Hallan muerto a soldado latino en base militar de North Carolina

A Terrence Salazar lo encontraron en su habitación

Hallan muerto a soldado latino en base militar de North Carolina
Terrence Salazar.
Foto: Ejército de EE.UU. / Cortesía

Un soldado hispano fue encontrado muerto en la base militar de Fort Bragg, en North Carolina, informaron este lunes fuentes del Ejército de Estados Unidos.

Terrence Salazar, de 24 años, fue hallado en su habitación del cuartel el pasado 11 de noviembre, fecha en que se conmemoró Día de los Veteranos, según confirmó este lunes la 82 División Aerotransportada del Ejército en una declaración a la prensa.

Relacionado: Soldado de Fort Bliss en El Paso, Texas, lleva desaparecido desde julio; creen que podría estar en México

“Con gran pesar anunciamos el fallecimiento de un paracaidista”, declaró al periódico militar Stars and Stripes el teniente coronel y portavoz de la división Mike Burns, quien agregó que se hizo todo lo posible para revivirlo luego de que sus compañeros lo encontraran y alertaran al personal médico de la base.

Las autoridades militares dijeron en un comunicado que abrieron una investigación sobre su muerte, pero añadieron que no sospechan que se trate de un homicidio.

De acuerdo con las fuentes, Salazar se enlistó en el Ejército en abril de 2018 y al momento de su muerte formaba parte del Primer Batallón del 325 Regimiento de Infantería Aerotransportada.

El soldado nació en San Antonio, Texas, el 21 de diciembre de 1995 y se graduó de la secundaria Pleasanton High School en 2014, según el sitio de obituarios Legacy.com.

Relacionado: Soldado asesinada en Fort Hood Vanessa Guillén habría cumplido 21 años hoy; así la recuerdan parientes y amigos

A mediados de este año una tragedia también enlutó a la familia de un soldado hispano que desapareció mientras acampaba con sus compañeros en South Core Banks, Carolina del Norte, el fin de semana del Día de los Caídos.

Las autoridades encontraron restos mutilados de Enrique Román Martínez, de 21 años y originario de Chino, California, poco después de su desaparición y determinaron de que se trató de un asesinato.

El Ejército ofreció una recompensa de $25,000 dólares para dar con el asesino del soldado hispano.