Tecnología Responsable, existen muchas referencias que comprueban el daño que causa la presencia de los OGM en ciertos alimentos de consumo cotidiano, como el cereal. De tal manera que se han detectado señales de alerta como es el caso de alergias con erupciones en la piel, diversos padecimientos digestivos y en personas propensas inclusive se han presentado daños hepáticos.