¿Qué pasó con el plan económico con cheques de estímulo de $1.8 billones que impulsaba Trump?

El presidente saliente ha dejado muchos temas sobre la mesa en los últimos días

¿Qué pasó con el plan económico con cheques de estímulo de $1.8 billones que impulsaba Trump?
El presidente saliente Donald Trump en una conferencia de prensa el día después de las elecciones.
Foto: Chris Kleponis / EFE

Con su derrota en las elecciones del pasado 3 de noviembre, el presidente saliente Donald Trump parece haber olvidado sus promesas sobre un nuevo cheque de estímulo económico.

El republicano, empeñado en negar su desventaja en el proceso electoral, ha dirigido sus energías durante los últimos días a probar sin éxito en los tribunales que hubo fraude con el voto por correo.

Trump, quien parece estar atrincherado en la Casa Blanca sin realizar comparecencias públicas, se ha limitado a utilizar su cuenta de Twitter para insistir en que es el ganador de los comicios, a pesar de que los números y los análisis apuntan a lo contrario desde el 7 de noviembre cuando Joe Biden fue proyectado como ganador tras alcanzar más de los 270 votos del Colegio Electoral requeridos para convertirse en presidente.

Su afán por el poder es tal que a Trump parece no quedarle tiempo ni para pensar en un nuevo paquete de estímulo que incluya una segunda ronda de cheques como la aprobada bajo la ley CARES.

En los más recientes alegatos sin pruebas, el mandatario se refiere a la decisión de la Junta Electoral del Condado de Wayne, en Michigan, que el martes certificó unánimemente los resultados tras el tranque por la negativa de los republicanos a hacerlo. Los resultados fueron a favor de su oponente demócrata.

Así las cosas, un plan de estímulo impulsado por Trump antes de que oficialmente le toque abandonar la silla presidencial no parece tener muchas posibilidades.

El sábado pasado, en lo que aparentó ser una estrategia para la gradas y una respuesta a los cuestionamientos de Biden sobre su manejo de la COVID-19, el presidente saliente pidió al Congreso por Twitter que aprobara un paquete de estímulo “grande” y “enfocado”.

“El Congreso debería hacer ahora un Proyecto de Ley de Alivio para la COVID. Necesita el apoyo de los Demócratas. Háganlo grande y centrado. ¡Hagánlo!”, dijo Trump en Twitter.

Pero ahí quedó el llamado, y, a estas fechas, ninguno de los principales líderes en el proceso de negociación entre la Legislatura federal y la Casa Blanca han expresado su voluntad de adelantar la discusión.

Antes de las elecciones, el republicano prometió un paquete de estímulo “tremendo” al tiempo que anticipaba que los republicanos se harían con el control del Senado. Pero, incluso si ése fuera el caso como se vislumbra, el portavoz de la mayoría en ese cuerpo, Mitch McConnell seguiría siendo un escollo para los demócratas, ya que la postura del republicano de Kentucky en cuanto al monto de la legislación y a dónde irán dirigidos los fondos es opuesta a la de sus rivales políticos.

Previo a los comicios, Trump no logró convencer a McConnell de ceder a una cifra mayor. El presidente saliente había mencionado que estaba dispuesto a firmar una legislación de $1.8 billones de dólares. Todavía McConnell insiste en una cantidad mucho menor que la anterior o $500,000 millones de dólares. Los demócratas aspiran a un paquete que implique el desembolso de $2.2 billones de dólares.

La limitada información que trascendió cuando aún Trump mencionaba enérgicamente el tema de nuevos alivios para los estadounidenses incluyó la cifra de $1,000 por dependiente como parte de una segunda ronda de cheques de $1,200.