Las señales de que un segundo cheque de estímulo es más probable bajo la Administración de Joe Biden

Varios factores apuntan a que es más probable que un nuevo paquete con cheques de estímulo sea aprobado tras la juramentación de Joe Biden y Kamala Harris a la presidencia y vicepresidencia de EE.UU., respectivamente

Las señales de que un segundo cheque de estímulo es más probable bajo la Administración de Joe Biden
Joe Biden obtuvo la mayor cantidad de votos del Colegio Electoral para convertirse en el próximo inquilino de la Casa Blanca.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

En su plan de gobierno para lidiar con la crisis generada por el coronavirus, el presidente electo Joe Biden ya había mencionado su intención de impulsar una segunda ronda de cheques de estímulo como la dispuesta bajo la ley CARES aprobada en el Congreso de Estados Unidos en marzo pasado.

Dispuesto en su plan de gobierno ante la COVID-19

En el “Plan de acción de emergencia”, al que se puede acceder desde la página de campaña del demócrata, se indica que se proveerá con cheques adicionales a las familias cuyas condiciones lo requieran.

Aunque la premisa no arroja detalles sobre el tipo de legislación que favorece el político para la distribución de nuevos pagos a individuos y familias, el punto de partida ha estado marcado desde meses.

Esta semana, Biden – proyectado ganador desde hace más de una semana tras superar los votos necesarios del Colegio Electoral– retomó el tema a través de su cuenta de Twitter para precisar que apoya una ley para nuevos cheques como “HEROES Act” aprobada en la Cámara por los demócratas.

Biden apoya ley como “HEROES Act”

“Ahora mismo, el Congreso se debe unir y pasar un paquete de alivio por la COVID como ‘HEROES Act’ que la Cámara aprobó hace seis meses. Una vez acabemos con el virus y le enviemos alivio económico a trabajadores y negocios, entonces podremos reconstruirnos mejor que nunca”, indica el mensaje compartido en la red social este lunes.

La “HEROES Act” original implicaba un desembolso de $3 billones, cifra exorbitante para los republicanos quienes rechazaron la ley en el Congreso y una versión más reducida de la misma.

La Ley Héroes establecía cheques mínimos de $1,200 más igual cantidad por dependientes, por lo que el máximo de dinero por familia sería de hasta $6,000.

La legislación además disponía para una extensión de $600 semanales por desempleo hasta enero próximo. Esa ampliación del beneficio en virtud de CARES Act expiró en julio pasado.

Kamala Harris ya había presentado proyecto en el Senado para cheques de $2,000

Otra señal que inclina la balanza a nuevas rondas de cheques de estímulo bajo la Administración Biden es que para su compañera de papeleta, la vicepresidenta electa, Kamala Harris, el tema de pagos directos a estadounidenses no le es indiferente.

De hecho, cuando aún no era la nominada a la vicepresidencia por el Partido Demócrata, Harris presentó junto a los senadores Ed Markley y Bernie Sanders un proyecto de ley para cheques mínimos de $2,000 mensuales.

La legislación establece que los estadounidenses que generen $120,000 anuales o menos serían elegibles para el incentivo mensual con pagos reduciéndose progresivamente. Las parejas podrían recibir hasta $4,000 al mes, mientras que las familias con hijos recibirán hasta $2,000 adicionales al mes por menor con un máximo de tres dependientes elegibles.

En teoría, si se aprobara la propuesta, el máximo mensual por familia podría alcanzar los $10,000 considerando el dinero por dependientes.

Aunque al “Monthly Economic Crisis Support Act” no se le dio paso en el Senado en medio de cuestionamiento de que implicaba altas sumas de dinero, lo anterior sugiere que Biden tendría más que una aliada en el proceso para impulsar legislación que incluya nuevos cheques de estímulo para brindar más alivio económico a los estadounidenses afectados por la pandemia de coronavirus.

La incertidumbre de una transición ordenada

En vista de la tardanza en los procesos públicos por el empeño del presidente saliente Donald Trump de no abandonar el cargo bajo alegaciones de fraude que no han prosperado en los tribunales, es muy probable que cualquier discusión a fondo de un nuevo paquete de estímulo se realice una vez Biden juramente al cargo el 20 de enero, si no se complica el panorama.

Mientras las amenazas de una transición desordenada del poder en la Casa Blanca persistan es muy difícil que los legisladores unan voluntades para adelantar un paquete de estímulo (aunque no imposible) antes de fin de año.

Así lo ha dejado entrever, incluso, la propia portavoz de la mayoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

En declaraciones después de las elecciones, la demócrata de mayor rango en ese cuerpo legislativo dijo: “Mientras nos preparamos para la nueva Administración de Biden, nosotros también debemos movernos rápidamente para una nueva ley de alivio por coronavirus. Nosotros queremos que los republicanos vuelven a la mesa (de negociaciones)”.

El impasse entre Pelosi y el secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin, llegó a su punto máximo poco antes de las elecciones con acusaciones de parte y parte de extender el tranque en las conversaciones.

El GRAN impedimento

La insistencia de Mitch McConnell, el contraparte de Pelosi en el Senado, de no pasar legislación que requiera una inversión mayor a los $500,000 millones de dólares también podría complicar cualquier discusión en el Congreso para una segunda ronda a pesar del ingreso del nuevo presidente. El más reciente plan por esa cantidad que aprobaron los republicanos en el Senado no incluía nuevos cheques de estímulo.

La última propuesta que presentaron los demócratas implicaba un desembolso de dinero de no menos de $2.2 billones.

El Senado (contrario a la Cámara) se prevé que estará bajo el control republicano con los escaños de Georgia, lo que también representa escollos para un plan de estímulo con apoyo bipartidista.